Nuevas aplicaciones para evaluar la cognición en pacientes con depresión

Desarrollada por un panel internacional de expertos en colaboración con Lundbeck, THINC-it®, la primera aplicación que permite evaluar la cognición en pacientes con depresión

· THINC-it permite evaluar aspectos cognitivos como concentración, memoria, atención y función ejecutiva.

· La herramientas está concebida para su uso en un entorno clínico y bajo supervisión de un profesional sanitario.

· El diagnóstico y tratamiento de los síntomas cognitivos de la depresión son fundamentales para la recuperación funcional del paciente.

 

– Dificultad de concentración, olvidos frecuentes, indecisión con dificultad para tomar decisiones y priorizar, y procesamiento lento (habla y respuestas lentas) son los principales síntomas cognitivos asociados a la depresión, que afectan a la funcionalidad y productividad de los pacientes en su día a día.

Dada la relevancia de estos síntomas, un panel internacional de expertos, en colaboración con Lundbeck, ha desarrollado la aplicación THINC-it®, una herramienta que permite evaluar clínicamente el impacto de los síntomas cognitivos en los pacientes con depresión.

La app se compone de cuatro pruebas cognitivas en modo juego, inspiradas en evaluaciones psicológicas bien conocidas, y un cuestionario de cinco preguntas. Cada juego evalúa una serie de parámetros para analizar la sintomatología cognitiva. La duración total de las pruebas es de unos 15 minutos.

Los resultados obtenidos sirven para determinar en qué medida se ve afectada la concentración, memoria, atención y función ejecutiva de los pacientes con depresión, y ayuda a adoptar las decisiones clínicas oportunas para el correcto abordaje de los síntomas cognitivos con el fin de contribuir a la recuperación funcional del paciente.

Para Narcís Cardoner, Psiquiatra y Coordinador del Observatori de Salut Mental Comunitària de Catalunya (OSAMCAT), Profesor de Psiquiatría en la Universidad Autónoma de Barcelona, y parte del equipo de desarrollo de la app, “Think-it es una herramienta clínica de screening objetiva, rápida y eficaz para evaluar los síntomas cognitivos de la depresión en el ámbito terapéutico. Esta evaluación objetiva responde a una necesidad no cubierta en la evaluación de los pacientes con depresión, y aporta información de utilidad para la práctica clínica”.

THINC-it es una aplicación de descarga gratuita disponible en la iPad App Store y en Google Play Store, además de en la web: http://thinc.progress.im/en, concebida para su uso en un entorno clínico y supervisada por un profesional sanitario.

Para el Dr. Cardoner, “las nuevas tecnologías son esenciales como herramienta en psiquiatría. Aplicaciones como THINC-it, nada invasivas para los pacientes y muy intuitivas, son muy bien aceptadas, incluso por los pacientes de mayor edad, dada la elevada penetración de los dispositivos móviles en nuestra sociedad”.

Concentración, memoria, atención y función ejecutiva, a estudio con THINC-it

El contenido de la aplicación está formado por cuatro juegos, en los que se valora velocidad y precisión, además de un cuestionario de cinco preguntas que ofrece información subjetiva por parte del paciente.

test_lunckbeck_saludentuvida.jpg

Spotter

Se inspira en la tarea de tiempo de reacción de elección. Evalúa la atención y función ejecutiva. Se puede completar en 2 minutos.

Aparecen una serie de flechas hacia la derecha o la izquierda. Los usuarios deben seleccionar la dirección (derecha o la izquierda) tan pronto como sea posible en función de la dirección de la flecha, teniendo en cuenta que no deben pulsar la tecla antes de que aparezca la flecha.

Symbol Check

Se inspira en la tarea capaz de evaluar la memoria de trabajo, función ejecutiva y atención/concentración. Se puede realizar en 2 minutos.

Se presenta una secuencia lateral de símbolos en movimiento. El paciente debe recordar correctamente el símbolo que se ha ocultado tras un interrogante lo antes posible.

