Alergias de verano

• La SEAIC recuerda que los cambios de rutina y horarios, sobre todo en los menores, puede derivar en un mayor descuido en su tratamiento.

•Los pacientes alérgicos deben extremar las precauciones en verano.  Siete de cada diez reacciones alérgicas a alimentos ocurren al comer fuera de casa.

Cremas solares, exposición al cloro, medicamentos antiinflamatorios, ácaros o himenópteros pueden causar reacciones alérgicas durante la época estival.

  Los expertos recuerdan que quienes padecen algún tipo de alergia deberán viajar con la medicación recomendada por sus alergólogos.  La Fundación SEAIC impulsa campamentos de verano para niños alérgicos controlados por médicos especialistas.

 

Cremas solares, exposición al cloro, medicamentos antiinflamatorios, ácaros o himenópteros pueden causar reacciones alérgicas durante la época estival.

En verano es frecuente el cambio de rutina y horarios, la realización de actividades al aire libre, viajar, comer fuera de casa, etcétera. En el caso de los pacientes alérgicos, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) recuerda que deben extremarse las precauciones porque puede producirse un episodio no controlado.

“Siete de cada diez reacciones alérgicas a alimentos se produce en comidas fuera del domicilio”, alerta el doctor Joan Bartra, presidente del Comité de Alergia a Alimentos de la SEAIC. “Es muy importante preguntar sobre los menús en los nuevos entornos y vigilar todos los productos que se ingieren leyendo detenidamente los ingredientes que los componen: leche, huevo o frutos secos en los helados, frutas como melón, kiwi y melocotón en postres y batidos; mariscos en pastas o ensaladas, etcétera”.

También es una época en la que los niños se quedan al cuidado de familiares (abuelos, tíos…) por lo que se recomienda que estas personas encargadas estén bien informadas de los alimentos que se deben evitar, así como posibles fuentes de exposiciones ocultas. Igualmente, deben estar familiarizados con los medicamentos que debe tomar el niño alérgico en caso de una reacción así como en el uso correcto de los dispositivos de autoinyección de adrenalina.

Diferentes alergias

Existen alergias o reacciones en la piel que precisan de las radiaciones solares para producirse. Entre las causas más frecuentes se encuentran algunas plantas (higueras, cítricos, etc.), el uso de productos con  perfume o alcohol, e incluso el uso de ciertos filtros que contienen algunas cremas solares. “En el caso de los medicamentos antiinflamatorios y algunos antibióticos, el efecto fotosensibilizante puede producirse tanto por la aplicación en la piel como por su ingesta”, señala la doctora Lys Herráez, presidenta del Comité de Alergia Cutánea de la Sociedad. La exposición solar debe ser progresiva en horas donde la radiación solar sea de menor intensidad y siempre con factor de protección solar elevada para evitar el desarrollo de erupciones alérgicas en la piel,

De la misma forma algunas frutas como cerezas, melocotones o paraguayas pueden causar urticaria al contacto con la piel de la fruta en las manos, inflamación y picor en la boca, labios y/o garganta al comerlas. Tal y como apunta el doctor Bartra, “la manifestación puede ser más grave y llegar incluso a causar un shock anafiláctico. Distintas frutas, frutos secos y hortalizas frecuentemente producen síntomas en la boca en pacientes alérgicos a pólenes. Si alguna vez se han padecido síntomas similares, se recomienda consultar con el alergólogo para recibir instrucciones precisas”.

Los expertos recomiendan seguir haciendo uso de las cremas hidratantes.

Por otro lado, los baños frecuentes en piscinas en los meses de verano empeoran los síntomas de dermatitis atópica en muchos pacientes, particularmente en niños. Se debe a la irritación que el baño prolongado y el cloro producen en la piel, especialmente sensible en estos pacientes. Usar agua salada en vez de clorada y bañarse en el mar, por el contrario, mejoran las pieles atópicas. Es importante un buen aclarado de la piel con agua dulce tras el baño en la piscina y seguir haciendo uso de las cremas hidratantes.

Ácaros e himenópteros

En general, los ácaros, responsables de la alergia al polvo doméstico, se encuentran especialmente confortables cuando la temperatura es templada y la humedad relativa del ambiente es elevada. Por ello son muy abundantes en regiones costeras. También por esta causa la concentración de ácaros en las casas aumenta durante las épocas de cambio estacional (primavera y otoño), con lluvias y temperaturas suaves, y suelen disminuir durante el verano e invierno. Se deberá tener cuidado en los traslados a otros domicilios de verano y con la limpieza en las casas que llevan tiempo sin ser habitadas. Lo ideal es hacerlo de manera anticipada a la llegada del paciente alérgico.

Otro de los riesgos que aumentan en verano es el de presentar una reacción alérgica a picaduras de insectos himenópteros (avispas y abejas). “Recomendamos extremar la precaución cuando se está al aire libre, especialmente en piscinas. Es conveniente no caminar descalzo y, en la medida de lo posible, evitar comer en el campo porque los insectos acuden a los alimentos”, insiste la doctora Teresa Alfaya, presidenta del Comité  de Alergia a Himenópteros.

Los expertos recuerdan que quienes padecen algún tipo de alergia deberán viajar con la medicación recomendada por sus alergólogos. En ocasiones precisarán tratamientos preventivos, en otros medicación de urgencia (autoinyectores de adrenalina) o “medicación de rescate” como antihistamínicos o broncodilatadores para solucionar los nuevos episodios que se pudieran presentar. En el caso de personas que ya tengan prescritos autoinyectores de adrenalina para tratar eventuales reacciones anafilácticas, la recomendación de los expertos es llevar siempre consigo al menos dos autoinyectores de adrenalina, especialmente si se va a estar alejado de centros médicos de urgencia. Asimismo, los especialistas recomiendan mantener el tratamiento pautado durante la época estival, debido a que dejarla podría ocasionar un aumento de los síntomas durante el otoño.

Campamentos de verano adaptados para niños alérgicos

Desde la Fundación SEAIC se apoyan diferentes iniciativas y proyectos para el desarrollo de campamentos para niños y niñas alérgicas. A través de estos campamentos, los menores aprenden a convivir con su enfermedad en un entorno lúdico y educativo que les permite, por un lado, divertirse y pasar unos días en contacto con la naturaleza y, por otro, conocer y controlar mejor sus alergias, evitar posibles reacciones y saber cómo abordarlas.

