Un nuevo análisis de sangre permite saber qué grasas comemos y cómo afectan a nuestra salud

• La dieta occidental actualmente ofrece un claro desequilibrio en ácidos grasos con un exceso de grasas saturadas, trans y omega 6 y un defecto de omega 3 que incrementan el riesgo de enfermedad.
• Muchos alimentos prefabricados incluyen aceite de palma, un aceite vegetal pero rico en grasas saturadas.
• La prueba está indicada para personas que quieran saber la calidad de las grasas que ingieren en su dieta habitual con el fin de mejorar su salud a través de la alimentación.

No todas las grasas que comemos son saludables, ¿sabes cuál es tu caso? Un nuevo test permite conocerlo.

Saber los distintos tipos de grasas que incorporamos a nuestro organismo es posible gracias al test Grasas Alimentarias de Laboratorios SYNLAB. Las grasas o ácidos grasos junto con las proteínas y los hidratos de carbono forman los 3 macronutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo y constituyen los componentes principales de nuestra alimentación. Los ácidos grasos, además de ser fuente de energía, tienen un papel fundamental en la composición y funcionalidad de las membranas celulares y en la síntesis de hormonas.

Existen distintos tipos de ácidos grasos: saturados, monoinsaturados, poliinsaturados y las grasas trans. La dieta occidental actualmente ofrece un claro desequilibrio en ácidos grasos, con un exceso de grasas saturadas, trans y omega 6 y un defecto de omega 3. Este desajuste incrementa el riesgo de enfermedades cardiovasculares y genera un contexto de inflamación crónica, lo que a su vez aumenta el riesgo cardiovascular, de accidente cerebrovascular, de depresión y de enfermedades neurodegenerativas, entre otras. La corrección del desequilibrio en la ingesta de ácidos grasos a través de la dieta es una medida sencilla y eficaz para conseguir un estado óptimo de salud.

Un ejemplo bien conocido actualmente es el aceite de palma, muchas veces aparece en los alimentos como “aceite vegetal” pero es rico en grasas saturadas y actualmente se conoce por sus efectos perjudiciales para la salud, puesto que su consumo se relaciona con mayor riesgo de dislipemias y en consecuencia con enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad, etc.

En la actualidad no todos los tipos de grasas nocivas aparecen reflejados en las etiquetas de los productos que consumimos, por lo que quizá involuntariamente estamos ingiriendo grasas poco saludables sin ser plenamente conscientes. Mantener el equilibrio en la ingesta de grasas es clave para la salud.

El test Grasas Alimentarias nos permite conocer los tipos de grasa que incluimos en la dieta, este es el primer paso para poder personalizar nuestra nutrición, evitando las grasas poco saludables. La prueba se realiza a partir de una muestra de sangre y analiza los distintos tipos de ácidos grasos en la membrana de los eritrocitos, por lo que el análisis es representativo del consumo de grasas de los últimos 3 meses.

La prueba está indicada para personas de cualquier edad que quieran personalizar su alimentación para optimizar su salud. También está recomendado para pacientes con enfermedades inflamatorias, con dolencia cardiovascular -dislipemias, hipertensión, síndrome metabólico, etc.-, así como en pacientes con alteraciones del estado de ánimo, de comportamiento o que sufran déficit cognitivo.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

Nutrición

Desayunar mal y dormir poco favorecen la obesidad infantil

 •Según los expertos, la obesidad infantil es, sin duda, un problema de salud pública, y aunque se está reduciendo, todavía está en unos niveles inaceptables.

 •Tal y como afirman los profesionales, los niños deberían acostarse temprano para tener las horas de sueño indicadas y poder empezar el día en buenas condiciones, empezando con un buen desayuno. 

 •La dieta mediterránea contribuye a reducir la mortalidad porque juega un papel protector frente a las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Los expertos recomiendan un lácteo o derivado (leche o yogur, por ejemplo); alimento a base de cereales (pan, preferiblemente integral o equivalente) y una pieza de fruta.

“España cuenta a su favor con la dieta mediterránea; sin embargo, ésta no se sigue como se debería y los mensajes sobre una dieta saludable son muy controvertidos y, en la mayoría de los casos inciertos, con lo cual se desinforma al consumidor en materia alimentaria”, ha manifestado la doctora Ascensión Marcos Sánchez, vicepresidenta del Comité Científico del XVII Congreso de la SEN, profesora de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), trabajando en el Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición (ICTAN) en la mesa redonda sobre ‘Estilos de vida’, que se ha celebrado en el marco del XVII Congreso de la Sociedad Española de Nutrición (SEÑ) y de la X Jornada de la Associació Catalana de Ciències de l’Alimentació. Y es que una inadecuada nutrición -ha destacado la experta- puede ocasionar, entre otras patologías o trastornos alimentarios, la obesidad.

Por su parte, el doctor Luis Moreno, presidente de la Sociedad Española de Nutrición, ha explicado durante su intervención que “la obesidad infantil es, sin duda, un problema de salud pública, el más importante que afecta a esta población desde el punto de vista del estilo de vida y de la nutrición. La obesidad en España aumentó sobre todo en los años ochenta y noventa del siglo pasado; después ha seguido aumentando, pero parece que en los últimos diez o quince años, por los distintos estudios de que disponemos, se está produciendo una cierta estabilización, incluso con ligera tendencia a disminuir. Pero esto hay que verlo todavía con precaución, porque en todo caso observamos todavía muy elevada frecuencia de obesidad infantil”.

El doctor Moreno ha sido muy crítico respecto del desayuno de los más jóvenes en España. “No tenemos mucha información -ha explicado-, pero sí nos consta que hay niños que no desayunan y, además, suele haber déficit en el aporte de alimentos. Lo recomendable sería que entre el desayuno que se tome en casa y el almuerzo de media mañana en la escuela, los niños ingirieran tres grupos de alimentos: un lácteo o derivado (leche o yogur, por ejemplo); alimento a base de cereales (pan, preferiblemente integral o equivalente) y una pieza de fruta”.

Otro aspecto que, en su opinión, favorece la obesidad infantil es la falta de horas de sueño: “En los países mediterráneos, y especialmente en España, los niños duermen poco. Se suelen acostar tarde, con lo cual tienen menos tiempo por la mañana y eso dificulta que puedan desayunar con tranquilidad. En la medida de lo posible, los niños deberían acostarse temprano para tener las horas de sueño indicadas y poder empezar el día en buenas condiciones, empezando con un buen desayuno”.