CodeBreaker

Inspirado en la prueba de sustitución de símbolo por dígito, es capaz de identificar déficits en los dominios de la función ejecutiva, atención/concentración y velocidad de procesamiento. Puede realizarse en 2 minutos.

Seis símbolos se numeran consecutivamente. Se presenta al usuario una serie de números que debe sustituir por el símbolo correspondiente lo antes posible.

Trails

Se inspira en el Test senderos. Evalúa la función ejecutiva e incluye una prueba de 18 puntos de conexión. Comenzando con la letra ‘A’, el usuario debe trazar una línea hasta el número 1, luego seguir a la letra ‘B’ seguido del número 2′ y así sucesivamente. Se debe alternar de letra a número tan pronto como sea posible, hasta que todos, letras y números, están conectados. Si la línea toca una letra o un número que no sea el siguiente en la secuencia, el usuario debe reiniciar desde el último dígito correcto. El usuario debe completar la tarea lo más rápido posible.

PDQ-D5

Es un cuestionario auto-administrado por el paciente, accesible desde el menú principal, que incluye las cinco preguntas del cuestionario de déficits percibidos que evalúan ampliamente la atención/concentración y planificación/organización, así como memoria retrospectiva y prospectiva. El paciente debe seleccionar la respuesta apropiada para cada pregunta teniendo en cuenta su experiencia de los últimos 7 días.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

Enfermedades Enfermedades psiquiatría
Salud - mental -saludentuvida.com

Pedro, paciente de salud mental “sufrimos el miedo, el rechazo y la burla de la gente”

Salud - mental -saludentuvida.com

En nuestra sociedad tenemos una imagen “distorsionada” de la enfermedad mental. Los pacientes sufren incomprensión y rechazo. Necesitan más empatía. Foto: E. Moreno Esquibel @morenoesquibel

  • “Ante todo somos personas y luego enfermos de “algo”, en este caso salud mental, como podía ser corazón o diabetes”

  • “Pediría a la sociedad comprensión, empatía y tolerancia y sobre todo que se informasen sobre salud mental con fuentes médicas”

  • “Mi familia y mis amigos son el motor de mi vida y me han ayudado a tener una mejoría sobresaliente”

  • “Echo de menos más frecuencia de consultas y más empatía y cercanía en la atención sanitaria”

Vivir con una enfermedad es siempre un ejercicio de superación. Los pacientes, en mayor o menor grado, además de a su propia patología tienen que “enfrentarse” a la incomprensión y a la falta de empatía. Pero si hablamos de enfermedad mental, esta incomprensión social se multiplica, hasta llegar al estigma y al rechazo.

Este es el testimonio de Pedro, “la voz del paciente”, que desde hace 15 años convive con una enfermedad mental, aunque reconoce que desde muy joven ya tenía varios de los trastornos.

Pedro, ¿Qué es lo más difícil: los síntomas o la incomprensión social?

Los síntomas son duros, difíciles de asimilar y de acostumbrarse a ellos pero la incomprensión social es sin duda más dura. La gente nos rechaza sin motivo, te tiene miedo e incluso se burlan de ti.

¿Qué le pedirías a la sociedad?

Pediría igualdad entre todas las personas, porque ante todo los enfermos somos personas y después enfermos de “algo” y ese “algo” en este caso es la salud mental como podía ser un problema del corazón o de diabetes. Pediría comprensión, empatía, tolerancia, no discriminación y ante todo que se informasen de fuentes médicas y fiables. La sociedad y sus prejuicios infundados son el principal problema de todo, la gente no se molesta en informarse ni en acercarse a conocerte y a preguntar porque les resulta más fácil vivir en la ignorancia y creo que, por duro que parezca, en muchos casos pagan sus frustraciones con los que consideran distintos a la norma. Una norma que no se ajusta a la realidad porque cada persona es un mundo tenga o no enfermedad o enfermedades.

¿Tu familia ha sido clave en este proceso?

