Alimentos altos en calorías que no debes eliminar de tu dieta

 •Los frutos secos, el aguacate, el chocolate (negro), la miel y el aceite de oliva son alimentos, de los que no debemos prescindir en nuestro día a día.

 •Lo más importante es seguir una dieta sana, variada y equilibrada, sin temor a introducir ningún alimento, pero siempre con moderación.

 • Para la Dra. Sònia Cibrián, especialista en Nutrición de mediQuo“un alimento que aporte calorías elevadas puede también ser saludable, por lo que su consumo moderado puede ser beneficioso para la salud”.

Todos los alimentos son necesarios en nuestra dieta con el fin de que nuestro organismo pueda funcionar correctamente, incluso los de alto aporte calórico

¿Qué haces comiendo eso? Es malo, engorda, te va a sentar fatal… ¿Quién no ha oído alguna vez algo así? Llevar una alimentación saludable, no quiere decir que haya que renunciar a esos caprichos que tanto nos hacen disfrutar. Todos los alimentos son necesarios en nuestra dieta con el fin de que nuestro organismo pueda funcionar correctamente, incluso los de alto aporte calórico. De hecho, siempre que se tomen con moderación, no tienen por qué hacernos sentir mal cuando probamos un bocado.

Según la DraSònia Cibrián, especialista en Nutrición de mediQuo una App de chat médico 24 horas, los 7 días de la semana, “es importante conocer el aporte calórico que tienen ciertos alimentos, para no tener que renunciar a ellos. Un alimento que aporte calorías elevadas puede también ser saludable, por lo que su consumo moderado puede ser beneficioso para la salud”.

La especialista en Nutrición  analiza 5 alimentos que, a pesar de ser altos en calorías, no debemos eliminar de la dieta:

§  Frutos Secos: unos 100gr. de frutos secos aportan unas 600kcal, pero también omega3, fibra, proteínas, vitamina E y selenio. Por ello, es recomendable tomar un pequeño puñado, 6-8 nueces o almendras, a media mañana o para merendar para aprovechar todos sus beneficios sin excederse con las calorías. Además, las personas que consumen frutos secos regularmente en su dieta tienen menos riesgos de desarrollar enfermedades cardiovasculares y coronarias, según un informe presentado en Journal of the American College of Cardiology,una de las principales revistas de Cardiología.

§  Aguacate: aporta unas 230kcal. por cada 100gr. Es un alimento rico en ácidos grasos saludables, ácido fólico y potasio, por lo que es ideal para deportistas. Asimismo, algunas investigaciones revelan que ingerir el potasio que contiene el aguacate, por cada 100 gramos, es recomendable para reducir aquellas enfermedades relacionadas con la presión arterial como, por ejemplo los infartos. Y ¿cuándo es mejor tomarlo? La Dra. Cibrián afirma que una buena opción es incluir media pieza en el desayuno o en la comida.

§  Aceite de oliva: con 899 kcal. cada 100gr. es uno de los alimentos más calóricos, aunque saludable. No hay que apartarlo ni eliminarlo de la dieta, pero sí que hay restringir su consumo a 2-4 cucharas al día y, preferiblemente, en crudo.

§  Chocolate negro: aporta 540 kcal. por cada 100gr. Su contenido en diversas vitaminas y proteínas hace que sea un buen complemento en dietas hipocalóricas en momentos de “debilidad”, eso sí, en pequeñas porciones. Además, hay estudios que afirman que es beneficioso para la salud del corazón y ayuda a activar el metabolismo.

§  Miel: este endulzante natural aporta 320 kcal. por cada 100gr. Aunque su índice glucémico es inferior al del azúcar, hay que considerar el elevado aporte energético que conlleva para nuestro organismo. De hecho, algunos informes señalan que ayuda a activar el cerebro y a combatir la demencia. Al ser un alimento muy dulce hará que consumamos menos calorías, ya que con una pequeña cantidad será más que suficiente.

En definitiva, “lo más importante es seguir una dieta sana, variada y equilibrada, sin temor a introducir ningún alimento en nuestra dieta, pero siempre con moderación”, incide la doctora Cibrián.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

Nutrición

Los alimentos antiprogreso, un peligro para la salud

• El presidente de la Asociación de Microbiología y Salud (AMYS), el doctor Ramón Cisterna, advierte sobre las consecuencias de creer que lo “natural” supera los beneficios de los alimentos procesados.

• El agua “cruda” puede contener microrganismos que conllevan el riesgo de infección y minerales que pueden ser tóxicos para el ser humano.

• La potabilización del agua y el procesamiento de alimentos han permitido, junto a las vacunas, el aumento de la supervivencia de la especie humana, según esta asociación.

la potabilización, la pasteurización y el procesamiento general de alimentos junto  a las vacunas, son uno de los principales factores que han permitido el aumento de la supervivencia en la especie humana

La tendencia en auge en algunos países industriales de consumir los denominados alimentos antiprogreso supone una amenaza para la población, según el presidente de la Asociación de Microbiología y Salud (AMYS), el doctor Ramón Cisterna, quien advierte que esta moda es “un verdadero riesgo para la salud de las personas”.

Los alimentos antiprogreso son aquellos que no han sido tratados o procesados. Las personas que optan por su consumo renuncian a procedimientos de higienización por la falsa creencia de que lo “natural” supera los beneficios de los alimentos tratados. En algunas zonas de Estados Unidos esta tendencia se ha extendido hasta el punto de que sus seguidores consumen agua que no ha sido sometida a ningún proceso ni control sanitario. “El agua sin procesar contiene microorganismos que pueden producir infecciones y algunos minerales que pueden ser tóxicos, lo que reduce las condiciones de seguridad”, explica el presidente de la AMYS y añade: “bacterias como E.coli, Salmonella, protozoos como Giardia y amebas pueden producir infecciones gastrointestinales de distinto nivel y gravedad”.

Para este especialista, el perfil de las personas que optan por el consumo de estos alimentos tienen la falsa creencia de que contienen minerales beneficiosos para la salud de la persona, pero realmente estas sustancias pueden obtenerse por otras vías, ya que están presentes en otros alimentos, sin necesidad de ponerse en riesgo: “Algunos piensan que con esta práctica mejoran su sistema inmune, pero en realidad nada de esto está demostrado, lo que sí está claro es que los beneficios se mantienen en el agua tratada y que la aparición de procesos infecciosos tras consumir agua no potable o alimentos no procesados es evidente”.

El doctor Cisterna defiende la necesidad de informar a la población de las consecuencias del consumo de los alimentos antiprogreso y de la importante contribución que ha hecho la potabilización, la pasteurización y el procesamiento general de alimentos: “Junto a las vacunas, son uno de los principales factores que han permitido el aumento de la supervivencia en la especie humana”

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

infecciones Nutrición

Las claves para sobrellevar el cambio horario estacional

• Levantarse antes el domingo y comer alimentos ricos en triptófano, algunas de las pautas para llevar mejor el cambio de hora

• Escoger los alimentos adecuados y controlar los tiempos de sueño ayudarán a que nuestro organismo se adapte de forma rápida y asintomática al nuevo horario de verano

El cambio de hora suele generar durante los primeros días un impacto en nuestro organismo.