Entre los diferentes campamentos que se van a desarrollar durante este verano están la “I Colonia de fin de semana para niños con alergia a alimentos”, organizado por Actio del 29 de junio al 1 de julio en Alborache (Valencia); el “Campamento Verano AEPNAA 2018”, del 23 de junio al 1 de julio en Guadarrama (Madrid), la “XXIX edición de los Campamentos de verano para conocer el asma y la alergia”, organizados por Sant Pere Claver-Fundació Sanitària en L’Esquirol (Barcelona) del 18 al 27 de julio; y los “Campamentos para niños con asma”, organizados desde hace más de 25 años por la Sociedad de Alergia de Madrid y Castilla La Mancha del 24 al 30 de junio en San Mamés (Madrid).

“El objetivo de los campamentos es conseguir que el niño alérgico disfrute de las actividades normales que se realizan en un campamento al aire libre, pero bajo el control de alergólogos”, concluyen los expertos.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

alergología

La dermatitis atópica, un problema de Salud Pública

•La La dermatitis atópica afecta al 20% de los niños y alrededor del 3% de los adultos en todo el mundo; el 50% de los pacientes con DA padecen episodios de depresión o ansiedad. 

•La prevalencia de la dermatitis atópica en España se estima en un 3,4% de la población general.

•El 60 por ciento de los pacientes diagnosticados de dermatitis atópica en una primera consulta alergológica era menor de 15 años.

•En Europa, los pacientes con dermatitis atópica presentan una media de 2,7 días de absentismo laboral debida a su enfermedad

El 50% de los pacientes con DA padecen episodios de depresión o ansiedad.

La dermatitis atópica (DA) es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que puede cursar con heridas, lesiones cutáneas y prurito intenso. Su morfología y distribución corporal puede variar en función de la edad. La DA viene causada por una inflamación en el organismo, que puede ser provocada por la hiperactividad del sistema inmunitario.

Según los especialistas la dermatitis atópica se ha convertido en un problema de Salud Pública, debido a que en los últimos años ha habido un incremento de su prevalencia y es causante de la “marcha atópica”, que puede producir la progresión de la dermatitis hacia otras enfermedades alérgicas como el asma o la rinitis alérgica, sobre todo en los niños. Tal y como indica la doctora Milagros Lázaro, coordinadora del grupo de trabajo sobre dermatitis atópica del Comité de Alergia Cutánea de la Sociedad Española de Alergia e Inmunología Clínica (SEAIC), “en los últimos años ha adquirido un protagonismo notable generado por el mayor conocimiento de la fisiopatología de la enfermedad, y como consecuencia, está en desarrollo la investigación de nuevos tratamiento tanto por vía tópica como por vía sistémica”.

Actualmente la DA es una enfermedad crónica incurable que debido a sus síntomas puede afectar significativamente a la calidad de vida de los pacientes. Las personas que viven con esta patología ven sus efectos en la piel (enrojecimiento, hinchazón y lesiones) pero también sienten el efecto debilitador que tiene en sus vidas diarias, como el picor persistente, la piel agrietada, gruesa y supurante. Además, esta afección puede provocar efectos psicológicos negativos tales como alteraciones del sueño, ansiedad, depresión o aislamiento. Para Jaime Llaneza, presidente de la Asociación de Afectados por la Dermatitis Atópica (AADA), “vivir con DA es vivir con un picor constante que no te deja disfrutar con normalidad de cosas más sencillas y cotidianas”.

Primeros síntomas en la infancia

En la mayoría de los casos, la DA aparece durante los primeros cinco años (71%) y son pocos los que empiezan a manifestar la enfermedad a partir de los siete años (24%). Debido a su temprana aparición, la actividad de los niños se ve mermada afectando a su rutina diaria o a su integración con otros niños. Según los datos del Informe Alergológica 2015 los niños con DA en edad escolar faltaron una media de entre 10-24 días/año a clase. Esta patología afecta también significativamente a sus familiares provocando que un 22% de los padres de los pacientes faltaran una media de entre 9-17 días/año a su trabajo. Así mismo, entre los pacientes adultos se produjo una media de 2,7 días/año de absentismo laboral a causa de los síntomas. “Esta dermatitis, que afecta hasta alrededor del 15-20 por ciento de los niños, se mantiene en muchos casos hasta más allá de la adolescencia. Algunos pacientes continúan con esta enfermedad activa en la edad adulta, lo que afecta a su vida laboral y social considerablemente”, indica la doctora Milagros Lázaro.

Para la mayoría de los alergólogos y dermatólogos la dermatitis atópica no está reconocida como una alergia pura, aunque si se le considera una enfermedad heterogénea que puede presentarse en dos variantes en función de la identificación de un desencadenante alergénico: la forma atópica o extrínseca, en la que intervienen alérgenos del entorno (ya sean ambientales o alimentarios), y la forma no atópica o intrínseca que, al igual que la variante extrínseca, está vinculada a una predisposición genética, alteraciones inmunológicas o alteraciones vasculares, pero en la que no existe una relación de causa-efecto con alérgenos reconocidos.

“Las causas que la provocan no son fáciles de determinar, a la propia enfermedad se asocian en ocasiones factores agravantes y por tanto, su diagnóstico y manejo es a menudo complicado”, afirma el doctor Joaquín Sastre, presidente de la SEAIC.

La prevalencia de la dermatitis atópica en España se estima en un 3,4 por ciento de la población general, del cual el 60 por ciento de los casos son infantiles, destacando que en el 19,1 por ciento de estos casos se produce en niños de 0 a 5 años. “Es esencial para los pacientes que padecen dermatitis atópica, para sus familiares y para toda la comunidad sanitaria que se conozca esta enfermedad, qué complicaciones pueden surgir y cómo tratarla”, indica la doctora Lázaro.

“Hay que lograr concienciar a la sociedad, a través de crear una red de pacientes que entiendan qué es vivir con esta patología a diario, que luchen por sus intereses y que sea reconocida y respetada por todos”, añade Jaime Llaneza.

La DA es una enfermedad multifactorial en la que el tratamiento debe ir dirigido a mejorar la barrera cutánea, evitar la deshidratación y tratar la inflamación en las fases agudas de la enfermedad. En general, se aplican corticosteroides tópicos o inhibidores de la calcineurina. En este aspecto, en cuanto a tratamientos tópicos, se han producido novedades recientes, como el desarrollo de inhibidores de la fosfodiesterasa 4 PDE4. La alergóloga destaca que “los casos más graves exigen recurrir a tratamiento por vía sistémica administrando fármacos denominados inmuno-supresores, no carentes de efectos adversos. En este campo, disponemos de un futuro prometedor, con la incorporación de los llamados medicamentos “biológicos”.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

 

Dermatología

Asma bronquial, el 7% de la población la sufren

Tras la rinitis alérgica, el asma bronquial es la segunda enfermedad más frecuente por la que los españoles acuden al alergólogo.