Mi familia me ha ayudado mucho, siempre me han apoyado y han estado ahí para lo que necesitase. Aun desconociendo el tema y pudiendo tener algún prejuicio han roto la barrera por amor. Lo único que no les hace mucha gracia es que comparta mi situación sin tapujos y con la naturalidad con la que lo hago normalmente, pero no por el miedo al qué dirán, sino para protegerme de que me puedan hacer daño. Como víctima de bullying continuado, que fue uno de los desencadenantes de mis trastornos, ya he sufrido demasiado y ellos no quieren volver a verme pasarlo mal.

 ¿El empleo te ha ayudado a tu integración social?

Soy una persona bastante abierta y sociable y tengo la suerte de caer en gracia generalmente. He pasado épocas de aislamiento social por culpa de mi fobia social y de la agorafobia pero si uno hace por integrarse y es buena persona, lo consigue con empleo o sin él. Para mí, mi familia y mis amigos son el motor de mi vida y me han ayudado más a la integración y a la normalización de mi situación hasta lograr una mejoría sobresaliente.

salud -mental 1 - saludentuvida.com

Hay que construir una sociedad inclusiva, con respeto a todas las personas. Y como dice Pedro conseguir que “el hombre deje de ser un lobo para el hombre”. Foto: E. Moreno Esquibel @morenoesquibel

¿Es buena la atención sanitaria que recibes? ¿Y la comunicación con los profesionales sanitarios?

No me puedo quejar del todo, siempre he tenido seguimiento de la Seguridad Social, tanto de psiquiatría como de psicología, pero en ocasiones el tiempo entre consultas es demasiado. Por eso decidí ir a un psicólogo privado mientras pude permitírmelo y eso también me ayudó bastante. En general echo de menos más frecuencia de consultas, más empatía, más cercanía y comprensión de mis necesidades y problemas.

 Hay que sensibilizar para acabar con el estigma a los pacientes de salud mental…

Si, ya es hora de acabar con los estigmas. Todos somos afectados en mayor o menor grado, y más en los tiempos que corren, ya que hay muchos factores estresantes  en el día a día y cualquiera puede caer enfermo sea con el diagnóstico que sea. El diagnóstico no es más que una etiqueta que nos ponen los médicos para entenderse mejor pero no nos define ya que somos personas completas con muchas más facetas que la enfermedad.

Pediría a la sociedad que tuviese interés en informarse, en comprender, en ayudar, en no discriminar ni burlarse ni ofender ni hacer daño.

Me gustaría que no fuese cierta esa cita de: “El hombre es un lobo para el hombre” y que hubiese una convivencia sana y en paz de todos los seres humanos sin distinciones de ningún tipo.

Escuchando a Pedro, queda claro que la sociedad actual, por muy avanzada que nos creamos, no estamos a la “altura” de muchas personas que sufren incomprensión, desprecio, miedo y burlas...Ya es hora de dejar de mirar para otro lado y aportar nuestro “granito de arena” para construir una sociedad inclusiva y respetuosa con todas las personas. El “miedo” a los pacientes de salud mental se “combate” con buena información, rompiendo estereotipos y muy importante…escuchándolos. Muchas gracias Pedro por compartir tu testimonio.

Para más información:

https://fundacionmanantial.org/ 

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

Entrevistas La voz del Paciente Psicología psiquiatría
Helena de Carlos Muñoz- Portavoz Fundación Manantial

“A los pacientes de salud mental les afecta más el rechazo social que la sintomatología”

  • Helena de Carlos Muñoz- Portavoz Fundación Manantial

    Para Helena de Carlos, psicóloga y portavoz de la Fundación Manantial “uno de los principales problemas es que el diagnóstico psiquiátrico en muchos casos inunda la identidad de la persona”. Foto: F. Manantial

  • En España hay 600.000 personas con criterios diagnósticos de esquizofrenia o trastornos asociados

  • Los pacientes denuncian el rechazo social que sufren, la buena información es la manera más eficaz de combatir la estigmatización

  • El tratamiento precoz es clave para una buena evolución, pero un tratamiento integral no sólo farmacológico

  • Los indicadores de recuperación de un paciente de salud mental no tienen que ver tanto con la presencia de síntomas, como con la capacidad de construir o recuperar un proyecto de vida