En la madrugada de este sábado 25 de marzo adelantamos nuestros relojes una hora, por lo que a las 2:00 serán las 3:00. Esta modificación horaria, que se aplica fundamentalmente como medida de ahorro energético, suele generar durante los primeros días un impacto en nuestro organismo, potenciando la aparición de síntomas como la fatiga, el cansancio, la dificultad para conciliar el sueño y, en ocasiones, la ansiedad.

Desde Super Premium Diet, el servicio de asesoramiento nutricional en farmacias del Grupo NC Salud, encuentra en la alimentación a uno de los recursos más potentes con los que contamos para evitar que los cambios horarios y de luz afecten de manera negativa a nuestra salud. Por ello, ofrece una serie de pautas sobre lo que sí debemos hacer y lo que no, tanto a nivel alimenticio como de hábitos rutinarios, para que nuestro organismo se adapte adecuadamente al nuevo horario de verano.

Decimos sí a…

levantarse antes el domingo: al adelantar el reloj en una hora, nuestro domingo contará con 23 horas, lo que suele repercutir en una reducción de las horas de descanso. Intentar levantarnos un poco antes de lo habitual este día, hará que lleguemos más cansados a la noche y ayudará a que nos cueste menos levantarnos el lunes, mejorando el descanso.

…la fórmula Vitamina C + magnesio: durante los días siguientes al cambio de hora, es muy recomendable ingerir por la mañana frutas con vitamina C, como la fresa, el kiwi o la naranja, que nos ayudarán a mantenernos despiertos. Por la tarde, apostaremos por aquellos frutos ricos en magnesio, como el plátano, la nuez o la avellana, pues este mineral actúa como relajante muscular y nos prepara para el momento de irnos a dormir.

… los alimentos con triptófano: como las legumbres, los frutos secos, la carne, la avena, etc, aliados para regular los ciclos del sueño y mantener un buen estado anímico. Lo logran gracias al triptófano, un aminoácido esencial que aumenta los niveles de serotonina y melatonina, siendo ésta última la hormona que regula nuestro sueño de una forma natural.

… mantener el horario de las cenas: Durante los primeros días, no llegaremos con el mismo hambre que antes a nuestra hora de la cena porque estaremos ingiriendo alimentos antes de lo que acostumbramos, pero debemos mantener la cena a su misma hora, para evitar desórdenes alimenticios e irnos a dormir con sensación de pesadez o molestias. Nos ayudará apostar por platos ligeros, con verduras y frutas como protagonistas.

Los alimentos con triptófano: como las legumbres, los frutos secos, la carne, la avena, etc, aliados para regular los ciclos del sueño.

 

Evitaremos por unos días…

… siestas prolongadas: a pesar de tratarse de una práctica muy usual y saludable en el día a día de gran parte de la población, cuando se provocan estas modificaciones en el sueño es importante controlar que las siestas no superen la media hora, ya que no harían más que aumentar el descontrol horario de nuestro organismo y su cansancio, logrando el efecto contrario al perseguido.

… comidas ricas en grasas: especialmente por la noche. Alimentos como los embutidos, quesos curados, salsas y frituras suelen desencadenar episodios de acidez de estómago que dificultarán la calidad de nuestro sueño y causaran sensación de pesadez e incomodidad a la mañana siguiente.

… acostarnos inmediatamente después de cenar: pues potencia la subida del contenido ácido del estómago al esófago, provocando síntomas como el ardor o las náuseas. Para aquellas personas que afirman cenar justo antes de ir a dormir para evitar sentir hambre durante la noche, se les recomienda que realicen la cena dos horas antes de acostarse y que, justo antes de irse a la cama, tomen una fruta o un yogurt natural desnatado para frenar esa sensación de hambre mientras descansan.

“Con esta serie de recomendaciones, que van orientadas a establecer unos hábitos horarios de alimentación y descanso, lograremos equilibrar la rutina organismo ante alteraciones externas, así como educar a nuestro sistema digestivo, que aprenderá a demandar nutrientes de forma equitativa y coordinada. Debemos acostarnos, además, en un estado de relajación mental que nos permita descansar adecuadamente, para lo que pueden ayudarnos las infusiones o los suplementos alimenticios naturales”, explica Carlos Fernández, Director Médico de Grupo NC Salud.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

Nutrición

La sal, esencial para la vida humana pero con moderación

“Los españoles consumimos 9,7 gramos de sal diarios, el doble de la cantidad recomendada”, alertan los expertos;  la OMS aconseja que el  consumo medio de sal sea de 5g diarios, lo equivalente a una cucharada de café; o a 2g de sodio al día.

• Se considera que un alimento contiene mucha sal si aporta más de 1,25g por cada 100g, o poca sal si aporta menos de 0,25g por cada 100g.

• Hasta el 72% de la sal que consumimos proviene de alimentos procesados, especialmente de embutidos, pan, quesos y platos preparados.

• Para conocer la cantidad de sal presente en los alimentos envasados se aconseja leer siempre el etiquetado nutricional.

En España, los datos publicados por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) sobre el consumo de sal de la población española, indican que se ingieren 9,7g de sal al día, cifra muy superior a la recomendada.

El Cloruro de Sodio es esencial para la vida humana. Mantiene el balance de líquidos en el organismo; y hace que circulen la sangre y los fluidos extracelulares. Además es básica para sostener funciones primarias como respirar o digerir.  Cada uno de nosotros porta aproximadamente un cuarto de kilo de Sal en el organismo. Su ausencia produce apatía, debilidad, desvanecimiento, anorexia, baja presión arterial, colapso circulatorio, shock e incluso la muerte.

Por eso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras instituciones sanitarias internacionales recomiendan para la población adulta en general con una vida sana y sin esfuerzos prolongados el consumo medio de 5g de sal al día, “lo que equivale a una cucharadita de café o a 2g de sodio al día, y que se garantice que sea sal yodada”, apuntan los doctores Emilia Cancer y Francisco Botella, miembros del área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

En España, los datos publicados por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) sobre el consumo de sal de la población española, indican que se ingieren 9,7g de sal al día, cifra muy superior a la recomendada. “En concreto, el 87,5% de la población ingiere más de 5g de sal al día, el 20% de la sal ingerida se añade en el cocinado-mesa, el 72% de la sal ingerida proviene de alimentos procesados (sal oculta), especialmente embutidos, pan y panes especiales, quesos y platos preparados. Además, hay documentos que señalan que los españoles no saben qué sal compran (si sal marina, yodada, etc.), por tanto no se utiliza de forma universal la sal yodada”, alertan desde la SEEN.