• Según el Informe Alergológica 2015, el 21,2% de los pacientes que acudieron por primera vez a un alergólogo se les diagnosticó asma bronquial. En los niños, 8 de cada 10 casos de asma son de origen alérgico y en los adultos más de la mitad.

• ASMAMADRID, con el patrocinio de la Fundación SEAIC, ha elaborado el vídeoclip “Usa bien el inhalador”, con el que concienciar sobre la importancia del correcto uso de estos dispositivos entre los más jóvenes.

• La SEAIC se suma a la celebración del Día Mundial del Asma puesta en marcha por la Global Initiative for Asthma (GINA) para mejorar el conocimiento y el cuidado del asma en todo el mundo.

La asociación de pacientes ASMAMADRID, con el patrocinio de la Fundación SEAIC, ha producido el videoclip musical “Usa bien el inhalador”

Según los datos extraídos del Informe Alergológica 2015, el asma bronquial se sitúa como la segunda enfermedad de consulta por los pacientes que acuden por primera vez a un alergólogo, siendo diagnosticada en el 21,2% de los 2.914 pacientes que participaron en el estudio.

El asma bronquial es una enfermedad crónica que afecta a más de 235 millones de personas en todo el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual se caracteriza por la aparición de episodios de dificultad respiratoria asociados a síntomas como sibilancias (silbidos al respirar), presión en el pecho, tos o sensación de ahogo. En muchos casos la enfermedad aparece como respuesta a determinados estímulos que producen alergia: polen, ácaros del polvo, epitelios de animales, ciertos alimentos, etcétera. “Esta obstrucción bronquial es característicamente reversible total o parcialmente y el paciente puede estar temporadas sin desarrollar síntomas importantes. Sin embargo, es un error realizar el tratamiento antiasmático solo en los episodios de síntomas intensos, y, en general, un buen control de la enfermedad precisa de la realización de tratamiento de forma prolongada”, ha indicado el doctor Julio Delgado, presidente del Comité de Asma de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

El asma es una enfermedad variable que puede mostrar sus primeros síntomas a lo largo de toda la vida, aunque los expertos aseguran que lo habitual es que estos síntomas aparezcan en la niñez o en la adolescencia. Actualmente, se calcula que la padece el 5% de la población adulta y el 10% de los niños y adolescentes en países industrializados. “El asma en una enfermedad muy frecuente en todas las edades, pero especialmente en niños. Es una de las causas más comunes de pérdida de días escolares, visitas a urgencias y hospitalizaciones en la infancia”, destaca el doctor Javier Contreras, del Servicio de Alergia Hospital Universitario La Paz y coordinador del grupo EDUCASMA. “La mayoría de niños y adultos no tienen bien controlados sus síntomas de asma, y en muchas ocasiones es debido a la falta de información y entrenamiento en habilidades de manejo del asma”, añade.

Según los datos extraídos del Informe Alergológica 2015 y en función de los factores que lo desencadenan se pueden dar dos variantes de asma que varían entre asma alérgica (82,2% de los pacientes) y que está provocada por condicionantes alérgicos como ácaros de polvo, pólenes, epitelios de animales, etcétera. O bien, puede darse asma no alérgica (16,8% de los pacientes), en el que no hay ningún mecanismo alérgico que desencadene la crisis del broncoespasmo, y que puede ser producido por la práctica de ejercicio, humo de tabaco, perfumes, contaminación ambiental, sustancias en el ámbito laboral, entre algunos de ellos. “La identificación del alérgeno causante del asma facilita medidas terapéuticas eficaces como la evitación del agente que los causa o el empleo de inmunoterapia en los casos en los que esté indicada, la cual es capaz de modular la respuesta alérgica y mejorar los síntomas respiratorios de estos pacientes” comenta el doctor Julio Delgado.

“Todos los aspectos del tratamiento deben completarse con fármacos, principalmente administrados vía inhalatoria, para conseguir un control de la enfermedad que, en la mayoría de los casos, puede alcanzarse y permitir que el paciente asmático desarrolle sus actividades sin limitación”, insiste Delgado. Actualmente, existen diversos tratamientos para reducir los síntomas de la patología, como pueden ser los antiinflamatorios bronquiales y los broncodilatadores, donde destaca principalmente el formato de inhalador.

Un videoclip para enseñar la importancia del buen uso del inhalador

La asociación de pacientes ASMAMADRID, con el patrocinio de la Fundación SEAIC, ha producido el videoclip musical “Usa bien el inhalador” con el objetivo de enseñar y concienciar a los más pequeños que padecen asma y a sus familiares de una manera lúdica, ilustrativa y divertida el manejo correcto de los inhaladores y de la importancia de utilizarlos en los momentos en los que se padecen de episodios de asma.

Según Conxi Grau, presidenta de ASMAMADRID, “a través de este video educativo queremos enseñar, de una manera inédita y original, a utilizar los inhaladores y la cámara inhaladora a niñas, niños, a sus familiares y a adultos que padecen la enfermedad, así como los inconvenientes que puede conllevar no aprender a usarlo”.

Este vídeo será utilizado en las diversas acciones que realiza ASMAMADRID, como los talleres que imparten en el Aula Respira del Hospital de La Princesa, en colegios, en congresos especializados y en la sede de la asociación para lograr su divulgación y concienciación sobre su manejo. “Compartiendo con otras personas nuestro problema de salud, surgen ideas y actividades que promueven el bienestar personal”, explica Conxi Grau.

La realización del vídeo ha contado con la colaboración como asesor médico del doctor Javier Contreras, que insistió en la importancia de la educación sobre el manejo de los inhaladores y el control exhaustivo de la enfermedad. “Es muy necesaria la sensibilización social a través de la información y educación sanitaria para niños y adultos con asma, mejorando el control de los síntomas, la calidad de vida y disminuyendo los gastos sanitarios ocasionados por la enfermedad”, recalca.

Con motivo de la celebración el próximo martes 1 de mayo del Día Mundial del Asma bajo el lema “Ni demasiado pronto, ni demasiado tarde”, la SEAIC quiere poner de manifiesto la necesidad de que pacientes y alergólogos se enfrenten a la enfermedad de manera cooperativa. “A pesar de su importante prevalencia y de la incapacidad que genera en muchos pacientes, el asma esta infradiagnosticada, por ello es importante que los pacientes y el colectivo médico seamos capaces de interpretar los primeros síntomas y valoremos la importancia de un diagnóstico etiológico preciso”, concluye el doctor Julio Delgado.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

alergología

Conjuntivitis alérgica, consejos para mitigarla

• La conjuntivitis alérgica se incrementa con la llegada del buen tiempo. Se estima que este problema afecta un 25% de la población. 