  • El principal objetivo de la Fundación Manantial es  que la atención a la salud mental sea la mejor posible, especialmente en aquellos casos en los que hay más problemas en el funcionamiento “psicosocial”, como es el caso de la psicosis. Trabajan con las personas para desarrollar proyectos de vida plenos

 

Pedro, está diagnosticado de una enfermedad mental desde hace 15 años. Además de enfrentarse a su patología, lucha cada día contra la incomprensión social.  Pedro pide a la sociedad ” comprensión, empatía, tolerancia, no discriminación y ante todo que la gente se informe de fuentes médicas y verídicas“. Además denuncia que “los prejuicios infundados son el principal problema de todo, la gente no se molesta en informarse ni en acercarse a conocerte, ni  a preguntar porque les resulta más fácil vivir en la ignorancia”.

Este duro testimonio es la realidad que viven miles de pacientes con una enfermedad mental cada día. La verguenza y el miedo al rechazo hacen que pacientes y familiares oculten el diagnóstico, la  enfermedad mental sigue siendo tema tabú. La falta de información no puede ser una excusa, en una sociedad como la nuestra, para no avanzar en la integración plena de los pacientes con enfermedad mental y acabar con el estigma social.

Precisamente para obtener buena información, hablamos con Helena de Carlos, psicóloga y portavoz de la Fundación Manantial. Esta entidad creada por iniciativa de asociaciones de familiares de pacientes, es un referente por la  gran labor que realizan, en la integración de personas con salud mental y en la sensibilización social.

 1.- Helena, las personas con enfermedad mental y sus familias siguen sufriendo el estigma social ¿Por qué? 

Principalmente por desconocimiento e ideas erróneas preconcebidas. Hace falta más información sobre salud mental en los colegios, las universidades, las empresas, porque es un tema que nos afecta a todos. Cualquier persona puede tener un problema de salud mental de mayor o menor impacto a lo largo de su vida y como sociedad debemos estar preparados para dar la mejor respuesta posible.

Los medios de comunicación pueden ayudar informando a la población, hablando de la salud mental como algo que forma parte de la salud general, de los tratamientos más eficaces, y aportando información real sobre la recuperación.

Es decir, se puede poner el foco en los aspectos positivos que ayuden a la gente a perder el miedo, a solicitar ayuda profesional y difundir expectativas positivas porque mucha gente se recupera de sus problemas de salud mental y consiguen llevar una vida plena.

2.- Es importante no generalizar y hablar de personas y no de diagnósticos. Por ejempo, en personas con el mismo diagnóstico de esquizofrenia, una lleva una vida totalmente normal y otra es dependiente…

El lenguaje es importante porque nos ayuda a mirar y ver las cosas desde otra perspectiva. Uno de los principales problemas es que el diagnóstico psiquiátrico en muchos casos inunda la identidad de la persona. Parece que solo miramos y vemos a través de estas etiquetas que en realidad son meras herramientas clínicas que nos permiten entendernos entre los profesionales, pero en ningún caso definen a nadie. En Fundación Manantial nos interesa el sufrimiento de la gente y la recuperación del funcionamiento, es decir, volver a tener metas, objetivos, y para cada persona serán diferentes. Los problemas de salud mental conllevan un sufrimiento emocional que hay que atender, y esto es algo muy subjetivo que tiene que ver con la vida de la gente. Preferimos preguntar ¿qué te pasa? en lugar de ¿qué tienes o cual es tu diagnóstico?.

 3.- En el año 1.995  se creó la Fundación Manantial en el año 1.995, para dar respuesta efectiva a cuestiones de salud mental relacionadas con la situación social, laboral y jurídica. ¿Cuáles son vuestros principales objetivos y áreas de trabajo?