Las bondades de la dieta mediterránea

El doctor Ramón Estruch, vicepresidente del Comité Organizador del Congreso y consultor senior de Medicina Interna del Hospital Clínic de Barcelona, ha participado en la conferencia “Evidencias y controversias en nutrición”, y ha puesto de manifiesto las bondades de la dieta mediterránea y sus beneficios en la salud de las personas: “Si lo comparamos con otros países, en España se come bien e incluso se puede decir que muy bien. También es cierto que estamos perdiendo los buenos hábitos que teníamos, especialmente entre la población joven, por lo cual se trata de revertir entre todos esta tendencia. La dieta mediterránea tradicional -ha explicado- data de los años sesenta y setenta del siglo pasado; desde entonces ha ido disminuyendo, si bien, según las últimas encuestas de que disponemos, parece que esta tendencia está empezando a mejorar, gracias a las instituciones, a los científicos y a los medios decomunicación”.

 Este experto también ha indicado que “desde un punto de vista de salud pública, la principal consecuencia de la dieta mediterránea es la incidencia que tiene en la reducción de la mortalidad globalmente y, desde el punto de vista de enfermedades concretas, limita aquellas de tipo cardiovascular y el cáncer. Estas son, precisamente, las dos principales causas de mortalidad y se ha constatado que la dieta mediterránea tiene un papel protector sobre las mismas”.

El doctor Estruch ha apuntado además durante su ponencia que “el consumo moderado de bebidas fermentadas, como la cerveza o el vino, también pueden formar parte de una alimentación saludable dentro de la dieta mediterránea actual, por las propiedades que les confieren su baja graduación alcohólica y las materias primas con las que están elaboradas”. Se entiende por consumo moderado la ingesta de entre una y dos cañas al día en el caso de las mujeres (no más de 20 gramos de alcohol) y entre dos y tres cañas para los hombres (no más de 30 gramos de alcohol).

Sobre la importancia de la alimentación a la hora de disfrutar de una vida saludable, el doctor Estruch ha argumentado que “la alimentación, sin duda alguna, es un factor muy importante. De hecho, el 80% de las enfermedades que padecemos en la actualidad vienen dadas por nuestros hábitos y esto engloba la alimentación, la actividad física y hábitos tóxicos, fumar por ejemplo, del mismo modo que también es importante que mantengamos un peso adecuado”.

La nutrición y nuestro sistema inmunitario

A continuación, la doctora Marcos se ha referido a la Inmunonutrición, es decir, a la interacción entre la nutrición y nuestro sistema de defensa. “Se trata -ha subrayado- de una materia emergente que nos permite trabajar en estudios basados fundamentalmente en tres líneas de investigación: el estudio de los efectos de nutrientes, los compuestos bioactivos y los alimentos sobre el sistema inmunitario. Por otra parte, permite la evaluación, a través de biomarcadores inmunológicos, del estado nutricional de poblaciones supuestamente sanas pero con riesgo de malnutrición (niños, adolescentes, adultos, gestantes, personas mayores, deportistas, etc.) y, además, la Inmunonutrición analiza la evolución de pacientes con enfermedades relacionadas con la nutrición y el sistema inmune, entre las que se encuentran alergias alimentarias y demás atopias, trastornos alimentarios, obesidad, síndrome metabólico, diabetes, enfermedades cardiovasculares, distintos tipos de cáncer y patologías de características autoinmunes, como fibromialgia, esclerosis múltiple y enfermedad de Alzheimer”.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

Nutrición

Legumbres, esenciales en la dieta

• Su bajo contenido en grasa, la aportación de minerales esenciales o su efecto saciante son algunos de los beneficios de las legumbres, señalan los expertos en el Día Mundial de la Nutrición.

 

Legumbres, además de ser económicos, son imprescindibles para nuestra salud.

Este  28 de mayo se celebra el Día Nacional de la Nutrición en la que ya es la XVII edición y cuyo lema este año se centra en un alimento muy saludable: las legumbres. Garbanzos, lentejas, judías o guisantes son algunos de estos alimentos que además de ser económicos permiten realizar infinidad de recetas tanto tradicionales como innovadoras. Se recomienda consumirlas entre tres y cuatro veces por semana.

En este sentido, el Grupo NC Salud, empresa de referencia en asesoramiento nutricional en farmacias, analiza los beneficios de este alimento:

1. Alto contenido en fibra. Aportan unos 7 gramos de fibra por ración cocinada de 100g. Diariamente necesitamos consumir unos 25-30 gramos de fibra, que mejora la salud digestiva, el tránsito intestinal y retarda el vaciamiento gástrico (aumenta la sensación de saciedad).

2. Hidratos de carbono de absorción lenta. Esto quiere decir que nos mantienen más tiempo saciados y que su ingesta no provoca grandes subidas/bajadas en nuestros niveles de azúcar en sangre. Por lo tanto son ideales para mantener nuestros niveles de energía evitando así decaimiento.

3. Fuente de minerales. Las legumbres son una fuente de hierro, magnesio, zinc, potasio, etc. Estos minerales son esenciales para nuestra salud y debemos consumir legumbres para tener una ingesta adecuada de los mismos. Cabe decir que el hierro de las legumbres se absorbe mejor en combinación con alimentos que alto contenido en vitamina C (ensalada de lentejas con tomate y pimiento naturales); igualmente, se desaconseja consumirlo en combinación con alimentos ricos en calcio, mineral que puede reducir la absorción del hierro.

4. Poca cantidad de grasa. Sólo el 3% de la energía que aportan las legumbres procede de grasa y aportan 0 colesterol. Por eso, es ideal preparar las legumbres en platos que no las sobrecarguen de grasa, ya que de manera natural son alimentos ideales para el control de peso y la salud cardiovascular.

5. Fuente de proteínas vegetales. Aproximadamente 28-30% de la energía que aportan las legumbres procede de proteínas. Una dieta variada que incluya tanto legumbres como cereales (trigo, arroz, maíz, etc.) aporta proteínas completas de alta calidad nutricional. De esta forma, podemos dar más peso en nuestra alimentación a las proteínas vegetales libres de colesterol y grasas saturadas que a las procedentes de carnes, especialmente carnes procesadas.