• Se prevé que País Vasco se enfrente este año a una primavera con una concentración leve de polen de abedul y gramíneas.

• Para moderar los síntomas de la conjuntivitis alérgica, los expertos recomiendan evitar, en la medida de lo posible, el contacto con el alérgeno, acudir al especialista, usar gafas de sol y realizar lavados oculares con suero fisiológico.

Uno de los primeros pasos para combatir esta afección es saber en qué consiste.

La llegada del buen tiempo trae consigo multitud de cosas positivas; disfrutar de más horas de luz, poder realizar más actividades al aire libre… Sin embargo, para una parte de la población supone también la llegada de los molestos síntomas de la conjuntivitis alérgica (picor, lagrimeo, visión borrosa, fotosensibilidad e hinchazón, entre otros).

La Sociedad Española de Alergología (SEAIC) prevé que los vascos alérgicos a los pólenesse van a enfrentar a una primavera de intensidad leve, con previsiones que oscilan en torno a los 874 y los 2761 granos por metro cúbico de aire, unos niveles parecidos a los que vivieron el año pasado. Desde Clínica Baviera dan una serie de recomendaciones con el fin de mitigar, en la medida de lo posible, los molestos síntomas de la alergia ocular.

¿Qué es la conjuntivitis alérgica?

Uno de los primeros pasos para combatir esta afección es saber en qué consiste. Según explica el Dr. Fernando Llovet, Director Médico de Clínica Baviera, “La conjuntivitis es la inflamación de una membrana trasparente que recubre la parte blanca del ojo y el interior de los párpados. Este tejido actúa, entre otras funciones, como defensa para los ojos y, además, está muy expuesto por lo que padecer conjuntivitis es algo muy habitual”.  Existen diferentes tipos de conjuntivitis, según sea la causa que la produce; un virus (conjuntivitis vírica), una infección (conjuntivitis bacteriana) o una reacción alérgica (conjuntivitis alérgica). Dentro de las conjuntivitis alérgicas también podemos encontrar diferentes tipos, que varían según el agente que la causa (alérgeno) que pueden ser, entre otros, el polen, los ácaros del polvo, el pelo de los animales, los hongos (moho), o los cosméticos. Esta dolencia es muy común y se estima que afecta al 25% de los españoles.

¿Por qué se produce?

“La conjuntivitis alérgica por polen se produce porque la conjuntiva, en su función de proteger los ojos, responde liberando histamina cuando entra en contacto con determinados pólenes, que en principio son elementos inocuos pero, en algunas personas ocasionan una reacción alérgica. La histamina sería la responsable de los molestos síntomas de la alergia”, informa el Dr. Fernando Llovet. En el País Vasco los pólenes que más alergias producen son los de abedul y de gramíneas.

Consejos para atenuar los síntomas:

Los expertos ofrecen algunos consejos para tratar la conjuntivitis alérgica por polen y mejorar la calidad de vida de los afectados:

  1. Determinar el alérgeno. Saber qué tipo de alergia se tiene es fundamental para afrontarla con precisión y de forma efectiva. Se recomienda acudir al especialista (alergólogo y/o oftalmólogo) para determinar el alérgeno y el establecer el tratamiento adecuado.
  2. No automedicarse: es habitual combatir este tipo de alergia con fármacos y colirios (antiinflamatorios no esteroideos, corticoides tópicos, antihistamínicos…) pero estos siempre deben ser recetados por un especialista y nunca se debe recurrir a la automedicación.
  3. Evitar el contacto con el alérgeno: una vez identificado el polen causante de la alergia debemos evitarlo en la medida de lo posible. Para ello, puede ser muy útil consultar los datos sobre el recuento de pólenes que facilita la SEAIC.
  4. Lavar las manos con frecuencia y no frotar los ojos. Asimismo, es conveniente ducharse por la tarde ya que se eliminan más eficazmente los restos de polen después de haber estado todo el día expuesto.
  5. Mantener los ojos hidratados: es conveniente hidratar los ojos con lágrimas artificiales y, también, lavarlos por fuera con suero fisiológico.  Una correcta higiene ocular ayuda a mantener el ojo limpio de alérgenos, alivia la irritación y la sequedad ocular. No se deben utilizar infusiones de manzanilla para los lavados oculares ya que pueden contener pólenes a los que se es alérgico.
  6. Usar gafas de sol: con ello se evita que el polen entre en los ojos y se disminuye el paso de la luz, en aquellos casos en los que se padece fotofobia.
  7. Cerrar las ventanas y utilizar aires acondicionados con filtro: con ello evitaremos que entre el polen, tanto en el coche como en las casas.
  8. Evitar las actividades al aire libre, principalmente durante las horas de mayor concentración de polen: a primera hora de la mañana y a última de la tarde.
  9. No tender la ropa de la persona afectada al aire libre: el polen puede posarse en ella y empeorar los síntomas.
  10. Tener especial cuidado los días de viento: los síntomas de la alergia se suelen incrementar en los días con viento, mientras que disminuyen en los días de lluvia.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

 

alergología

Alergia al polén, cómo combatirla

• Uno de cada cuatro españoles padece este tipo de alergia, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)

• “Evitar el contacto con el polen en primavera no es una tarea fácil, pero tampoco imposible”, afirma el doctor Javier Sánchez, experto médico de Cinfa

La medida más eficaz contra la alergia es la prevención: se debe evitar todo lo posible el contacto con el alérgeno.

Uno de cada cuatro españoles padece alergia al polen, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). Se trata del tipo de alergia más frecuente en nuestro país y está causada sobre todo por el polen que diseminan plantas y árboles como las gramíneas, la salsola, el olivo, el ciprés, el plátano de sombra y la parietaria.

Como explica el doctor Javier Sánchez, experto médico de Cinfa, “para la mayoría de las personas, las especies anteriores resultan inofensivas, pero el organismo de los alérgicos identifica su polen como un agente invasor y libera sustancias como la histamina para protegerse”.

Estornudos, picores y lagrimeo

En consecuencia, llegan síntomas tan clásicos como los estornudos, la secreción nasal acuosa, el picor de nariz y el lagrimeo, pero también enfermedades que pueden revestir gravedad como el asma alérgica. Con la llegada de la primavera, las molestias se agudizan, debido a las altas concentración de polen en el ambiente.