Como explican los expertos, podemos dividir la sal que consumimos en ‘visible’ e ‘invisible’. En contraste con la creencia popular de que la sal añadida durante el cocinado y condimentado de los platos (la sal ‘visible’) constituye el mayor porcentaje del consumo de sal, esta representa solo el 20%. La sal ‘invisible’, la que proviene de los alimentos, corresponde al 80% del consumo total de sal. Dentro de esta sal se encuentra la presente de forma natural en los alimentos, un 8-10% del consumo de sal total, y la sal añadida en los alimentos procesados (platos preparados, snacks, pan, quesos, cereales…), entre un 70-72% del consumo de sal en la dieta. Esta sal añadida en los procesados, al igual que la ‘visible’, es la que se puede reducir, opinan los especialistas de la SEEN.

sancks

Existen estudios que prueban la relación entre el consumo de sal en exceso y las enfermedades cardiovasculares, y existe también una asociación epidemiológica con otras enfermedades como la osteoporosis o determinados tipos de cáncer.

Cantidades de sal de los alimentos

De acuerdo a la Sociedad, en general se considera que el alimento contiene mucha sal si aporta más de 1,25g por cada 100g, o poca sal si aporta menos de 0,25g por cada 100g.

Para conocer la cantidad de sal presente en los alimentos envasados y poder elegir así la opción más saludable debemos leer siempre el etiquetado nutricional, aconsejan desde la SEEN. Si en el etiquetado aparece referido el contenido en sodio del alimento, podemos calcular su contenido en sal multiplicando los gramos de sodio por 2,5. “Así pues, un alimento que contiene 0,19g de sodio por 100g, tiene de contenido de sal por 100g: 0,19×2,5 =0,475g. En este caso el producto tendría un contenido medio de sal”, explican desde la SEEN.

El consumo excesivo de sal y los problemas de salud derivados

La sal es indispensable para la vida, ya que es la mayor fuente de sodio de nuestra dieta, representando más del 90%, pero también parece tener un efecto perjudicial para la salud si se consume en exceso. “Existen estudios que prueban la relación entre el consumo de sal en exceso y las enfermedades cardiovasculares, y existe también una asociación epidemiológica con otras enfermedades como la osteoporosis o determinados tipos de cáncer”, advierten los doctores Cancer y Botella.

Estrategias para reducir el consumo de sal

Desde hace unos años, España se ha adherido al Plan Nacional de Reducción de la Sal de la Unión Europea. Este plan incluye estudios para conocer el consumo de sal en la población española y las principales fuentes de sal, la aplicación de acciones de sensibilización pública y la promoción de la educación alimentaria en la escuela. Estas iniciativas, a través de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), se enmarcan en un plan estratégico más amplio como es la estrategia NAOS (Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad) con un programa de reducción del consumo de sal. Las actuaciones, explican desde la SEEN, se han enfocado en actuaciones sobre el pan, los productos cárnicos elaborados, quesos y alimentos precocinados, con acuerdos directos con la industria alimentaria, y así como controles del contenido de sal y estudios poblacionales de excreción de sal.

SEN_salud_saludentuvida.jpg

Una forma fácil para reducir la sal en la dieta es no añadírsela a los alimentos, a los guisos, o a las ensaladas y en su lugar reemplazar el sabor con hierbas, especias, limón, vinagre, pimienta, ajo, etc

Algunos consejos para reducir el consumo de sal en el día a día

Según aconsejan desde la SEEN, una forma fácil para reducir la sal en la dieta es no añadírsela a los alimentos, a los guisos, o a las ensaladas y en su lugar reemplazar el sabor con hierbas, especias, limón, vinagre, pimienta, ajo, etc. No echar sal mientras cocinamos, sino al probar la comida es otra recomendación.

“Existe una amplia gama de alimentos con contenido reducido de sal que pueden sustituir a las variedades que habitualmente se consumen con más sal. Si los vamos incorporando de manera gradual a nuestra dieta, favoreceremos el cambio a sabores menos salados sin que se aprecie gran diferencia. El contenido de sal puede oscilar dependiendo de las variedades y las marcas, por esto es necesario comprender el etiquetado nutricional y elegir las opciones más saludables. También hay que resaltar que la cantidad de sal consumida va en relación a la cantidad de alimento ingerido. No es necesario dejar de comer alimentos con alto contenido en sal, simplemente reducir su frecuencia de consumo e intentar elegir la opción o marca que contenga menos. De esta forma se fomenta el consumo de alimentos con menos sal, presionando a la industria alimentaria a fabricar estos productos con menos sal añadida”, sentencian los especialistas desde la SEEN.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

endocrinología Nutrición

La alergia a los alimentos afecta al 8% de los niños y al 4% de la población adulta

•  La Inmunoterapia Oral (ITO) consiste en la administración diaria de dosis pequeñas de alimento que produce alergia (por debajo del umbral de respuesta del individuo) incrementadas sucesivamente hasta conseguir la tolerancia a ciertas cantidades.

•  Identificar marcadores clínicos e inmunológicos ayudaría a predecir la respuesta al tratamiento en pacientes alérgicos a alimentos.

•  La prevalencia de la alergia a los alimentos ha aumentado en las últimas dos décadas y ahora afecta hasta un 8% de los niños y a entre el 3% y el 4% de los adultos en los países industrializados.

•  Un estudio español sobre alergia a los frutos secos en población infantil sitúa a la nuez como la causa más frecuente de reacción alérgica.

•  La SEAIC y la SEICAP están desarrollando una guía conjunta para estandarizar el manejo de la inmunoterapia oral con alimentos.

nino-comiendo-con-alergia

La mayoría de alergia a los alimentos se desarrolla en la infancia.

La seguridad es la principal limitación de la inmunoterapia oral (ITO) y por tanto, la barrera fundamental para su aceptación como tratamiento rutinario para la alergia a alimentos en la práctica clínica. “La ITO conlleva un riesgo de reacción alérgica superior a la evitación del alimento. Asimismo, en la mayoría de series publicadas, un subgrupo de pacientes debe abandonar el tratamiento debido a reacciones alérgicas significativas”, alerta el doctor Carmelo Escudero, coordinador del Comité Científico del XXX Congreso Nacional de la SEAIC desarrollado en Donostia.

Esta situación ha propiciado que exista un gran interés en identificar marcadores clínicos e inmunológicos que permitan predecir la respuesta al tratamiento mismo en términos de seguridad y eficacia. Esto permitiría seleccionar a los candidatos adecuados, idealmente antes de empezar el tratamiento, para minimizar los riesgos.

Las investigaciones realizadas durante la última década han comenzado a identificar una serie de características que ayudan al médico a identificar a los pacientes más propensos a tener la forma persistente de alergia a los alimentos. “Algunas de las características clínicas que se han asociado con un fenotipo más persistente de alergia a los alimentos incluyen la gravedad de los síntomas, la baja dosis de alérgeno para provocar una reacción, la edad temprana del diagnóstico y las condiciones alérgicas comórbidas concomitantes, especialmente el asma y la dermatitis atópica, y su gravedad”, explica el alergólogo.