Nuestro principal objetivo es que la atención a la salud mental sea la mejor posible, especialmente en aquellos casos en los que hay más problemas en el funcionamiento “psicosocial” como es el caso de la psicosis. Es decir, trabajamos con las personas para desarrollar proyectos de vida en la comunidad, en el barrio, estableciendo relaciones significativas con la gente. Se trata de apoyar un proceso en el que el objetivo del profesional es que sea el propio usuario de los servicios de salud mental quien tome sus propias decisiones sobre su vida. No hablamos de darle a elegir si prefiere el café solo o con leche, hablamos de donde quieren vivir y de que manera, de tomar decisiones sobre su propio tratamiento y expresar que es lo que a cada persona le ayuda en su recuperación.

4.- ¿Qué podemos hacer desde el punto de vista social para mejorar la calidad de vida de las personas con una enfermedad mental?

Muchas gente nos dice que les afecta más el rechazo social que la propia sintomatología. Cambiar nuestra mirada, ver el sufrimiento emocional como algo intrínseco del ser humano nos permitiría entender un poco más y ponernos en el lugar del que sufre. Tener información, perder el miedo y hablar es clave, porque desestigmatiza y ayuda a que la gente pida ayuda profesional. De nada sirve un buen tratamiento si luego les negamos las oportunidades de empleo o vivienda que son derechos básicos de cualquier persona.

5.- En España hay unas 600.000 personas con criterios diagnósticos de esquizofrenia o trastornos asociados. ¿El diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado son claves para una buena evolución de los pacientes?

Es fundamental y así lo demuestra la investigación científica y las políticas sociosanitarias centradas en la atención temprana en la psicosis. Cuanto antes se pida ayuda profesional y una persona acceda a un tratamiento intensivo e integral mejor será el pronóstico y menor impacto tendrá en su funcionamiento. Lo que suele ocurrir es que a los síntomas que conocemos de la esquizofrenia (pérdida del contacto con la realidad, presencia de alucinaciones y delirios) existe una pérdida en el funcionamiento social, académico, familiar y laboral. Esto significa que tendremos que trabajar no solo con el paciente, sino con la familia, la escuela, las empresas, los amigos, es decir con todo el entorno.

Cuando hablamos de un tratamiento adecuado nos referimos a un tratamiento intensivo e integral, que permita entender que ha ocurrido e integrar esa experiencia que se vive con tanta intensidad y sufrimiento en las familias. El tratamiento farmacológico, es solo una parte del tratamiento, que permite reducir la angustia y empezar a trabajar aspectos vitales como las relaciones sociales, el trabajo, la formación, el ocio y recuperar lo que sea significativo para cada persona. Los indicadores de recuperación no tienen que ver tanto con la presencia de síntomas como con la capacidad de construir o recuperar un proyecto de vida.

El empleo es importantísimo. Según la psicóloga Helena de Carlos “aporta identidad a los pacientes y tiene un efecto reparador de un valor incalculable”. Foto: Centro Especial de Empleo de F. Manantial

6.-  Los profesionales sanitarios afirman que en el diagnóstico de la esquizofrenia ya no se tienen en cuenta los síntomas, cada vez tiene más importancia la integración sociolaboral del paciente. En este sentido ¿Estamos avanzando?

Nuestro trabajo no puede limitarse a reducir los síntomas y en muchos casos a cualquier precio. Me refiero al uso de dosis excesivas de medicación que pueden eliminar los síntomas pero también anular a la persona. La medicación es útil en muchos casos y permite empezar a trabajar aspectos clave en la vida de una persona. Los indicadores que nos permiten saber si el tratamiento está funcionando tienen que ver con la vida de la gente. ¿Ha vuelto al colegio o a la universidad? ¿Ha conseguido seguir estudiando? ¿Tiene amigos? ¿Está trabajando o estudiando? ¿Cómo es el funcionamiento familiar? ¿Dónde vive?. Son preguntas que debemos hacernos y no solo valorar la presencia o no de de sintomatología.

El empleo es importantísimo en la vida de cualquier persona, con y sin diagnóstico. Aporta identidad y tiene un efecto reparador de un valor incalculable. Por eso es uno de nuestros principales objetivos, facilitar que toda la gente que quiera trabajar tenga posibilidad de acceder a un empleo digno.