En el caso de que los síntomas sean muy fuertes o molestos, se debe acudir a un alergólogo que prescribirá antihistamínicos o corticoides tópicos. Sin embargo, la medida más eficaz contra la alergia es la prevención: se debe evitar todo lo posible el contacto con el alérgeno. “En el caso del polen, no es una tarea fácil, pero tampoco imposible. Sobre todo en primavera, puede ser muy útil adoptar medidas tan sencillas como evitar tender en el exterior, llevar puestas las gafas de sol al salir de casa o mantener las ventanas cerradas durante las horas de mayor concentración de polen”, apunta el doctor Sánchez.

Decálogo de consejos para prevenir la alergia al polen:

1. Mejor, dentro de casa. En los días de mayor concentración de polen y, sobre todo, durante los días de fuerte viento, es recomendable que optes por actividades que puedas realizar dentro del hogar.

2. Horario restringido. Los intervalos entre las cinco y las diez de la mañana y las siete y diez de la noche son los que acumulan una mayor concentración de polen. Por esta razón, reduce durante esos tramos horarios las actividades al aire libre y mantén las ventanas de casa cerradas.

3. En el coche, también con protección. Durante los desplazamientos en coche, mantén las ventanillas cerradas para evitar que los granos de polen entren en él.

4. Los filtros para el aire ayudan. Puedes colocar filtros antipolen en los aparatos de aire acondicionado, tanto en casa como en el coche. No olvides cambiarlos con frecuencia para que no pierdan eficacia.

5. Sal “con vista”. Cuando se salga a la calle, es conveniente llevar gafas de sol para que el polen no pueda entrar en contacto con los ojos.

6. La ropa y el cuerpo expuesto, un imán para el polen. Los granos de polen pueden quedarse atrapados en las prendas, por lo que una buena medida es ducharse y cambiarse de ropa al llegar a casa. Puede ayudar lavarse la cara y las manos tras las exposiciones, si no es posible cambiarse de ropa. Así mismo, evita tender la ropa en el exterior, sobre todo al llegar la primavera.

7. No remuevas el polen. Es decir, evita aquellas actividades que puedan remover partículas de polen tales como cortar el césped o barrer la terraza. En caso de alergia al polen de gramíneas, tampoco deberías tumbarte sobre el césped.

8. Toma precauciones también en tu jardín. En el caso de que disfrutes de un jardín, evita las plantas que polinicen por el aire. Por ejemplo, los setos de plantas arizónicas no son recomendables en el jardín de un alérgico al polen.

9. No bajes la guardia durante la noche. Si vas a pasar la noche al aire libre, es mejor que no duermas cerca de fuentes de pólenes alergénicos como árboles o plantas.

10. Consulta a tu farmacéutico. Si tomas medicamentos específicos para las alergias como antihistamínicos, debes hacerlo siempre bajo supervisión médica, de forma regular y en la dosis recomendada por el especialista. Recuerda además que nunca debes mezclar estos medicamentos con alcohol. Si tienes cualquier duda, pregunta a tu farmacéutico.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

alergología

16 millones de españoles sufren dolencias alérgicas

• La alergia afecta especialmente a algunas personas, denominadas atópicas, predispuestas genéticamente a desarrollar esta dolencia. Las enfermedades alérgicas afectan al 30% de la población española.

El hijo de un hombre alérgico tiene el 30% de posibilidades de desarrollar la enfermedad, el porcentaje es mayor si la que es alérgica es la madre, un 40%, y si ambos progenitores la padecen este porcentaje asciende entre un 70 y 80%.

Entre los alérgicos en España, aproximadamente la mitad lo son a pólenes de plantas y estos la mayoría a gramíneas entre los meses de abril a junio.

“La alergia afecta especialmente a algunas personas, denominadas atópicas, predispuestas genéticamente a desarrollar este tipo de enfermedad y estos pacientes pueden trasmitir su sensibilización a sus descendientes.

La alergia es una respuesta exagerada del sistema inmunológico a un agente extraño o alérgeno. En esa respuesta se produce una liberación masiva de mediadores (histamina leucotrienos, etc.) que ocasionan picor, enrojecimiento, lagrimeo, inflamación de la conjuntiva y de los párpados, estornudos, taponamiento de la nariz, tos, pitos u opresión en el pecho y en ocasiones dificultades para respirar. A veces, cuando los síntomas de alergia se presentan por primera vez, son difíciles de distinguir de infecciones víricas o catarros y será la persistencia de los síntomas o la repetición de los mismos en el tiempo lo que nos ayude a diferenciar una cosa de la otra. Hay muchos pacientes que suelen tener estos síntomas de manera leve o muy intermitente y no suelen asociar sus síntomas a un origen alérgico de los mismos” apunta la doctora Mª Carmen García Avilés, alergóloga del Hospital Universitario HLA Moncloa.

Dieciséis millones de españoles padecen enfermedades alérgicas, la mitad tienen alergia a los pólenes de plantas que en esta época del año son el alérgeno estrella, especialmente la gramíneas. Otras especies como el olivo, ciprés, salsola, plátano de sombra y parietaria. “Este año se espera una primavera leve en el litoral mediterráneo y zona septentrional, moderada en la zona centro y Andalucía e intensa en Extremadura” afirma la doctora García Avilés.

Alérgico se nace o se hace

“La alergia afecta especialmente a algunas personas, denominadas atópicas, predispuestas genéticamente a desarrollar este tipo de enfermedad y estos pacientes pueden trasmitir su sensibilización a sus descendientes. En un varón alérgico existe el 30% de riesgo de que pueda tener un hijo alérgico, en la mujer el porcentaje es mayor, un 40% y, si ambos progenitores padecen la enfermedad, el riesgo aumenta entre un 70 u 80%. Sin embargo, cada vez se diagnostican más pacientes en los que ninguno de los padres eran alérgicos, achacando esta tendencia al cambio climático polución y contaminación, hipótesis higienista, etc.” concluye la especialista del Hospital Universitario HLA Moncloa.

El Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) apunta a que las partículas eliminadas de la combustión de los motores diésel y las calefacciones de las ciudades crean un ambiente hostil a plantas y éstas para defenderse producen proteínas de estrés que hacen más agresivos los pólenes de zonas contaminadas de las ciudades, ocasionando mayor alergenicidad.

Recomendaciones de la especialista

La doctora García Avilés recomienda unas sencillas pautas para evitar, en la medida de lo posible, los síntomas que produce la alergia estacional:

·         Dejarnos aconsejar por las páginas webs y aplicaciones que informan sobre los niveles de polen, algunas de éstas están avaladas por la SEAIC.