“Ya sean en sus versiones tiernas (habitas, guisantes, etc.) o secas (garbanzos, alubias, lentejas, soja, etc.), las legumbres deben incorporarse a nuestra alimentación al menos en 3 comidas semanales. Su alto contenido en fibra, que ayuda a mejorar salud digestiva y nuestra flora intestinal; su baja densidad energética (1.3 kcal/g), ideal para bajar peso y grasa corporal; y su contenido en proteínas vegetales de fácil digestión, que favorecen su efecto saciante, las convierten en ese alimento ideal que debemos recuperar de los fogones tradicionales y que tanto bien hace a nuestra salud general y cardiovascular”, explica Marta Gámez, directora técnica del Grupo NC Salud.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

Nutrición

 Una alimentación saludable en un único plato

•La Fundación Alimentación Saludable y la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), en colaboración con Calvo, han elaborado un conjunto de iniciativas gastronómicas sencillas, válidas para la inmensa mayoría de la población, utilizando esencialmente ingredientes vegetales y productos del mar.

• “El plato único está triunfando porque una sola imagen explica muy bien las necesidades nutritivas; se trata de un interesante mecanismo didáctico”, explica el Profesor Jesús Román, presidente del Comité Científico de la SEDCA.

• Con esta iniciativa, los consumidores pueden comer de forma saludable, aunque dispongan de muy poco tiempo, gracias a la elección de productos de primera calidad y a los excelentes procesos de elaboración de las conservas Calvo, que mantienen sus propiedades nutricionales.

•Un plato único, saludable y equilibrado podría emplearse en cada comida y cena, alcanzando de una manera fácil las recomendaciones de todos los nutrientes y comiendo alimentos de todos los grupos.

La tendencia entre los expertos en nutrición se centra en recomendar alimentos que sí se deben comer, en vez de prohibir y limitar los que no se pueden consumir.

La recomendación unánime de los especialistas en nutrición es que debe comerse de todo, lo más variado posible y siguiendo la dieta mediterránea. Por este motivo, la Fundación Alimentación Saludable y la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), en colaboración con Calvo, ponen en marcha la iniciativa Mi plato equilibrado, con la elaboración de un conjunto de iniciativas gastronómicas sencillas y fáciles de hacer, nutritivas y válidas para la inmensa mayoría de la población, utilizando esencialmente ingredientes vegetales y productos del mar.

El Profesor Jesús Román, presidente del Comité Científico de la SEDCA y de la Fundación Alimentación Saludable, advierte de que “la falta de tiempo para cocinar y la comida rápida han suplantado los hábitos de la dieta mediterránea”. “Los españoles cada vez consumimos menos productos de origen vegetal, especialmente frutas y verduras. También es bajo el consumo de pescado, porque es caro y lleva tiempo prepararlo. Estamos dejando un poco de lado el pescado azul, por ejemplo, y está triunfando el plato preparado o la comida rápida”, añade.

Como es bien conocido, la población española sufre graves problemas de sobrepeso, con los problemas consecuentes. “La epidemia de obesidad se llama así porque parece que se contagia y tiene un crecimiento muy rápido, debido al efecto ‘copia’ de hábitos inadecuados. Engloba no solo una mala alimentación, sino también la falta de ejercicio físico, entre otros factores. La peor consecuencia es el incremento de las enfermedades crónicas y, en general, la disminución de la calidad de vida”, explica Jesús Román.

En los últimos años la tendencia entre los expertos en nutrición se centra en aconsejar alimentos que sí se pueden y se deben comer en vez de limitarse a prohibir y restringir los que se consideran “poco sanos”, tal y como se aprecia en la web de la Fundación, http://www.alimentacionsaludable.es.

Actualmente, las famosas ‘pirámides de la alimentación’ se están dejando de lado por poco eficaces a la hora de recomendar a la población dietas saludables. Por el contrario, se recurre a recomendaciones como Mi plato equilibrado, según indica Jesús Román: “Ha habido diferentes recursos gráficos, como las citadas pirámides, que son ayudas didácticas para que la gente sepa qué tiene que comer. En España se utilizó desde 1957 la famosa rueda de los alimentos, y luego nos llegaron las pirámides, que, por lo general, son mal entendidas por la población. De hecho, en Estados Unidos ya no se usan porque dan una información confusa que no resulta útil. Las pirámides se han sustituido por el plato, que permite ver de un vistazo lo que cada uno tiene que comer, y con cuatro renglones explica que es necesario comer más verdura, más fruta, con raciones de proteína animal más pequeñas y una cantidad ajustada de carbohidratos. El plato está triunfando porque con una sola imagen explica muy bien las necesidades nutritivas; se trata de un interesante mecanismo didáctico”.

Además, si escogen conservas de pescado y marisco de Calvo, gracias a la elección de productos de primera calidad y a los excelentes procesos de elaboración que tienen, nos permitirán consumir pescado manteniendo todas las propiedades nutricionales. De esta forma, los consumidores pueden comer de forma saludable aunque dispongan de muy poco tiempo.

“El plato único nos suena en España porque se parece a lo que antes llamábamos un ‘plato combinado’, solo que este plato único incorpora todo lo que necesitamos, con la ventaja de que podemos prepararlo muy rápido. Así, si dividimos el plato en cuatro partes, un cuarto es la porción de un alimento proteico, que puede ser carne, pescado o legumbre. La mitad del plato sería verdura, y el resto, carbohidratos (pan, pasta, patata, etc.). Fuera del plato estarían el vaso de agua y la fruta. Es una manera muy sencilla de comer bien y de forma nutritiva sin que falten alimentos, variedad ni sabor”, añade el presidente de la Fundación Alimentación Saludable.

Un plato saludable

El modelo de Mi plato equilibrado propone que haya abundancia de verdura, hortalizas y fruta. Estos alimentos aportan gran riqueza de vitaminas y minerales, junto con compuestos no nutrientes, como los antioxidantes. Puede alternarse entre verduras crudas y cocidas para abarcar así la mayoría de ellas.

Alimentos proteicos como carne, pescado, huevos o legumbres representan otra porción del plato. Lácteos, frutos secos y alimentos como el tofu son también fuentes de proteínas y pueden contabilizarse como tales.

Por último, el espacio restante se compondrá de alimentos ricos en hidratos de carbono. Pueden estar dentro del plato, como el arroz, la pasta integral, patatas, boniatos, cereales completos o semillas. O también pueden ser acompañantes fuera del plato, como el pan, que se recomienda que sea integral.

En cuanto a la bebida en todas las comidas, la ideal es el agua. El aceite de oliva virgen servirá tanto para cocinar como para aliñar. De postre, se aconseja una pieza de fruta fresca, preferentemente local y de temporada. También puede incorporarse un lácteo –como un yogur natural sin azucarar– que, si se desea, puede tomarse en otro momento del día, como la merienda o a media mañana.