7.- Cuando a una persona se le diagnóstica una enfermedad mental, ¿lo dice en su trabajo o tiene miedo a que le puedan mirar de otra manera o incluso despedir?

Todavía es un tema tabú. El paciente tiene miedo a la discriminación, incluso a perder el empleo si dice que está en tratamiento psiquiátrico. Tenemos derecho a compartir o no nuestros problemas de salud, sean de la índole que sea. En la medida que haya una mayor sensibilidad social perderemos el temor a decir lo que nos pasa y en que nos puede afectar al trabajo que desarrollamos para que nuestro entorno pueda apoyarnos.

8.- Hay palabras que “duelen” loco, manicomio…que utilizamos a modo de insulto o de risa…¿Hacen daño estas expresiones a pacientes y familiares?

Creo que lo que hace daño es el sentimiento de desprecio que puede haber detrás de una expresión. Puedes hablar de la locura con el máximo respeto o ser políticamente correcto y hablar de discapacidad en un contexto sobreprotector o infantilizador. Utilizar un lenguaje respetuoso es muy importante pero lo esencial es la mirada y el sentimiento de fondo. Esto es lo que capta la gente inmediatamente.

9.- ¿Cuáles son los principales retos que os planteáis para mejorar la vida de las personas con salud mental?

Llevamos más de 20 años trabajando en muchos proyectos que facilitan la recuperación de las personas con diagnóstico en salud mental, el acceso al empleo y dando apoyos legales a las personas con más dificultades. Trabajamos con más de 2000 personas al año, creamos 200 puestos de trabajo a través de nuestro Centro Especial de Empleo Manantial Integra y gestionamos más de 40 centros de atención social en la Comunidad de Madrid. Nuestro reto principal en este momento es la atención temprana. Reducir los tiempos de acceso al tratamiento y facilitar tratamientos intensivos especializados a las familias cuando se presentan los primeros episodios psicóticos en los jóvenes es ahora nuestro principal reto.

Gracias Helena por vuestro trabajo y por  acercarnos a la realidad de estos pacientes y gracias Pedro, tenemos una conversación pendiente, que próximamente compartiremos…

El rechazo social y el miedo a los pacientes de salud mental se “combaten” con buena información y rompiendo estereotipos y sobre todo y lo más importante, escuchando…Es nuestra responsabilidad, la de todos, construir y trabajar por  una sociedad inclusiva, respetuosa con todas las personas, para que tengan las mismas oportunidades.

Para más información:

Fundación Manantial

https://fundacionmanantial.org/

Porque la salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

adicciones Entrevistas La voz del Paciente Psicología psiquiatría

Tecnologías al servicio del paciente con trastorno por consumo de alcohol

•SIDEAL, la primera aplicación validada científicamente al servicio de los pacientes con problemas de alcohol; el uso de la app está pensado en un contexto terapéutico, con un control y seguimiento de la actividad del paciente por parte del médico.

• Información y motivación, ingredientes esenciales para contar con un paciente involucrado en el tratamiento de su enfermedad.

•Las aplicaciones juegan un papel motivacional importante en enfermedades como el trastorno por consumo de alcohol (TCA).

• La medición del consumo diario de alcohol y el registro de la medicación, aspectos más valorados de esta app por los pacientes.

“Las aplicaciones juegan un papel motivacional importante en enfermedades como el trastorno por consumo de alcohol”, explican los expertos.

Las nuevas tecnologías desempeñan una función fundamental en la involucración y papel activo del paciente con trastorno por consumo de alcohol (TCA) que, junto al profesional sanitario, debe realizar una toma de decisiones compartida en el manejo de su enfermedad. Ejemplo de ello es la aplicación SIDEAL, una herramienta de soporte al paciente con trastorno por consumo de alcohol, patología crónica en la que contar con un paciente informado y motivado es vital para alcanzar el éxito terapéutico.