·         En los días de alta polinización, se aconseja evitar las salidas al campo y actividades al aire libre, sobre todo a primera hora o al atardecer, ya que son las horas de máxima polinización.

·         Usar gafas y/o mascarilla.

·         En casa cerrar las ventanas, ventilar la vivienda al mediodía y por poco tiempo.

·         Ducharse y cambiarse de ropa al llegar a casa.

·         En el vehículo, viajar con las ventanillas cerradas y usar filtros antipolen.

·         Es peligroso la conducción en moto de personas que presenten sintomatología severa.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

alergología Dermatología

El doble desafío de la urticaria crónica

•En la Semana Mundial de la Alergia, los expertos recuerdan que la actividad social del 70% de los pacientes con urticaria crónica se ve afectada por la enfermedad.

• De todas las patologías vistas por el alergólogo, la urticaria es la enfermedad con mayor impacto en la calidad de vida.

• La prevalencia de la urticaria crónica en España se estima entre un 0,5 y 1 por ciento de la población general, aunque alrededor de un 20 por ciento ha padecido en algún momento algún episodio espontáneo de urticaria.

• Los especialistas deben facilitar nuevas alternativas de tratamiento a los pacientes cuando los antihistamínicos no funcionan.

• La SEAIC se une esta semana a las actividades de la Organización Mundial de la Alergia con iniciativas propias en el entorno online que puedes seguir en el hashtag #SMA17 y #worldallergyweek.

La urticaria crónica es una enfermedad autoinmunitaria que afecta a la piel y las mucosas, y actualmente no está considerada como una enfermedad alérgica. Sus manifestaciones consisten en la aparición prácticamente diaria de habones o ronchas por todo el cuerpo, en ocasiones acompañadas de angioedema, que consiste en una hinchazón de zonas laxas de la piel como labios o párpados. Tal y como explica la doctora Lys Herráez, presidenta del Comité de Alergia Cutánea de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), “los síntomas tan visibles de esta patología y el picor continuo de la piel afectan mucho a la calidad de vida de quienes la sufren”.

Según el informe Alergológica, de todas las patologías vistas por el alergólogo, la urticaria es la enfermedad con mayor impacto en la calidad de vida y la que requiere más visitas a los servicios de urgencias. En esta misma línea, una encuesta realizada por la Asociación de Afectados de Urticaria Crónica (AAUC) ilustra con datos los efectos negativos, físicos y emocionales de la urticaria crónica: el 73% de los afectados cancela su participación en actos sociales, más del 70% se siente limitado en sus relaciones sexuales, y uno de cada cuatro falta al trabajo casi una vez al mes.

“Nuestra calidad de vida se ve deteriorada en muchos sentidos. Se trata de una enfermedad que no te deja tener una vida normal”, comenta Meritxell Cortada, presidenta de la AUUC. “Por ejemplo, hay noches en las que el picor y el malestar te despiertan y no te dejan dormir, o al comprar ropa hay que fijarse en el roce los tejidos y etiquetas”.

Difícil de controlar

La urticaria crónica no está considerada actualmente como una enfermedad alérgica. Casi nunca está causada por una sensibilización o una reacción de hipersensibilidad a alérgenos ambientales como el polen, los hongos, los ácaros del polvo o los epitelios de animales. Por tanto, las pruebas de alergia y los análisis de laboratorio normalmente empleados en estos diagnósticos no serán útiles para los casos de urticaria.

Muchos de los afectados por urticaria crónica empezamos nuestra andadura por la enfermedad creyendo que tenemos una alergia. Es totalmente lógico, porque gran parte de la sintomatología de la urticaria crónica es parecida a la de una alergia (habones, picor…). Es por eso, que nos resulta sencillo ponernos en la piel de todas las personas que sufren alergia y empatizar con su enfermedad”, añade la paciente.

Las causas que la provocan son difíciles de determinar y su diagnóstico no siempre resulta fácil, lo cual supone un desafío tanto para para el clínico como para el propio paciente”, asegura el doctor Antonio Valero, presidente electo de la SEAIC.

La prevalencia de la urticaria crónica espontánea en España se estima entre un 0,5 y 1 por ciento de la población general, pero aproximadamente un 20 por ciento de la población ha padecido en algún momento algún episodio espontáneo de urticaria y, por eso, “es importante incorporar nuevos abordajes terapéuticos que permitan al paciente recuperar su calidad de vida”, insiste el alergólogo.

Tal y como detalla la doctora Herráez, “la urticaria crónica es una enfermedad difícil de controlar en algunos casos. Requiere encontrar el tratamiento más idóneo para cada paciente, y es frecuente que no sea eficaz en el primer intento”

Se han establecido nuevas estrategias terapéuticas con los fármacos que ya disponíamos y han aparecido nuevos tratamientos basados en anticuerpos monoclonales que permiten controlar de forma más adecuada esta enfermedad. “Aunque el tratamiento de elección suele ser el uso de antihistamínicos en las dosis recomendadas, e incluso incrementadas, a veces la respuesta no es aceptable, y existe un grupo de pacientes que continúa manifestando síntomas y signos de la enfermedad. Los especialistas deben facilitar nuevas alternativas de tratamiento a los pacientes cuando los antihistamínicos no funcionan”, concluye el doctor Valero. En este sentido, Omalizumab es el único anticuerpo monoclonal con indicación aprobada para urticaria crónica, situándose en este momento en el segundo escalón de tratamiento, tras los antihistamínicos, desbancando así al uso crónico de corticosteroides.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

alergología

Hacia los tratamientos “a la carta” para el asma

• Los nuevos medicamentos para el asma abren la posibilidad de las terapias “a la carta”, según se desprende la XIII Reunión de de Controversias y Novedades en Alergia (CYNA) celebrada en Madrid.

• La visión clásica del tratamiento del asma en escalones terapéuticos será matizada en el futuro por un enfoque del tratamiento según los fenoendotipos del paciente.

• Asma, dermatitis de contacto y el eccema de manos son las tres alergias laborales más frecuentes.

• La confusión entre intolerancia y alergia a alimentos repercute negativamente en la calidad de vida de los pacientes.

• Más de 400 alergólogos nacionales e internacionales se reúnen hoy y mañana en Madrid para abordar los temas candentes en Alergología e Inmunología Clínica.

asma

El 20% de los asmáticos no responde a los esteroides inhalados.