Plato único equilibrado

“Los platos combinados de toda la vida tenían, a veces, salchichas con tomate y huevos fritos, por ejemplo. Era una comida rápida, pero a menudo poco saludable si se abusaba de ella”, recuerda Jesús Román, quien elogia la iniciativa de Calvo de presentar un plato único con equilibrio para comer todos los alimentos necesarios. “Esta iniciativa tiene como objetivo promover recursos para ayudar a la población a comer de forma rápida, fácil y sencilla, y creemos que el plato único es una buena solución. Calvo es un magnífico apoyo para dar a conocer el modelo de Mi plato equilibrado”

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

Nutrición

Comer en familia previene la obesidad infantil

•Un meta-análisis europeo ha investigado la relación entre las comidas familiares y el estado nutricional de 203.706 niños de todo el mundo.

•Los expertos recomiendan jugar a hacer preguntas con los niños sobre los alimentos que están comiendo y advierte que no hay que utilizar la comida para castigar o recompensar.

El “Método Ancla” se basa en la importancia de desayunar, almorzar y cenar en familia y se centra en cómo comer antes de en qué comer.

 Comer de forma regular en familia ayuda a los niños a adoptar hábitos saludables, hábitos que duran hasta la edad adulta y que pueden potencialmente prevenir la obesidad. Estas son las principales conclusiones de un meta-análisis de estudios realizado por investigadores alemanes del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano y de la Universidad de Manheim y que ha sido publicado en la revista especializada Obesity Reviews.

Para llevarlo a cabo los autores han analizado 57 estudios que incluían un total de 203.706 participantes procedentes de todo el mundo. Los científicos analizaron la relación entre las comidas familiares y el estado nutricional de los niños, utilizando mediciones del Índice de Masa Corporal (IMC), el número de porciones de fruta y verduras consumidos por día y la ingesta de refrescos azucarados, comida basura y snacks salados.  Los resultados ofrecieron un IMC y una dieta mucho más saludable en niños que comían frecuentemente en familia, independientemente de la edad y el país de procedencia.

Para Patricia Guzmán, coach personal y creadora del “Método Ancla, un sistema pionero en España para adelgazar basado en la motivación y el amor propio, los resultados de este estudio demuestran “la importancia de la forma de comer al enseñar a los hijos a alimentarse de forma saludable”.

Guzmán acaba de desarrollar un método de coaching personalizado para enseñar a comer bien a los niños españoles. Este sistema se basa en la importancia de desayunar, almorzar y cenar en familia y se centra en cómo comer antes de en qué comer.

Una de las actividades que la experta recomienda mediante este nuevo método es jugar a hacer preguntas con los niños sobre los alimentos que están comiendo. Preguntas sobre quién adivina más ingredientes del plato que están consumiendo, tratar de distinguir sabores y formas o averiguar para qué es saludable ingerir determinados alimentos.

Por otra parte, implicar a los hijos en la elaboración de los alimentos es otra de las actividades recomendadas. “Es una forma de apreciar y entender el proceso de la comida que ayuda a los niños a valorar más lo que comen y que capta su atención”, explica Guzmán.

Y esta coach personal también aconseja en su método tratar de identificar las razones que llevan a un niño a odiar o no gustarle un determinado alimento. “Preguntar si es el sabor, color o textura lo que no les gusta es un modo eficaz de encontrar una alternativa o solución”, afirma la especialista.

No utilizar la comida para recompensar o castigar

Por último, otro punto clave para ayudar a que los niños adopten hábitos saludables por parte de los padres es no utilizar la comida para recompensar o castigar. “El postre no es un castigo ni un premio. Es un alimento parte de su nutrición. Amenazar o recompensar con comida es un error”, concluye Guzmán.

Tanto el estudio llevado a cabo por los investigadores alemanes como el método de coaching de Patricia Guzmán inciden en un hecho fundamental: el comportamiento y la psicología desempeñan un papel fundamental en los hábitos alimenticios de los más pequeños.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

Nutrición

Consejos para que la EPOC no te amargue las fiestas

•Las alteraciones nutricionales son una complicación frecuente en este colectivo de pacientes y afectan principalmente a su capacidad funcional y calidad de vida.
•Estas fiestas coinciden con una época del año de especial vulnerabilidad para descompensaciones por infecciones víricas.
•Consumir dulces y alcohol con moderación, no dejar de comer fruta y salir a pasear después de comer son algunos de los consejos para los pacientes de EPOC en navidad.

El sobrepeso y la desnutrición son una complicación muy frecuente en los pacientes con EPOC. 

Aunque sean fechas navideñas, las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) deben mantener una nutrición equilibrada. Parte de su
tratamiento terapéutico se basa en intentar mantenerse en un peso óptimo, lo que no es fácil en estas fechas festivas que conllevan alteraciones en los hábitos alimentarios. El sobrepeso y la desnutrición son una complicación muy frecuente en los pacientes con EPOC. Afectan principalmente a su capacidad funcional y calidad de vida, además de constituir un indicador pronóstico de morbilidad y mortalidad. Por el contrario, una nutrición equilibrada mejora la funciónrespiratoria, la capacidad de ejercicio y la evolución de la enfermedad
.
“El sobrepeso, además de las alteraciones cardiovasculares, endocrino-metabólicas o el síndrome de apnea del sueño, puede comportar una afectación respiratoria que puede ir desde la simple alteración de la función ventilatoria hasta favorecer la aparición de una insuficiencia respiratoria hipercápnica”, explica la Dra. Cristina Represas Represas del Servicio de Neumología del Hospital Álvaro Cunqueiro (Vigo). “La desnutrición puede generar diversos cambios que afectan a la
respiración como alteraciones en la musculatura respiratoria que se traducen en una menor contractilidad, fuerza y resistencia, con incremento de la fatigabilidad, pero también alteraciones a nivel pulmonar”, añade la experta.

“Ambas situaciones, de no corregirse mediante una nutrición equilibrada y adaptada a cada paciente, pueden favorecer la entrada en un círculo vicioso de inactividad y deterioro clínico”, advierte el Dr. Alberto Fernández Villar, del Servicio de Neumología del Hospital Álvaro Cunqueiro. Además, el neumólogo alerta que “estas fiestas se celebran en una época del año de especial vulnerabilidad para descompensaciones por infecciones víricas”.