“Las aplicaciones juegan un papel motivacional importante en enfermedades como el trastorno por consumo de alcohol”, explica el Dr. Antoni Gual, Jefe de la Unidad de Conductas Adictivas del Hospital Clínic de Barcelona, para quien “no hay ninguna duda de que el uso de las nuevas tecnologías en la práctica clínica diaria no es el futuro sino el presente”.

Con el respaldo de multitud de trabajos clínicos, hoy en día “las apps se desarrollan como si fueran medicamentos, con ensayos clínicos controlados”, afirma el Dr. Gual, opinión que comparte el Dr. Pablo Barrio, psiquiatra de Unidad de Conductas Adictivas del Hospital Clínic de Barcelona.

SIDEAL, una app para el manejo del trastorno por consumo de alcohol

Esta aplicación gratuita, validada científicamente, y promovida por Lundbeck, como soporte al paciente con trastorno por consumo de alcohol. “Se trata de una herramienta imprescindible para el control del consumo de alcohol, con utilidad tanto para los pacientes con TCA orientados a la abstinencia como para aquellos enfocados a la reducción de consumos. El registro que antes se hacía de forma manual, con papel y bolígrafo, y escasos resultados, ahora se actualiza con una herramienta más versátil, práctica, cercana y cómoda para los pacientes, en un contexto móvil como en el que vivimos”, explica el Dr. Barrio.

La aplicación permite realizar el registro del consumo diario de alcohol, incluye los tratamientos y objetivos terapéuticos acordados entre médico y paciente, ofrece información y consejos, informes, notificaciones y tareas, tales como visitas médicas programadas.

Según el Dr. Barrio, “lo que más valoran los pacientes son la medición de consumos y el registro de la medicación, lo que les permite estar involucrados con sus tratamientos. Es una app tanto para el paciente como para el médico, una herramienta que ayuda en la toma de decisiones compartida y se basa en la medicina centrada en el paciente. Hay un flujo de información continua entre paciente y profesional, con un registro más certero y preciso de la evolución del paciente, más información y de mayor calidad, todo con el fin último de mejorar la asistencia a los pacientes”.

La edad no parece ser una barrera a la hora de utilizar este tipo de herramientas. En el estudio piloto realizado con SIDEAL, “los resultados entre los pacientes más mayores, entre 60-70 años, fueron espectaculares”, matiza el Dr. Barrio, para quien “la edad no tiene que ser una limitación para el uso de estas apps, es un prejuicio que hay que quitarse de encima”.

Para Susana Gómez-Lus, Medical & Market Access Director de Lundbeck España, “el desarrollo y lanzamiento de esta aplicación se basa en el compromiso de nuestra compañía con la innovación, los pacientes y los profesionales sanitarios, en una patología crónica como es el trastorno por consumo de alcohol, que requiere todos los esfuerzos posibles para lograr un abordaje integral basado en la confianza entre médico y paciente”.

A pesar de ser una aplicación de uso libre y gratuito -disponible en la App Store y en Google Play Store- se pretende que haya un profesional detrás de la creación de la cuenta del paciente, que sea el médico quien la “prescriba”. Una vez que el médico da de alta al paciente en la aplicación vía web, previo consentimiento, en la propia consulta médica, el paciente descarga la app en su móvil, sincronizando después la aplicación entre el móvil del paciente y la plataforma web del médico. De este modo, el profesional sanitario puede realizar un seguimiento médico desde su ordenador, lo que le permite preparar la visita del paciente con antelación y llevar a cabo un seguimiento más real y directo.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

Innovación e Investigación psiquiatría

Nuevos antipsicóticos, esperanzas renovadas para los esquizofrénicos

•”Los nuevos antipsicóticos de larga duración facilitan una mayor integración social y laboral de los pacientes con esquizofrenia.

  En España hay unas 600.000 personas con esquizofrenia o trastornos asociados.

El Proyecto VIVE, patrocinado por Janssen, facilita la formación continuada de los profesionales de la Psiquiatría.

“En la medida en que conseguimos la estabilización de los pacientes con esquizofrenia, pueden diseñar proyectos a medio y largo plazo”, señala el Dr. Julio Bobes, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría.