En el futuro será posible un enfoque del tratamiento del asma por fenoendotipos, esto es, terapias que tengan en cuenta, además de las características clínicas, o funcionales del paciente, otros marcadores biológicos de efectividad que puedan medirse de forma fácil y, determinados polimorfismos genéticos relacionados con esa mayor eficacia.

Los alergólogos aseguran que el papel de las características fenotípicas y endotípicas del asma en este momento es solo teórica, pero probablemente en pocos años puede conducir al denominado tratamiento “a la carta”, individualizado para cada paciente de acuerdo con los mecanismos relevantes en cada caso.

Este y otros controvertidos temas han sido puestos de manifiesto por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) durante la XIII Reunión de Controversias y Novedades en Alergia (CYNA) que se acaba de celebrar en Madrid.

grande-alergia

Identificar marcadores (biomarcadores o marcadores funcionales o clínicos) permitirá conocer a los buenos respondedores en general, no solo a los fármacos biológicos.

Los nuevos tratamientos biológicos

Tal y como explica el doctor Luis Prieto, jefe de la Sección de Alergología del Hospital Doctor Peset de Valencia y uno de los coordinadores de la Jornada CYNA, “los nuevos tratamientos biológicos parecer aportar una solución para el abordaje de una proporción de pacientes que no responden al tratamiento convencional”.

“Es muy interesante pensar que podemos administrar a cada paciente el tratamiento más eficaz posible para cada caso. Por ejemplo, el 20% de los asmáticos no responde a los esteroides inhalados y es evidente la necesidad de poder identificar buenos y malos respondedores antes de iniciar el uso de estos fármacos, apunta el especialista. Identificar marcadores (biomarcadores o marcadores funcionales o clínicos) permitirá conocer a los buenos respondedores en general, no solo a los fármacos biológicos”.

En los últimos años existe una tendencia a catalogar a los pacientes en fenotipos, de acuerdo con las diferentes formas de presentación clínica e inflamatoria y la respuesta al tratamiento, y en endotipos, en los que se identifican los mecanismos biológicos o patogénicos involucrados en la génesis del proceso. “En esta clasificación deja de tener sentido la clásica visión del tratamiento del asma en escalones terapéuticos para conseguir el control y evitar el riesgo futuro”, añade el doctor.

estres-laboral-1

La dermatitis de contacto y el eccema de manos son, junto al asma, las dos enfermedades laborales más s frecuentes.

Alergias laborales más frecuentes

La dermatitis de contacto y el eccema de manos son, junto al asma, las dos enfermedades laborales más frecuentes. Una alergia “laboral” es aquella enfermedad en la que el sistema inmunológico funciona de manera inadecuada generando una reacción excesiva ante la exposición en el trabajo a un agente sensibilizante. “Este tipo de alergia crece rápidamente debido al uso continuado de determinados productos de limpieza, cosméticos, manipulación de metales, etcétera. Hay que tenerlas muy en cuenta porque reducen el rendimiento laboral, pudiendo llegar incluso a causar una incapacidad, y generar costes a la sociedad y a las empresas.”, detalla el doctor Joaquín Sastre, presidente de la SEAIC.

descarga

Los pacientes afectados peregrinan entre especialistas

“Con el objetivo de disponer de un diagnóstico específico e identificar los posibles agentes que provocan la reacción alérgica, debe solicitarse consulta con el médico especialista. En este caso, el abordaje puede ser compartido por neumólogos, dermatólogos y alergólogos”, recuerda el doctor Sastre.

Alergia vs. Intolerancia a los alimentos

Otro de los temas que se tratará en la reunión es la intolerancia a los alimentos desde dos perspectivas diferentes: la del digestólogo y la del nutricionista. La doctora Montserrat Fernández Rivas, jefe del Servicio de Alergia del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y coordinadora también de CYNA aclara que “la alergia a los alimentos incluye todas las reacciones adversas a los mismos mediadas por un mecanismo inmunológico. Las mediadas por anticuerpos IgE son las más frecuentes y mejor conocidas y para las que disponemos de pruebas diagnósticas adecuadas. Además son las responsables de reacciones de aparición inmediata (en las primeras dos horas generalmente) tras la ingestión del alimento, con lo que son generalmente más fáciles de identificar”.

“Cuando las reacciones adversas a los alimentos no se producen por un mecanismo inmunológico hablamos de intolerancias a los alimentos. Se pueden producir por diferentes mecanismos, pero lo más frecuente es que sea por déficits enzimáticos en el epitelio intestinal. Se manifiesta con síntomas digestivos: dolor, distensión abdominal, gases…”, apunta la alergóloga.

De la misma forma que en las alergias “laborales”, los pacientes con manifestaciones digestivas deben ser atendidos de manera coordinada por un digestólogo, un nutricionista y un alergólogo. “Los afectados peregrinan entre especialistas. En ocasiones son atendidos por gastroenterólogos por alteraciones funcionales delintestino, otras veces modifican su dieta sin consultar con un experto y así van empeorando su calidad de vida”, recalca la doctora Fernández Rivas.

Porqué la salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

alergología Innovación e Investigación Nutrición

10 consejos para evitar problemas alérgicos en verano

• La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) recuerda que en la época estival deben extremarse las precauciones

• Siete de cada diez reacciones alérgicas a alimentos ocurren al comer fuera de casa.

• Los ácaros, responsables de la alergia al polvo doméstico, son muy abundantes en regiones costeras.

La medicación contra el asma debe seguirse también en verano: dejarla elevará las crisis en otoño.
salud-veranobonita

¿Como prevenir las alergias de verano? Lo primero, conociendo sus causas y siguiendo unos sencillos consejos. El 70% de las reacciones alérgicas que se producen en verano están relacionadas con los alimentos de las comidas fuera de casa. Pero no es el único sobresalto o contratiempo al que se enfrentan las personas alérgicas durante la época estival. Por eso, con la llegada del verano, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic) advierte a los pacientes alérgicos y a sus familiares de que estén alerta durante los viajes, los días de playa o las comidas fuera de casa.

Los expertos recuerdan que quienes padecen algún tipo de alergia deberán viajar con la medicación recomendada por sus alergólogos. En ocasiones precisarán tratamientos preventivos, en otros medicación de urgencia (autoinyectores de adrenalina) o “medicación de rescate” como antihistamínicos o broncodilatadores para solucionar los nuevos episodios que se pudieran presentar. En el caso de personas que ya tengan prescritos autoinyectores de adrenalina para tratar eventuales reacciones anafilácticas, la recomendación de los expertos es llevar siempre consigo al menos dos bolígrafos autoinyectores de adrenalina, especialmente si se va a estar alejado de centros médicos de urgencia.