Los estudios de laboratorio de rutina, tales como la prueba cutánea y los niveles séricos de IgE específicos para alimentos, también proporcionan evidencia sobre la probabilidad de alergia alimentaria persistente. “En general, cuanto mayor sea el diámetro del habón en la prueba cutánea y/ o mayor el nivel de IgE específica al alimento, es más probable que el individuo tenga una forma persistente de la alergia alimentaria”, añade el experto. “Diagnósticos más recientes, como el diagnóstico por componentes, la activación de basófilos y el análisis de las proteínas alergénicas en particular han demostrado ser prometedores en la identificación de los individuos con el fenotipo persistente de la alergia a los alimentos”.

ciertos_alimentos_en_bebes_reducen_riesgo_de_alergias

Los niños pequeños con alergia a leche, huevo, soja y trigo «superan» su alergia a los alimentos en la primera década de la vida.

Una alergia en ascenso

La prevalencia de la alergia a los alimentos ha aumentado en las últimas dos décadas y ahora afecta hasta un 8% de los niños y a entre el 3% y el 4% de los adultos en los países industrializados. Tal y como apunta el doctor Escudero “la mayor parte de alergia a los alimentos se desarrolla durante la primera infancia y su persistencia varía notablemente dependiendo de la comida específica causal. En general, los niños pequeños con alergia a leche, huevo, soja y trigo «superan» su alergia a los alimentos en la primera década de la vida, mientras que los niños alérgicos a los frutos secos, sésamo, pescado y mariscos lo hacen en menor medida”.

Dada la significativa morbilidad y el deterioro de la calidad de vida que supone esta alergia es importante para el clínico diferenciar los pacientes con el fenotipo persistente de una alergia a los alimentos y los que las superan.

Frutos secos, una alergia “difícil” de curar

frutos-secos

La alergia a frutos secos ha aumentado en los últimos años, sobre todo en la población infantil.

“La frecuencia de la alergia a frutos secos ha aumentado en los últimos años, sobre todo en la población infantil. Además, estos alimentos pueden producir reacciones alérgicas potencialmente graves incluso cuando se ingieren en cantidades muy pequeñas como alimento oculto dentro de otros. Es una alergia que, a diferencia de la que producen otros alimentos, suele permanecer toda la vida”, comenta la doctora Paloma Ibáñez, presidenta del Comité de Alergia Infantil de la SEAIC.

Para conocer las peculiaridades de este tipo de alergia, el Comité de Alergia Infantil de la SEAIC puso en marcha en 2014 el estudio AFRUSEN (Alergia a Frutos Secos en Niños), un proyecto que pretende determinar cuáles son los frutos secos que con más frecuencia producen reacciones alérgicas en niños y adolescentes, la edad de comienzo de la enfermedad, la clínica que pueden producir, su gravedad y el perfil de sensibilización molecular de estos pacientes.

En el análisis preliminar de los resultados destaca que el 42% de los pacientes que presentaron por primera vez alergia a frutos secos tenían menos de cuatro años de edad y que el fruto seco que con más frecuencia produce alergia es la nuez (35%), seguido del cacahuete (29%). Las reacciones producidas por los frutos secos suelen aparecer de forma inmediata (el 60% de ellas sucedieron en los primeros 20 minutos) y además en el 60% de los pacientes la reacción alérgica es de intensidad moderada o grave, por lo que necesitan tratamiento con adrenalina (9% de los pacientes).

“Este estudio está aportando datos interesantes y novedosos sobre la alergia a frutos secos en la población infantil española. La importancia de la alergia a frutos secos radica en la gravedad de los síntomas que produce, el difícil control de su ingesta por estar contenido en múltiples alimentos manufacturados, su debut precoz en los niños, su persistencia y la influencia de la calidad de vida de estos pacientes y sus familiares”, afirma la alergóloga.

padres-alergias

La alergia a los alimentos afecta hasta un 8% de los niños y a entre el 3% y el 4% de los adultos en los países industrializados.

Orientar el manejo de la ITO

La inmunoterapia oral es un tratamiento activo que desde hace unos once años se realiza en diversos hospitales españoles. “El objetivo es inducir la desensibilización y finalmente alcanzar la tolerancia a los alimentos, un hecho que mejora notablemente la calidad de vida de los pacientes y sus familiares”, recalca la doctora Ibáñez.

“Este método ha demostrado en numerosos estudios publicados que es efectivo para los pacientes con alergia a leche de vaca y huevo, permitiéndole incorporar dichos alimentos en la dieta o protegiéndole frente a exposiciones accidentales”, explica el doctor Escudero.

Este procedimiento no está exento de reacciones adversas durante las diferentes fases de su desarrollo. Actualmente se manejan diferentes protocolos de tratamiento pero no existe una pauta estandarizada. Por este motivo, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) y la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) han puesto en marcha de manera conjunta la elaboración de una guía de ITO para huevo y leche que mejorará la práctica clínica y avalará el trabajo de los profesionales que lo realizan. “Se trata de una serie de recomendaciones acerca del procedimiento basadas en la evidencia disponible y los resultados de la amplia experiencia clínica. Las directrices nos orientarán en el manejo de la ITO y posterior tratamiento de mantenimiento con las mayores garantías de seguridad”, revela el alergólogo.

El problema de la seguridad

Una de las principales preocupaciones de los especialistas es realizar las ITO con la mayor seguridad. “Las reacciones adversas son frecuentes en este proceso y aunque en su mayoría son leves, no debemos olvidar que puede darse alguna de mayor gravedad”, sostiene el doctor Escudero.

Entre el 10% y el 30% de los pacientes se muestran refractarios al tratamiento y las reacciones adversas impiden alcanzar con éxito la desensibilización. En esta línea, los contenidos de la guía valoran los factores de riesgo de reacción adversa y fracaso de la inmunoterapia y proponen estrategias para mejorar la seguridad de forma que pueda ampliarse la ITO a los pacientes más graves.

alergia-alimentaria

Entre el 10% y el 30% de los pacientes se muestran refractarios al tratamiento

Algunas de las recomendaciones, ponen de manifiesto la necesidad de que la terapia sea siempre realizada por personal médico de Alergología o Alergología Pediátrica con experiencia en ITO con alimentos, en una Unidad con función de Hospital de Día para mantener en observación y control a los pacientes, con medicación de rescate y accesibilidad al médico responsable una vez que el paciente llega a casa, entre otras

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

alergología

El 6% de los menores europeos sufre algún tipo de alergia alimentaria

• “Sufrimos una intoxicación alimentaria cuando ingerimos alimentos o bebidas que contienen microorganismos patógenos como bacterias, virus, esporas, toxinas o parásitos y crean problemas gastrointestinales”, argumenta Eider Sánchez.