5 consejos específicos para las fiestas navideñas
Obviamente, tener EPOC no es impedimento para disfrutar de las fiestas navideñas, pero es necesario “ser más cautos y seguir algunas recomendaciones específicas”, indica el Dr. Fernández Villar. Los neumólogos del Hospital Álvaro Cunqueiro han sintetizado en cinco los consejos para una
nutrición equilibrada en pacientes con EPOC en navidades.

1. Comprar y cocinar la cantidad de comida exacta que se va a comer el día de la celebración, evitando así que estas preparaciones o los dulces navideños sigan presentes en tu mesa durante los días o semanas siguientes.
2. No dejar de comer fruta, y sustituir algunos postres muy calóricos por frutas tropicales o brochetas de fruta, o bien sustituir el azúcar de los dulces por edulcorantes.
3. Controlar la ingesta de alcohol, alternando vino con agua, por ejemplo.
4. Después de una comida navideña, y tras descansar un rato, se puede salir a dar un paseo con  o amigos. También se puede incrementar algo la actividad física en los días previos oposteriores a las fiestas más señaladas en las que es habitual cometer algún exceso y compensar así de alguna form a las calorías extra adquiridas en esos días.
5. Como son frecuentes los traslados a domicilios de familiares o el cambio en los horarios y hábitos rutinarios, es muy importante no olvidarse de la medicación pautada y del adecuado uso de las terapias respiratorias, así como de descansar y dormir el número de horas recomendadas.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

Neumologia obesidad

Cómo disfrutar del running sin sufrir problemas de salud

• De cara a esta popular carrera navideña de San Silvestre Eduardo González Zorzano, experto de Cinfa, ofrece una serie de consejos “para no poner en riesgo la  salud; fundamental tener un plan de entrenamiento y de alimentación”.

· Según el VI Estudio CinfaSalud, avalado por la Sociedad Española de Medicina del Deporte, nueve de cada diez runners españoles no se preparan adecuadamente para correr.

Se acerca el último día del año y miles de corredores por toda España se calzan sus zapatillas de running y comienzan a calentar: se preparan para la San Silvestre, la prueba de 10 kilómetros que, a día de hoy, se celebra en casi todas las capitales españolas para despedir el año. Como en tantas otras carreras, la participación en este evento deportivo navideño aumenta año tras año, paralelamente al incremento en España del número de runners, que, se estima, alcanza ya los 3,14 millones.

Pero, a pesar de la alta penetración de este deporte en nuestro país, nueve de cada diez (93,3%) aficionados españoles no se preparan adecuadamente para correr, según el VI Estudio CinfaSalud: “Percepción y hábitos de los corredores y corredoras españoles”, avalado por la Sociedad Española de Medicina del Deporte (SEMED). Y las consecuencias de esta falta de preparación también pueden medirse en cifras: seis de cada diez (61,8%) corredores de nuestro país han sufrido problemas de salud mientras practicaban su afición en el último año. Estos problemas provocaron, además, un 16,4% de absentismo laboral y académico.

En concreto, el 38% de encuestados padeció una lesión muscular –sobre todo en pierna, rodilla y tobillo-, el 23,1%, dolores de cabeza fuertes y uno de cada diez sufrió fracturas y esguinces (11,9%), mareos o desmayos (9,8%) y palpitaciones (8,9%). Como explica Eduardo González Zorzano, experto del Departamento Médico de Cinfa, “al correr, todo el cuerpo se pone en marcha: más de doscientos músculos y numerosos huesos y articulaciones se coordinan entre sí, al tiempo que el sistema respiratorio y el corazón trabajan a toda máquina”. Por ello, desde Cinfa, detallan diez claves para que los runners se aseguren de que su estado de salud les permite participar sin riesgos cualquier tipo de prueba:

Diez consejos para correr sin riesgos:

1. Corre con cabeza. No pierdas de vista tus motivaciones y plantéate objetivos realistas, que debes ir cumpliendo o aumentando de manera gradual.

2. Antes de empezar, chequea tu salud. Acude a la consulta de un especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte, que se encargará de comprobar tu estado de salud general y te realizará pruebas de esfuerzo.

3. Sigue un plan de entrenamiento personalizado. Antes que buscarlo en Internet o en revistas especializadas, lo ideal es acudir a un entrenador formado, que programará el plan más adecuado para tu caso y propósitos.

4. No sin calentar. Y tampoco sin estirar, pues ambas precauciones son esenciales para reducir el riesgo de lesiones: los calentamientos previos permiten a tu cuerpo aumentar la temperatura y prepararse para el ejercicio, y los estiramientos posteriores son clave para aliviar la tensión en músculos y tendones.

5. Respeta los días de descanso. Además de no correr los días de la semana establecidos en tu plan de entrenamiento, debes dormir entre siete y nueve horas diarias.

6. Sigue una dieta rica en hidratos de carbono. Consume todos los tipos de alimentos, pero con predominio de aquellos que contengan hidratos de carbono, presentes en la pasta, el pan, las harinas y los cereales. Así lograrás mantener los depósitos de glucógeno de tu organismo lo más llenos posibles.

7. Hidrata tu cuerpo. Sobre todo, antes, durante y después del ejercicio, cuando perdemos una gran cantidad de agua y electrolitos a través del sudor.

8. Los suplementos nutricionales, tus aliados. Para evitar la deshidratación, preparar el cuerpo para la carrera y ayudar al músculo a recuperarse después, los suplementos nutricionales pueden resultar de gran ayuda. Escoge siempre productos de máxima calidad y seguridad, con el asesoramiento de tu farmacéutico o médico especialista.

9. Mima tus pies. Lávalos y sécalos bien todos los días, hidrátalos al menos dos veces a la semana y córtate correctamente las uñas. Y ve al podólogo para tratar problemas como callos y durezas.

10. Elige las zapatillas más adecuadas para ti. Es importante que su amortiguación sea la adecuada para tu peso y que su ergonomía esté adaptada a tu manera de pisar.

Tres de cada cuatro corredores no se han hecho nunca una prueba de esfuerzo

Pese a la importancia de estas medidas preventivas, el estudio revela que tres de cada cuatro aficionados al running (75,1%) no se han hecho nunca una prueba de esfuerzo, precaución sobre la que tampoco se muestran concienciados cuatro de cada diez (40,8%) corredores de maratón.

Además, uno de cada dos (48,5%) encuestados no calienta antes de correr ni estira después, tres de cada cuatro (77%) corren sin un plan de entrenamiento regular y el 86% no sigue un plan de alimentación adaptado a su práctica deportiva de manera habitual.