1. Cremas solares y medicamentos antiinflamatorios

Existen alergias en la piel (eccemas) que precisan de las radiaciones solares para producirse. Entre las causas más frecuentes se encuentran algunas plantas (higueras, cítricos, etc.) o los filtros que contienen algunas cremas solares. En el caso de los medicamentos antiinflamatorios y algunos antibióticos, el efecto fotosensibilizante puede producirse tanto por la aplicación en la piel como por su ingesta.

alergia 2

Existen alergias en la piel (eccemas) que precisan de las radiaciones solares para producirse.

2.   Comidas fuera de casa

Las reacciones alérgicas por alimentos pueden incrementarse en verano a causa de un “mayor descuido”. No hay que olvidar que siete de cada diez reacciones se producen fuera del domicilio. La SEAIC aconseja a los alérgicos a alimentos vigilar todos los productos que se ingieren leyendo detenidamente los ingredientes que los componen: leche o frutos secos en los helados, trozos de frutas como melón, kiwi y melocotón en postres y batidos; mariscos en pastas o ensaladas, etcétera, y preguntar siempre a los cocineros en caso de duda.

También es una época en la que los niños se quedan al cuidado de familiares (abuelos, tíos, etcétera) por lo que se recomienda que estas personas encargadas estén bien enteradas de los alimentos que se deben evitar, así como posibles fuentes de exposiciones ocultas. Igualmente, deben estar familiarizados con los medicamentos que debe tomar el niño alérgico en caso de una reacción así como en el uso correcto de los dispositivos de autoinyección de adrenalina.

3.    Frutas de temporada

Algunas frutas como cerezas, melocotones o paraguayas pueden causar urticaria al contacto con la piel de la fruta en las manos y los labios, aunque también pueden causar síndrome de alergia oral, inflamación y picor en la boca, los labios y la garganta al comerlas. La manifestación puede ser más grave y llegar incluso a causar un shock anafiláctico. Frutas como melón y sandía frecuentemente producen síntomas en la boca en pacientes alérgicos a pólenes. Si se han padecido síntomas previamente con la ingesta de frutas, se recomienda una consulta con el alergólogo para recibir instrucciones precisas de cuáles se pueden tomar y cuáles se deben evitar en cada caso concreto.

PISCINA ALERGIA

Usar agua salada en vez de clorada y bañarse en el mar, por el contrario, mejoran las pieles atópicas.

4.    Piscinas

Los baños frecuentes en piscinas en los meses de verano empeoran los síntomas de dermatitis atópica en muchos pacientes, particularmente en niños. Se debe a la irritación que el baño prolongado y el cloro producen en la piel, fácilmente irritable de estos pacientes. Usar agua salada en vez de clorada y bañarse en el mar, por el contrario, mejoran las pieles atópicas. Es importante un buen aclarado de la piel con agua dulce tras el baño en la piscina y seguir haciendo uso de las cremas hidratantes.

5.   Tatuajes temporales

Los tatuajes de henna se pueden realizar durante todo el año, pero es en verano cuando proliferan en zonas costeras personas que ofrecen este servicio. En realidad, la henna natural es enriquecida con un producto de fuerte concentración que permite fijar mejor el tatuaje, la parafenilendiamina. Es esta sustancia la que puede provocar algunos casos de dermatitis y alergia.

verano2

6.   Residencias de verano

En general, los ácaros, responsables de la alergia al polvo doméstico, se encuentran especialmente confortables cuando la temperatura es templada y la humedad relativa del ambiente es elevada. Por ello son muy abundantes en regiones costeras. También por esta causa la concentración de ácaros en las casas aumenta durante las épocas de cambio estacional (primavera y otoño), con lluvias y temperaturas suaves, y suelen disminuir durante el verano e invierno. Se deberá tener cuidado en los traslados a otros domicilios de verano y con la limpieza en las casas que llevan tiempo sin ser habitadas. Lo ideal es hacerlo de manera anticipada a la llegada del paciente alérgico.

7.  Animales

En ocasiones se viaja a entornos rurales donde se entra en contacto con especies con las que normalmente no hay relación directa y que pueden provocar alergia, como caballos, ovejas, cabras, etcétera. Las alergias a animales más frecuentes son a los gatos o perros, pero también pueden producirse a ratones, cobayas, hámster y caballos. Las proteínas del pelo, la saliva o la orina de mascotas domésticas pueden producir una reacción alérgica que ataca a los ojos y las vías respiratorias en forma de rinoconjuntivitis y asma alérgicos.

abeja-710x465

En el caso de reacciones locales por picaduras de mosquitos y otros insectos, el médico de cabecera puede recomendar el uso de antihistamínicos orales y de cremas de corticoides tópico.

8.  Picaduras de insectos e himenópteros

El riesgo de presentar una reacción alérgica a picaduras de insectos himenópteros (avispas y abejas) aumenta durante los meses de verano. Los alergólogos recomiendan extremar la precaución cuando se está al aire libre y evitar, en la medida de lo posible, comer en el campo pues los insectos acuden a los alimentos.

En el caso de reacciones locales por picaduras de mosquitos y otros insectos, el médico de cabecera puede recomendar el uso de antihistamínicos orales y de cremas de corticoides tópicos. Se deben evitar las cremas de antihistamínicos pues pueden inducir fotosensibilidad con la exposición al sol.

vacuna2-1200x480

No es recomendable transportar vacunas cuando el periodo vacacional es corto.

9. Campamentos seguros

Existen campamentos para niños asmáticos y alérgicos en los que aprenden a convivir con la enfermedad a la vez que se divierten y pasan unos días en contacto con la naturaleza. Infórmate del más cercano a tu localidad en www.seaic.org

En cualquier caso, es muy recomendable proveer a los responsables del cuidado del niño de información sobre las alergias conocidas y su tratamiento, medicamentos para el asma si fuesen necesarios y cualquier otra circunstancia que pudiese motivar una urgencia médica.

10.  Vacunas antialérgicas

No es recomendable transportar vacunas cuando el periodo vacacional es corto. Además existen problemas al llevarlas en los aviones: tanto como equipaje de mano al tratarse de líquidos (en este caso debería ser justificado con un informe médico), como en la bodega, ya que las bajas temperaturas a las que son expuestas podrían alterar su contenido. Si el viaje se realiza en automóvil se deberá transportar en una bolsa térmica con frío y evitar la exposición directa de la caja de vacunas al sol dentro del coche. Por último, es recomendable llevar un informe detallado del especialista cuando existe un viaje a otro lugar, ya sea dentro del país o en el extranjero.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

 

alergología Sin categoría