• “Hay que cuidar la higiene alimentaria para evitar intoxicaciones. A temperaturas entre 5-65º las bacterias se multiplican por dos cada 20-30 minutos”, explica la nutricionista de Policlínica Gipuzkoa.

• “La proteína PRU p3, que se encuentra en la piel de algunas frutas y vegetales, puede dar lugar a manifestaciones alérgicas más graves y llegar incluso a causar un shock anafiláctico”, subraya la experta.

nutricionista-eider-sanchez-policlinica-gipuzkoa_original

Eider Sánchez, nutricionista de Policlínica Gipuzkoa de Donostia.

“Los problemas digestivos más habituales de verano suelen estar relacionados con hábitos alimenticios e higiene alimentaria. En verano aumentan los problemas gastrointestinales como el estreñimiento, pesadez, acidez, digestiones lentas o malas digestiones e intoxicaciones alimentarias”, asegura Eider Sánchez, nutricionista de Policlínica Gipuzkoa, quien nos da unas pautas para prevenirlos, “lo mejor para evitar los problemas gastrointestinales es seguir unos hábitos saludables respecto a la alimentación, una dieta equilibrada y variada, mantener un orden en los horarios de comidas, realizar cinco comidas al día, garantizar un buen aporte hídrico (nos podemos valer de aguas, aguas infusionadas, sopas frías, fruta y verdura de temporada), evitar bebidas carbonatadas, gaseosas o azucaradas y comidas muy copiosas y calóricas”.

Sufrimos una intoxicación alimentaria cuando ingerimos alimentos o bebidas que contienen microorganismos patógenos como bacterias, virus, esporas, toxinas o parásitos y crean problemas gastrointestinales (diarrea, nauseas, vómito, fiebre, cansancio…)”, explica Eider Sánchez. “La temperatura y la humedad son caldos de cultivo para los microorganismos por lo que en verano, con más razón, hay que cuidar la higiene alimentaria, ya que los casos de intoxicación suelen aumentar. A temperaturas entre 5-65º las bacterias se multiplican por dos cada 20-30 minutos”, subraya la nutricionista de Policlínica Gipuzkoa.

En palabras de Eider Sánchez, “tenemos que tener especial cuidado con los alimentos perecederos como la carne, el pescado, el marisco y los alimentos que contengan huevo. Además, debemos tener una buena higiene a la hora de manipular los alimentos, evitar el contacto entre alimentos crudos y cocinados, realizar una buena cocción de los alimentos, mantener el alimento a temperaturas seguras, nunca mantener un alimento a temperatura ambiente más de dos horas y usar agua y materias primas seguras”.

fruit-salad-mint-lime-main-large-2

Alergias e intolerancias a frutas de verano

“Las alergias e intolerancias alimentarias cada vez afectan a un número mayor de personas y la incidencia en menores cada vez es mayor. El 6% de los menores europeos sufre algún tipo de alergia alimentaria”, asegura la especialista.

“La reacción alérgica tras la toma del alimento suele ser inmediata en menos de una hora, aunque hay excepciones, -explica Eider Sánchez-, y se expresan con una gama amplia de síntomas: gastrointestinales (dolor abdominal, vómito, diarrea…), seguidos de síntomas cutáneos (urticaria, eccema, inflamación de la piel) y respiratorios (rinitis, asma, tos…), hipotensión y anafilaxia (reacción inmunitaria aguda que provoca la contrición de las vías respiratorias), a menudo grave y a veces letal que suele presentarse en un lapso de tiempo corto tras la exposición al alérgeno”.

En palabras de la nutricionista, “en verano tenemos a nuestro alcance frutas, que durante el resto del año no solemos consumir con tanta frecuencia y algunas de ellas como cerezas, ciruelas, nectarinas, kiwis, fresas, moras, albaricoques, melocotones, paraguayos piña o el plátano pueden provocar una reacción alérgica sin síntomas graves”. “Generalmente solo provoca una urticaria al contacto con la piel de la fruta en manos y labios, aunque también puede causar el síndrome de alergia oral, producir inflamación y picor en la boca, labios y la garganta al comerlas. En los casos más raros y graves la proteína PRU p 3, que se encuentra en la piel de algunas frutas y vegetales, puede dar lugar a manifestaciones alérgicas más graves y llegar incluso a causar un shock anafiláctico”, concluye Eider Sánchez.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

Nutrición

Sin herramientas diagnósticas para las nuevas alergias

•  No existe ningún biomarcador para la sensibilidad al gluten no celíaca, una patología que podría sufrir hasta un 5% de la población.

 Alimentos como la leche, el pescado, los cereales  y el huevo producen con mayor frecuencia manifestaciones digestivas inesperadas denominadas “enterocolitis por proteínas”.

• La dificultad para identificar el Síndrome ACOS de Superposición EPOC-Asma que sufren aproximadamente un 20% los pacientes con asma repercute de manera negativa en el tratamiento de los afectados.

GLUTEN BONITA

Las consultas de Alergia y Digestivo se están llenando de pacientes que, por ejemplo, se sienten mejor sin consumir o reduciendo la ingesta de gluten.

Nuevas patologías alérgicas, cuyo incremento y difusión en los medios de comunicación está  anticipando y sobrepasando la evidencia científica, están generando debate entre los médicos. Las consultas de Alergia y Digestivo se están llenando de pacientes que, por ejemplo, se sienten mejor sin consumir o reduciendo la ingesta de gluten. Otros que unas horas después de comer pescado o tomar leche presentan un cuadro de malestar general y vómitos intensos que termina en Urgencias.

Este y otros controvertidos temas, puestos de manifiesto por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) durante la XII Reunión de Controversias y Novedades en Alergia (CYNA) que se ha celebrado recientemente  en Madrid, se acompaña de una demanda: mejores herramientas para el diagnóstico y formación específica.

Alergias “digestivas”

Tal y como explica el doctor Javier Molina-Infante, gastroenterólogo del Hospital San Pedro Alcántara de Cáceres “la sensibilidad al gluten no celíaca es una enfermedad nueva no alérgica en la que individuos en los que se ha descartado enfermedad celíaca y alergia al trigo experimentan síntomas gastrointestinales (diarrea, dolor o hinchazón abdominal) y extraintestinales (cansancio, dificultad para la concentración, cefaleas, dolores musculares o articulares) dependientes de la exposición y la retirada de los alimentos que contienen gluten. No existe ningún biomarcador diagnóstico, por lo que es un diagnóstico de exclusión, que sólo se puede realizar tras haber descartado la enfermedad celíaca y la alergia al trigo”.