Una media de cinco carreras al año

De acuerdo con el estudio, el 63% de los aficionados a este deporte en nuestro país son hombres y el 37%, mujeres. Corren a la semana una media de 3 horas 22 minutos y más de la mitad (53%) sale tres o más veces semanales. Además, compiten en una media de cinco carreras al año.

Como conclusión, el experto de Cinfa indica que “las exigencias de la actividad física pueden alcanzar gran intensidad, sobre todo cuando se participa en una carrera. Aun así, es posible disfrutar del running sin sufrir lesiones u otros problemas de salud. Es suficiente con, además de correr con los pies, hacerlo con cabeza, es decir, con sentido común y siguiendo unas mínimas precauciones”, concluye

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

Sin categoría

La dieta, clave para reducir hasta el 50% el cáncer gástrico

 

• Una dieta correcta, no sufrir obesidad, no consumir alcohol ni tabaco y hacer ejercicio físico podría prevenir también hasta en un 37% las posibilidades de sufrir cáncer colorrectal y en un 27% el de mama

•El excesivo consumo de carne roja no solo podría influir en el desarrollo de cáncer colorrectal, sino que también aumenta el riesgo del de páncreas, esófago y pulmón

• La nutrición es importante en el cáncer de mama, pudiendo reducir en torno a un 15% de los casos; de hecho el consumo de cereales integrales y fibras disminuye el riesgo de sufrirlo, mientras que el alcohol y la obesidad lo aumentan

•· Según los profesionales, el carcinoma papilar (un tipo de cáncer de tiroides) está sobrediagnosticado. En torno a un 98% de los microcarcinomas papilares son poco activos, apenas son agresivos, no van presentar complicaciones y no se van producir metástasis

•· El sobrediagnóstico de este tipo de cáncer puede repercutir de manera negativa en el paciente, no por la agresividad del tumor, sino por la ansiedad e incertidumbre que puede acarrear el propio término y las connotaciones de esta enfermedad

 

El cáncer gástrico que, a pesar de que tiene una incidencia menor, suele tener peor pronóstico.

El cáncer es una enfermedad multicausal y muchos de estos factores están relacionados con el estilo de vida (seguir una dieta correcta, no sufrir obesidad, no consumir alcohol ni tabaco y hacer ejercicio físico semanalmente), cuestiones modificables que pueden condicionar o no su desarrollo. Un claro ejemplo de estos factores es la nutrición, “cuidando la dieta no eliminas la posibilidad de sufrir cáncer, pero sí que la reduces”, comenta el doctor Carlos Albert González, investigador emérito de la Unidad de Nutrición y Cáncer del Instituto Catalán de Oncología, en el marco del 59 Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), celebrado estos días en Barcelona.

En este sentido, el doctor señala que seguir unos hábitos de vida saludables: “Reduce en un 37% las posibilidades de sufrir cáncer colorrectal, en un 27% el de mama y en un 51% el cáncer gástrico”. Según el experto, hay que destacar que la nutrición tiene un papel clave en este sentido, siendo la dieta mediterránea un patrón alimenticio a seguir.

De hecho, y tal y como ha explicado el profesional, hay alimentos que han mostrado una influencia más directa en la prevención o en el desarrollo de diferentes tipos de cánceres: “Podemos señalar que el consumo en exceso de carnes procesadas es un cancerígeno reconocido para los tumores de colon y recto y se perfila como un cancerígeno en los casos de cáncer de estómago y de páncreas. En el caso de las carnes rojas existe, desde hace un tiempo, bastante acuerdo entre la comunidad científica sobre su influencia en el desarrollo de cáncer colorrectal, pero, actualmente, se ha sabido que aumenta también el riesgo de cáncer de páncreas, de esófago y de pulmón”, afirma.

Por otro lado, en cuanto a los tumores más vulnerables al tipo de alimentación son el colorrectal que es, a su vez, uno de los que más incidencia presenta; el cáncer gástrico que, a pesar de que tiene una incidencia menor, suele tener peor pronóstico; los de esófago; y los de mama. “En esta última tipología, que tiene una incidencia muy alta, podemos observar que la nutrición es importante, pudiendo reducir en torno a un 15% de los casos”, advierte el profesional.

Otro de los aspectos que resalta el doctor González es que a pesar de que la intensidad de aumento de riesgo r condicionado por la alimentación es pequeño, “el riesgo atribuible asociado a la exposición es mayor dado que prácticamente el 100% somos consumidores de estos productos” y añade que, a pesar de que España ha sido siempre un referente para la dieta mediterránea, “desde hace años se ha ido abandonando este hábito y el registro de casos ha ido aumentando consecuentemente”.

Asimismo, el investigador señala que también existen grupos de alimentos que reducen el riesgo de sufrir enfermedades oncológicas. “En el caso de las hortalizas, está demostrado que disminuyen los tumores colorrectales, los de faringe-laringe, el de hígado y el de pulmón. Las frutas son beneficiosas para la prevención de los casos de colorrectal, faringe laringe y mama. Y recientemente se ha conocido que las fibras y cereales integrales reducen el riesgo de los casos de mama”

Por último, el doctor González, hace hincapié en que no existe ni dietas, ni alimentos milagrosos que puedan curar el cáncer, “pero sí es cierto que seguir una dieta saludable y evitar el aumento de peso, puede evitar una recurrencia o mejorar su pronóstico”.

El cáncer de tiroides, un tumor sobrediagnosticado

Este tipo de cáncer tiene a su vez varias clasificaciones: carcinoma papilar, folicular, medular y anaplásico. Tal y como explicar el doctor Juan Carlos Galofré, coordinador de área de Tiroides de la SEEN: “En el caso de los papilares, el pronóstico es muy bueno, en cambio, en los anaplásicos el paciente suele fallecer en los meses siguientes al diagnóstico”.