Se ha postulado que entre el 5%-10% de la población general puede sufrir esta condición, si bien los primeros ensayos clínicos han demostrado que sólo entre un 15%-33% de los pacientes con sospecha de sensibilidad al gluten no celíaca desarrollan más síntomas con gluten que con una sustancia placebo. Pese a incluir el gluten en el nombre de la enfermedad, se desconoce si es este componente del trigo,  otras proteínas distintas del gluten o los hidratos de carbono (fructanos) los que desencadenan la sintomatología. “Las ventas de alimentos sin gluten se han multiplicado por seis en la última década, y ya hay más consumidores de estos productos no celiacos que celiacos”, añade el experto.

gluten1

Los expertos alertan de que otras alergias alimentarias no mediadas por IgE cuya prevalencia está aumentando de manera notable son las enterocolitis por proteínas.

Otras alergias alimentarias no mediadas por IgE cuya prevalencia está aumentando de manera notable son las enterocolitis por proteínas. Aparecen a cualquier edad aunque afectan más a la población infantil en el momento de introducción del alimento, entre la primera y cuarta vez que se toma. Leche, cereales, pescado y huevos son las causas más comunes. “Aunque se trata de una patología benigna y limitada en el tiempo, los episodios son muy llamativos. Aparece entre 30 minutos y seis horas después de la ingesta y cursa con diarrea, vómito, postración y hasta un 20% de los pacientes puede presentar hipotensión”,comenta el doctor Pablo Rodríguez del Río, alergólogo del Hospital Niño Jesús de Madrid.

“El mayor inconveniente es la falta de una herramienta diagnóstica. Nos basamos en la impresión clínica, la observación y el seguimiento del paciente. Es muy importante no confundirlo con una intolerancia y se recomienda hacer pruebas de alergia específicas para descartar un patrón mixto de alergia alimentaria y enteropatía”, señala el alergólogo.

¿Asma o EPOC?

Existe un 20% de pacientes con asma grave, fumadores en su mayoría, que desarrolla una obstrucción al flujo aéreo persistente. Estas personas pueden ser diagnosticadas erróneamente de asma o EPOC cuando lo que presentan es el denominado Síndrome ACOS (Asthma/COPD overlap syndrome), una patología intermedia. “El problema, explica el doctor Luis Prieto, jefe de la Sección de Alergología del Hospital Doctor Peset de Valencia y uno de los coordinadores de la Jornada CYNA,- es que un diagnóstico equivocado se traduce en un tratamiento radicalmente distinto del más eficaz y que además puede ser contraproducente”.

“Los alergólogos debemos hacer un esfuerzo adicional hasta que se desarrollen marcadores funcionales o biológicos específicos para este proceso y tener en cuenta datos indirectos que permiten identificar este síndrome con cierta precisión: tabaco, eosinofilia elevada, otros problemas alérgicos como rinitis o eccema atópico, etcétera”, matiza Prieto.

Que-causa-las-alergias-en-los-humanos-1-700x500

La dificultad para identificar el Síndrome ACOS de Superposición EPOC-Asma que sufren cerca de un 20% los pacientes con asma repercute de manera negativa en el tratamiento de los pacientes afectados.

Novedades diagnósticas

Para algunas de las alergias con diagnóstico controvertido, como la alergia a medicamentos o a alimentos, en las que puede existir discrepancia entre la clínica y el prick test o la IgE específica, se está investigando para mejorar las herramientas.

En este sentido, hace unos años se desarrolló el Test de Activación de Basófilos (TAB), una prueba novedosa para la determinación de alergias in vitro, que analiza mediante citometría de flujo la activación de unos leucocitos de la sangre (basófilos), una de las células efectoras en las reacciones alérgicas.

La doctora Montserrat Fernández Rivas, jefa del Servicio de Alergia del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y también coordinadora de la Reunión considera que este test funcional tiene ciertas ventajas porque “puede confirmar un diagnóstico de sospecha de alergia a fármacos o a alimentos evitando la realización de pruebas de provocación, lo que resulta más seguro para los pacientes y ahorra costes y tiempo. Entre las limitaciones para aplicarlo están la falta de estandarización de las condiciones de activación y los alérgenos a utilizar, y la necesidad de disponer de un equipamiento y de personal técnico entrenado que pueda procesar las muestras de sangre en las 24 horas siguientes a la extracción”.

Porque la Salud es lo que importaPon #Saludentuvida

alergología

Las reacciones alérgicas, la otra cara de la Navidad

• La SEAIC alerta sobre el cambio de hábitos en la dieta en Navidad que puede suele aumentar el riesgo de sufrir reacciones alérgicas  y recomiendoa extremar las precauciones estos días

• Las comidas fuera de casa dificultan el control de alérgenos ocultos en los alimentos (huevo, leche, frutos secos, marisco, etcétera).

• Los pacientes con rinitis y asma bronquial pueden verse afectados por el polen de cupresáceas y por una mayor exposición a sustancias irritantes (frío, tabaco, etcétera).

• Abetos naturales o árboles artificiales pueden acumular polvo y desencadenar alergia al moho.

CENA GRANDE

Los expertos advierten de que  los casos de reacciones alérgicas suelen aumentar durante la Navidad debido a la introducción en nuestra dieta de productos altamente alergénicos, típicos de esta época, con especial atención al inicio en el consumo de estos alimentos en niños.

Gran parte de las fiestas navideñas gira en torno a una mesa. Por eso, precisamente es en estas fechas cuando se multiplican los casos de urticarias y reacciones alérgicas que, un buen número de veces, acaban en urgencias.  Durante estas fechas las reacciones alérgicas se suelen multiplicar y se convierten en la cara amarga de la Navidad. Por eso,  la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) alerta de que el cambio de hábitos y las comidas fuera de casa – dificultan el control de alérgenos ocultos en los alimentos- pueden aumentar el riesgo de sufrir reacciones alergicas.

Los pacientes alérgicos a alimentos deben extremar la precaución durante las fiestas navideñas. La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) advierte que los casos de reacciones alérgicas suelen aumentar durante la Navidad debido a la introducción en nuestra dieta de productos altamente alergénicos, típicos de esta época, con especial atención al inicio en el consumo de estos alimentos en niños.

ALERGIA FRUTOS SECOS

Frutos secos, marisco, pescado o algunas frutas son los que con mayor frecuencia se relacionan con reacciones alérgicas en estas fiestas.

Frutos secos, marisco, pescado o algunas frutas son los que con mayor frecuencia se relacionan con reacciones alérgicas en estas fiestas. A esto debemos añadir las comidas y cenas de empresa, en las que el alérgico está más expuesto a sustancias encubiertas en los platos. Siete de cada diez reacciones alérgicas graves ocurren cuando se come fuera de casa, algo muy frecuente estos días.

Los alergólogos recuerdan que los síntomas de una reacción alérgica aparecen en las dos horas siguientes a la ingestión del alimento y que la gravedad varía en función de la cantidad de alérgeno ingerido, sensibilidad de la persona, y factores externos como el asma, el ejercicio físico o el consumo de analgésicos o alcohol. Aunque suelen ser leves, las reacciones a alimentos causan entre el 10% y el 50% de las anafilaxias tratadas en Urgencias. Las personas que conozcan su patología deben acordarse de llevar consigo un autoinyector de adrenalina.

alergia niñas

El problema es que en esta época del año debutan muchos alérgicos: niños que prueban por primera vez los frutos secos del turrón o el marisco, por ejemplo.

Turrón y gambas por primera vez

Estas fechas festivas en la que muchas personas degustan por primera vez algunos alimentos potencialmente generadores de alergias y consumen dulces navideños, como los turrones o el mazapán, que poseen ingredientes encubiertos entre sus componentes.

En el caso de contar con un alérgico a alimentos en casa debemos tener cuidado al hacer la compra y leer atentamente los etiquetados. En ocasiones, los alérgenos pueden ocultarse en preparaciones típicas de la Navidad. El problema es que en esta época del año debutan muchos alérgicos: niños que prueban por primera vez los frutos secos del turrón o el marisco, por ejemplo.

ArbolNavidad-647x485

Los abeos artificiales o los árboles naturales pueden acumular polvo o desencadenar alergia al moho, que puede desencadenar episodios alérgicos.

Adornos navideños, fuente de alérgenos enmascarados

Los abetos artificiales o los árboles naturales pueden acumular polvo o desencadenar alergia al moho, respectivamente. Hace algunos años, se presentó un estudio en la reunión anual de la Asociación Americana de Alergia, Asma e Inmunología, en el que se advertía que el moho que crece en las ramas de estos árboles podía desencadenar episodios alérgicos.

Si para evitar episodios de este tipo se opta por árboles artificiales, la decoración es una alternativa que tampoco está exenta de riesgo. Para evitar la sensibilidad al polvo que acumulan en los trasteros los expertos aconsejan guardar éstos y sus adornos en envases de plástico que se puedan limpiar con facilidad.

Cambio de hábitos

En esta misma línea, debe vigilarse el cumplimiento de los tratamientos en los pacientes con alergias respiratorias. Esta patología no es exclusiva de los meses de primavera y verano. Por ejemplo, los pólenes de las arizónicas o cupresáceas comienzan su polinización en el mes de diciembre y alcanzan sus máximas concentraciones en enero y febrero.Las temperaturas relativamente cálidas para la época del año podrían propiciar una mayor polinización de las cupresáceas. Por otro lado, se incrementa la exposición a sustancias irritantes como el tabaco, y el frío también representa un factor agravante del asma.

FRANDE MUJER ALERGIA

Los expertos recuerdan que debe vigilarse el cumplimiento de los tratamientos en los pacientes con alergias respiratorias en estas fechas. Y recuerdan que esta patología no es exclusiva de los meses de primavera y verano.

Las fiestas y los días de vacaciones nos hacen romper con la rutina y los horarios se ven alterados. Los expertos han observado que estos días los casos de agudizaciones de asma o rinitis se deben a un mal cumplimiento en la realización de los tratamientos, algo que favorece la aparición de crisis. En este sentido, la SEAIC recuerda a los pacientes alérgicos que no deben modificar las pautas de tratamiento acordadas con su médico y que deben llevar su medicación cuando salgan de casa o de viaje. En el caso de personas con alergias alimentarias conocidas, especialmente si cursan con anafilaxia, es imprescindible llevar siempre consigo el autoinyector de adrenalina, sobre todo si se realizan comidas fuera de casa.

Porque la Salud es lo que importaPon #Saludentuvida

alergología

Neofobia alimentaria, el temor a probar nuevos alimentos que hace que tu dieta sea peor

Un estudio realizado en la UPV/EHU ha concluido que los niños y niñas neofóbicos presentan un menor índice de calidad de la dieta mediterránea

• Los pequeños que experimentan neofobia alimentaria presentan también signos de angustia y ansiedad, y el comportamiento incluso puede llegar a ser habitual en la edad adulta.

COMIDAS

La neofobia alimentaria es el miedo o rechazo a probar alimentos nuevos. Esta es una característica típica en el desarrollo infantil. No obstante, puede llegar a ser habitual incluso en la edad adulta. Un estudio realizado en la UPV/EHU, en niños y niñas de entre 8 y 16 años, ha concluido que los participantes neofóbicos presentan un menor índice de calidad de la dieta mediterránea, y, por otra parte, tienen mayor ansiedad y menor autoestima.

El comportamiento de rechazar nuevos alimentos es una etapa típica en el desarrollo infantil, sobre todo en niños y niñas de 2-3 años, que remite en torno a los cinco años. Los niños y niñas que experimentan neofobia alimentaria presentan también signos de angustia y ansiedad, y el comportamiento incluso puede llegar a ser habitual en la edad adulta.

La investigadora de la Facultad de Psicología de la UPV/EHU Edurne Maiz ha realizado, en su tesis doctoral, un estudio con 831 escolares de edades comprendidas entre 8 y 16 años. En el estudio, han utilizado cuestionarios de neofobia infantil —adaptados para la tesis—, en los que se preguntaba a los participantes sobre su disposición a comer nuevos alimentos. Por otra parte, se tomaron diferentes datos sobre la composición corporal de los participantes, así como sobre su estilo de vida (por ejemplo, alimentación y ejercicio físico), los estilos parentales de alimentación y diferentes variables psicológicas (autoestima y ansiedad). De todo ello, explica la investigadora, “hemos encontrado diferencias estadísticamente significativas en muchas variables”.

falta apetito

La importancia del estilo parental

El comportamiento neofóbico puede tener consecuencias dietéticas negativas en cuanto que reduce la variedad de los alimentos ingeridos. Los participantes neofóbicos presentan un menor índice de calidad de la dieta mediterránea, y eso es debido, fundamentalmente, a un menor consumo de frutas y verduras y un aumento de alimentos considerados de consumo ocasional.

En general, los padres y las madres tienden a controlar qué, cuánto y cuándo comen sus hijos e hijas. Frecuentemente, los progenitores presionan a sus hijos e hijas para que coman nuevos alimentos, y esa presión ejercida —que es debida a la frustración que les supone a los progenitores el rechazo del alimento— puede afectar negativamente al estado emocional del niño o de la niña, y está asociada, además, a mayores niveles de neofobia. En la investigación, los niños y niñas neofóbicos han informado de que sus progenitores utilizan el estilo parental de alimentación denominado de estimulación y un control menor que los progenitores de los niños y niñas neofílicos (niños y niñas que comen de todo y les gusta probar nuevos alimentos). “Hemos deducido —explica Edurne Maiz— que los padres y las madres, en un principio, controlan y estimulan mucho, pero que llega un momento en el que se resignan, debido a que el sufrimiento parental también está presente en todo esto”.

COMER AMSIEDAD

Los estudios dan a entender que, tanto en la infancia como en la adolescencia, los participantes neofóbicos son más ansiosos que los neofílicos.