Así, durante el Congreso, se han presentado los aspectos más destacados en cáncer de tiroides en el último año, haciendo especial hincapié en el sobrediagnóstico de los carcinomas papilares. El doctor Galofré señala que el cribado mediante ecografías tiroideas para el diagnóstico de tumores de muy pequeño tamaño (los microcarcinomas) es polémico porque se pueden detectar muchos cánceres, “y la experiencia enseña que en torno a un 98% de los casos son poco activos, apenas son agresivos, no van presentar complicaciones, y no van desarrollar metástasis”. En este sentido, el profesional comenta que su diagnóstico muchas veces puede repercutir de manera negativa en el paciente: ”Y no por la agresividad del tumor, sino por la ansiedad e incertidumbre que puede acarrear el propio término y las connotaciones de esta enfermedad”

De hecho, una de las principales cuestiones que se plantean los profesionales es: ¿Qué podemos y debemos hacer para no sobrediagnosticar los microcarcinomas papilares de tiroides? La respuesta del Dr. Galofré es: “No realizar biopsias en nódulos tiroideos más pequeños de un centímetro y, en el caso de su identificación, llevar un seguimiento para ver su evolución y si crece estaría indicada la biopsia”.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

cancer Nutrición obesidad

El 85% de los trastornos de alimentación aparecen entre los 14 y 18 años

•Las mujeres sufren 10 veces más este tipo de trastorno que los varones

· La prevalencia de la anorexia es de entre el 2,2 y 3,6% mientras que la de la bulimia es de entre 1,3 y 2% de la población.

El perfil del paciente con bulimia nerviosa es una mujer, adolescente, con peso normal o sobrepeso y con baja autoestima.

La anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa son trastornos alimentarios que se caracterizan por alteraciones en la alimentación relacionadas con la distorsión de la imagen corporal. Se asocian con una sobrevaloración de la forma corporal y el peso.

La anorexia nerviosa se caracteriza por la negativa a mantener un peso mínimo normal que conduce a una malnutrición progresiva. Se puede dividir en dos subtipos:

· Restrictivo (asociado o no al ejercicio compulsivo): para perder peso restringen de forma muy importante la ingesta de alimentos;

· Purgativo: presenta periodos de ingesta incontrolada, que son compensados por el vómito autoinducido, laxantes o diuréticos.

La doctora Mª Angustias Salmerón, colaboradora de la SEPEAP, hace un perfil de estos pacientes: “Suelen ser mujeres, adolescentes, delgadas, con excesiva preocupación por su imagen corporal y la comida”. Los rasgos de personalidad más frecuentes son:

1) muy perfeccionistas y con gran nivel de autoexigencia;

2) negación del hambre;

3) inmadurez afectiva y en las relaciones de pareja;

4) fuerte dependencia de su entorno; y

5) aislamiento social.

La bulimia nerviosa y el Trastorno de Atracones se caracterizan por episodios frecuentes de ingesta excesiva de comida en un corto periodo de tiempo, en el caso de la Bulimia, se siguen de conductas compensatorias (como las purgas) para contrarrestar el aporte calórico extra. En el Trastorno de Atracones, como no hay conductas compensatorias de forma regular, normalmente tienen sobrepeso u obesidad.

El perfil del paciente con bulimia nerviosa es una mujer, adolescente, con peso normal o sobrepeso y con baja autoestima. Tienen una preocupación excesiva por la alimentación, suelen tener ciclos de dietas extremas y ayuno a lo largo de su vida. No suelen comer en público y suelen hacer una actividad física irregular, al igual que la alimentación “en atracones”.

Determinadas enfermedades que afectan a la imagen corporal (diabetes, fibrosis quística, obesidad, etc.) y algunos trastornos mentales (trastornos de ansiedad y depresión) predisponen a los trastornos del comportamiento alimentarios

Características de los pacientes que sufren estas enfermedades:

• Se estima prevalencia real de los trastornos del comportamiento alimentarios en un 2,2-3,6% en la Anorexia y en un 1,3-2,0% en la Bulimia.

• Sexo: la relación hombre/mujer para los trastornos del comportamiento alimentarios es de 1/10.

• Edad de inicio: el 85% de los casos aparece entre los 14 y los 18 años, aunque puede iniciarse a cualquier edad. En los últimos años, la edad de inicio está disminuyendo progresivamente.

• Profesión: las deportistas de alto rendimiento, bailarinas profesionales y modelos son de alto riesgo para desarrollar estos trastornos.

• Determinadas enfermedades que afectan a la imagen corporal (diabetes, fibrosis quística, obesidad, etc.) y algunos trastornos mentales (trastornos de ansiedad y depresión) predisponen a los trastornos del comportamiento alimentarios.

El tiempo medio de evolución de la enfermedad es de 4 años, cursando de forma episódica con gran influencia en las recaídas de los acontecimientos vitales estresantes. La bulimia nerviosa tiene un mejor pronóstico.

El pronóstico es variable, la enfermedad puede durar mucho tiempo, con una evolución episódica y fluctuante asociada a los eventos estresantes de la vida. De forma general, la mitad de los pacientes con trastornos alimentarios evolucionan favorablemente y de la otra mitad, el 30% sigue presentando algún síntoma y el 20% restante tiene mala evolución.

Concretamente, entre un 25% y un 50% de los pacientes con bulimia nerviosa que son capaces de participar en el tratamiento se curan; la anorexia nerviosa tiene peor pronóstico, sobre todo, si se asocia a conductas autolesivas. La mortalidad de la anorexia nerviosa está entre un 2% y un 8%, de forma que sería la enfermedad psiquiátrica más letal.

Los trastornos del comportamiento alimentario tienen una alta probabilidad de recuperación en los primeros 10 años del inicio de la enfermedad, en la anorexia nerviosa la posibilidad de recuperación disminuye al aumentar el tiempo de evolución de la enfermedad, siendo un factor de mal pronóstico la anorexia nerviosa prolongada.

Entre un 25% y un 50% de los pacientes con bulimia nerviosa que son capaces de participar en el tratamiento se curan

Los factores conocidos que predicen un peor pronóstico son:

1) las conductas purgativas;

2) la falta de respuesta al tratamiento en enfermedades de larga evolución;

3) peso mínimo alcanzado muy bajo;

4) trastorno obsesivo compulsivo;

5) relación familiar patológica;

6) comorbilidad; y

7) visitar páginas web que fomentan estas conductas y llamadas “pro-ana” ó “pro-mía”.

La doctora Salmerón recalca “La prevención es la labor fundamental del pediatra, se debe de sospechar ante una conducta anómala y se debe de incluir en las revisiones periódicas de salud. Para la detección precoz, es esencial que los profesionales sanitarios realicen preguntas para descartar Trastorno de Conductas Alimentarias en la consulta, especialmente en las revisiones periódicas de salud del niño y adolescente”.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

Mujer mujeres Nutrición Psicología

Un veneno llamado grasas trans

• De acuerdo a la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN),no es importante solo la cantidad de grasas que consumimos, sino también la calidad.

• Leer el etiquetado nutricional de los alimentos es importantísimo para poder elegir aquellos que contengan menos grasas saturadas y parcialmente hidrogenadas o trans.

• Entre el 15-20% de la ingesta calórica diaria total debe provenir de las grasas monoinsaturadas, entre un 6-10% de las grasas poliinsaturadas, el 9-10% de las grasas saturadas y menos del 1% de las grasas trans.

• Las grasas alimentarias son mucho más que una fuente de energía, son un nutriente esencial e imprescindible para la vida.

Debemos reducir el consumo de grasas saturadas porque están directamente relacionadas con el aumento de colesterol en sangre, el desarrollo de ateroesclerosis y el aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular.

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) recomienda que el consumo de grasa no supere el 30-35% de las calorías consumidas. “Para una dieta media de 2.000 Kcal, el contenido calórico procedente de las grasas sería de aproximadamente 600-700 Kcal, lo equivalente a una toma diaria de aproximadamente 70-78 g de grasas”, explica Emilia Cancer, del área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

Pero, además, no es importante solo la cantidad de grasas que consumimos, sino también la calidad porque ambos factores determinan su efecto sobre la salud. “No debemos exceder las recomendaciones sobre el porcentaje de grasa en nuestra alimentación porque nos producirá sobrepeso y obesidad. Por otro lado, no debemos consumir grasas trans, y debemos reducir el consumo de grasas saturadas porque están directamente relacionadas con el aumento de colesterol en sangre, el desarrollo de ateroesclerosis y el aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular, que es la principal causa de morbi-mortalidad en España”, apunta la experta de la SEEN.

Diferentes tipos de grasas

Las grasas que consumimos proceden principalmente de diversos alimentos de origen animal y vegetal, donde se encuentran en diferentes proporciones, pero, advierte la doctora Cancer, no todas ellas son igual de necesarias.

Grasas saturadas

Se encuentran en alimentos de origen animal, como carnes, embutidos, leche y sus derivados; y en aceites de origen vegetal, como los aceites de coco o de palma, que se consumen a través de bollería industrial, aperitivos salados y productos transformados, principalmente.

“El consumo de grasas saturadas favorece un aumento de los niveles de colesterol en sangre, en concreto del LDL colesterol, también llamado colesterol ‘malo’”, advierte la doctora Cancer, que indica que los alimentos ricos en grasas saturadas deben formar parte del vértice de la pirámide de la alimentación saludable y, por lo tanto, solo deberían consumirse de forma esporádica, ya que no debe superar el 9-10% de la ingesta calórica diaria total.

Grasas insaturadas  

Estas grasas se encuentran en alimentos de origen vegetal, como los aceites vegetales: aceite de oliva, girasol o maíz. A su vez, se clasifican en:

Grasas monoinsaturadas: El ácido graso monoinsaturado por excelencia es el ácido oleico, presente especialmente en el aceite de oliva, donde puede alcanzar hasta un 75-80% de su contenido. “También lo encontramos en el aceite de colza, las aceitunas, el aguacate, y, en menor cantidad, en algunas carnes, en el aceite de girasol y en los frutos secos como las nueces o almendras”, aclara la experta de la SEEN.

La ingesta elevada de grasas saturadas y grasas trans está vinculada al aumento de la mortalidad de la población general

Estas grasas representan el mayor porcentaje recomendable de consumo, entre el 15 y el 20% del total.

Grasas poliinsaturadas: existen tres familias: los omega 3, 6 y 9. La mayoría de estos ácidos grasos pueden ser sintetizados a partir de los hidratos de carbono de la dieta. La recomendación de ácidos grasos poliinsaturados en una dieta saludable es del 6-10% de las calorías totales.

Grasas trans: Estas grasas se forman a partir de ácidos grasos insaturados que se hidrogenan parcialmente, lo que da lugar a grasas más sólidas, más plásticas y más estables. La mayor parte de las grasas trans se producen durante la elaboración de las margarinas y grasas de repostería, como resultado de la hidrogenación parcial o total de aceites vegetales o de pescado insaturados.

“El consumo de ácidos grasos trans provoca en el organismo un efecto más negativo que la grasa saturada, ya que aumenta los niveles de LDL colesterol y triglicéridos y también reduce HDL colesterol en sangre, también llamado colesterol ‘bueno’, favoreciendo el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares”, alerta. Por ello, se debe mantener una ingesta lo más baja posible, por lo que se recomienda consumir menos del 1% de las calorías totales de la dieta.

Consumo de grasas: pros y contras para la salud

Las grasas alimentarias son mucho más que una fuente de energía. Además de dotar de palatabilidad a los alimentos haciéndolos más sabrosos, a día de hoy, afirman desde la SEEN, son un nutriente esencial e imprescindible para la vida, pero su consumo debe hacerse en los niveles adecuados para prevenir la aparición de enfermedades.

Recientes estudios muestran que la ingesta elevada de grasas saturadas y grasas trans está vinculada al aumento de la mortalidad de la población general, el consumo excesivo de grasas saturadas se asocia con un aumento del 8% en la mortalidad total, y el elevado consumo de grasas trans lleva a un aumento de la mortalidad del 13%. Por el contrario, el aumento del consumo de ácidos grasos poliinsaturados y ácidos grasos monoinsaturados se asocian con reducciones del 19% y el 11% en la mortalidad, respectivamente. Además, la sustitución del 5% de calorías de grasas saturadas por calorías de ácidos grasos poliinsaturados y ácidos grasos monoinsaturados se vincula con reducciones de la mortalidad del 27% y el 13%, respectivamente.

Algunos consejos para reducir el consumo de grasa menos saludable

Según aconsejan desde la SEEN, una forma fácil para reducir la grasa menos saludable en la dieta es comer una mayor proporción de alimentos de origen vegetal, como aceite de oliva, semillas de sésamo, girasol o lino, y frutos secos; y de pescados, que aportan grasas insaturadas. Cocinar y preparar los alimentos con poca grasa y alternar métodos de cocinado priorizando el hervido, plancha, vapor, grill, horneado o papillote de los alimentos frente al frito o asado es otro consejo. “Leer el etiquetado nutricional de los alimentos es importantísimo para poder elegir los alimentos que contengan menos grasas, menor contenido de ácidos grasos saturados y los que no contengan grasas parcialmente hidrogenadas o grasas trans”, finaliza la experta de la SEEN.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

endocrinología Nutrición