Respecto a la ansiedad, los datos dan a entender que, tanto en la infancia como en la adolescencia, los participantes neofóbicos son más ansiosos que los neofílicos. Asimismo, respecto a la autoestima, los neofóbicos han presentado, en la infancia, menores puntuaciones que los neofílicos en las cinco dimensiones estudiadas del autoconcepto (familiar, social, físico, emocional y académico); y, en la adolescencia, han presentado menores puntuaciones en el autoconcepto familiar y físico.

En cualquier caso, no han encontrado ninguna diferencia notable en lo que respecta a la composición corporal de unos u otros. “Eso puede ser debido a que existen suplementos nutricionales, que en un momento dado pueden tomarse como complemento alimentario”, ha concluido la investigadora.

La investigadora quiere “lanzar un mensaje de paciencia a los padres y madres, para que los casos de neofobia alimentaria infantil no se desarrollen y no vayan a más”, ya que “se ha visto que hay una cantidad importante de adultos y de niños que tienen una problemática grave por esta razón”, explica. Según la investigadora, para evitar este problema, es importante tener un fuerte vínculo parental con el niño o la niña, y, recomienda, además, “tener un ambiente distendido y agradable a la hora de las comidas, que los niños participen en la elaboración de la comida, así como en la compra, utilizar refuerzos positivos, y, por último, ser un buen modelo”.

Porque la Salud es lo que importaPon #Saludentuvida

Nutrición

Come niño, coooooome

•El rechazo de alimento es la tercera demanda en frecuencia en las consultas pediátricas
•La adaptación de nuevos alimentos pueden estar precedidos de hasta 15 intentos frustrados.
• Los niños aprenden por imitación, tanteo y repetición: el modelo alimentario de los padres
tiende a reproducirse en sus hijos

niña comiendo

Comemos solo por apetito, porque casi ya nunca tenemos hambre. Satisfechos por haberla superado, ahora nos quejamos de que nuestros niños no comen. De hecho, el hambre es lo que incita a comer, el apetito a buscar determinados alimentos, la saciedad obliga a parar de comer. Y, así, el rechazo de alimento constituye la tercera demanda en frecuencia en las consultas pediátricas.

La educación alimentaria es la que generará los límites en la alimentación. El consumo excesivo de proteínas comprobado en nuestros niños pequeños, aumenta el riesgo de obesidad y problemasasociados. El Estudio Alsalma, desarrollado por Danone Nutricia, analizó los hábitos nutricionales de niños españoles entre 0 y 3 años. La ingesta media de proteínas en niños de entre 1 y 3 años era 4 veces superior a lo recomendado. Este consumo excesivo de proteínas parece aumentar el riesgo del futuro desarrollo de obesidad y enfermedades cardiovasculares (hipertensión, infartode miocardio o ictus).

La familia le ofrece al niño alimentos intentando que los reconozca, los acepte, los pruebe, le gusten y se los acabe comiendo. Este proceso requiere un tanteo y para ello el niño necesita su tiempo. Por repetición van estableciéndose ciertos hábitos, normas y límites en esta relación. La neofobia es la reticencia a probar alimentos desconocidos. Es un fenómeno universal en el reino animal y uno de los mecanismos de defensa de especie, en evitación de peligros desconocidos.

La paciencia y la perseverancia en el modo familiar de alimentación ayudan al niño a superar sus rigideces y miedos y a comportarse como el resto de la familia. Hay que informar con antelación a los padres que la aceptación de un nuevo alimento puede precisar hasta 10 o 15 intentos frustrados. Nunca deben tirar la toalla, sino probar a ofrecer pequeñas cantidades del alimento que rechaza 2-3 veces por semana, sin prisas ni forzamientos, pacientemente y sin miedos, hasta que llegue el momento de su aceptación.

TELE

Según el pediatra británico Ronald Illingworth los 7  errores 
Distraer al niño para que coma: TV, lecturas

Intentar convencerlo o persuadirle: mediante premios o castigos.

Intentar chantajearlo: si comes te daré..

Forzarlo: obligarlo físicamente, metérselo en la boca.
Amenazarlo para que coma: si no comes te pasará que…
Que coma lo que quiera (“a la carta”): ¿qué quieres para comer? Y ahora si no, ¿qué
comerás?

Darle comidas, así algo comerá

obligar-al-niño BUENA

La obligación generará rechazo, mientras la prohibición generará deseo. Ello es aplicable a la alimentación. En ambientes sin carestía alimentaria, los niños usan la comida (producto parental) como arma arrojadiza para enfrentarse con sus padres, aun a costa de quedarse sin comer. Es un conflicto de poderes en el que el adulto no se atreve a ejercer su poder y se encuentra desarmado ante un hijo que ejerce de víctima.

Los niños aprenden por imitación, tanteo y repetición: el modelo alimentario de los padres tiende a reproducirse en sus hijos. Los padres son quienes compran la comida, la cocinan y preparan la mesa. Son su primer modelo a imitar, idealmente: un horario regular y previsible, el aviso previo a la comida, ordenar los juguetes antes de comer, lavarse las manos, participar en la preparación de la mesa, colocarse el babero/servilleta, sentarse en su asiento, usar los cubiertos, el orden de los platos, la selección de los alimentos, el ambiente de cordialidad e interés mutuo entre los comensales (o su exclusión por la televisión y demás gadgets), la duración aproximada de cada
comida, el cepillado de dientes al acabar las comidas, etc.

NIÑO COMER

Actitudes retadoras tipica

 Manías en el comer: si solo come un alimento, siempre el mismo, comida tras comida:
permítale que coma cuanto quiera si se trata de un alimento sano.
Huelga de hambre: si se niega a comer lo que se le sirve, y siempre quiere otra cosa
diferente, tenga siempre pan, panecillos o fruta en cada comida, u otros alimentos que le
gusten. Fíjele límites de tiempo y no tema que el niño se quede con hambre.
Habito televidente: queremos ver la televisión mientras comemos. Si no se apaga la
televisión no podremos hablar mientras comemos juntos.
Habito quejumbroso: Iloriquea o se queja siempre de la comida que se le ha servido. Si el nino no se comporta debidamente, haga que se retire a su cuarto o que se siente alejado de la mesa hasta que la comida haya terminado. Luego no le permita comer nada hasta la próxima hora de comida.
 Dieta blanca: si solo come pan, patatas, pasta y leche y usted le insiste mucho en lo malo
de esta monotonía, solo conseguirá que el niño insista y persista.
El miedo a nuevos alimentos: si se niega a probar nada nuevo, continúe ofreciéndole
alimentos nuevos y animándole a que los coma. Se requieren hasta 15 repeticiones para
que el niño pruebe el nuevo alimento, y quizá tenga que probarlo varias veces hasta que
le guste. Nunca lo fuerce, porque acentuaría su rechazo.

Porque la Salud es lo que importaPon #Saludentuvida

 

LifeStyle Nutrición