No sólo se trata de eliminar los síntomas de la enfermedad, sino de establecer un plan de tratamiento para evitar las recurrencias, sostienen los expertos.

 “Los nuevos tratamientos para pacientes con esquizofrenia han transformados y están transformando no solo la percepción subjetiva del estado de salud de los pacientes sino su nivel de funcionalidad, lo que permite a los pacientes y a sus familias hacer proyectos de vida a medio y largo plazo”, asegura el Dr. Julio Bobes, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría, Catedrático y Jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital de Oviedo.

El Dr. Bobes ha sido el coordinador del V Encuentro VIVE, celebrado en A Coruña con la colaboración de Janssen, y que se convirtió un año más en un evento referente en el mundo de la Psiquiatría. “Éste es un proyecto de formación continuada muy maduro, que se celebra desde hace cinco años y se va amoldando a las necesidades aún no cubiertas desde el punto de vista de la formación continuada de los profesionales”, destaca el Dr. Bobes.

Facilitar al paciente con esquizofrenia un proyecto de vida y la máxima funcionalidad posible en su día es clave para un adecuado control de la enfermedad. Cuanta mayor es la integración del paciente en su entorno familiar, social y laboral, menor es el riesgo de recaídas que dificultan el control de la enfermedad y empeoran el pronóstico del paciente.

En este marco de normalización del diagnóstico, en el que trabaja desde hace años la Psiquiatría moderna, juegan un papel clave los nuevos tratamientos, que permiten intervalos cada vez más amplios de administración entre una dosis y otra. Esto permite al paciente espaciar sus visitas al servicio de Psiquiatría, lo que resulta de gran ayuda para ellos y para sus familias.

Se calcula que en España hay unas 600.000 personas con criterios diagnósticos de esquizofrenia o trastornos asociados, lo que representa entre un 0,8 y un 1,3% de la población según los criterios diagnósticos. El diagnóstico precoz y un adecuado tratamiento son claves para prevenir recaídas y permitir la recuperación a largo plazo de estas personas.

“El tratamiento de la esquizofrenia suponía un reto en el pasado, con antipsicóticos disponibles desde los años 50”, señala el coordinador del Proyecto VIVE. En cambio, subraya, la existencia de modernos tratamientos con intervalos de administración cada vez más prolongados, “está teniendo una influencia muy notoria porque cambia la foto que teníamos en el pasado: en la medida en que conseguimos que el paciente quede estabilizado y que la sintomatología remita sustancialmente, tenemos una persona con condiciones de proyectarse hacia el futuro, lo que les permite hacer proyectos de vida a medio y largo plazo”.

El Dr. José Manuel Olivares, psiquiatra en el Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo coincidió en la importancia de tratar la esquizofrenia desde un enfoque multidisciplinar.No sólo se trata de eliminar los síntomas de la enfermedad, sino de establecer un plan de tratamiento para evitar las recurrencias, ayudar al paciente y a su familia a entender lo que está sucediendo y a prevenir las recaídas, y facilitar que el paciente pueda retornar su proyecto vital con las mayores garantías de éxito posibles”.

En este sentido, desde Octubre del 2016, está disponible en España la administración trimestral de palmitato de paliperidona (TREVICTA®), el antipsicótico que ofrece a los pacientes con esquizofrenia el intervalo de administración más largo disponible para un fármaco de este tipo en la Unión Europea.

“Olvidarse de tomar un tratamiento es muy fácil, nos pasa a todos. Por ello, un tratamiento que sólo hay que aplicar cuatro veces al año es una gran ayuda en este sentido”, destaca el Dr. Olivares.

Pronóstico en los últimos años

El encuentro celebrado en A Coruña también sirvió  para poner de manifiesto cómo ha cambiado el pronóstico de los pacientes con esquizofrenia en los últimos años. “Hemos mejorado su pronóstico, no sólo clínico, sino que desde el punto de vista social y de vida diaria el paciente puede organizarse con un grado de normalización muy superior al que teníamos hasta ahora”, apunta el Dr. Bobes.

La llegada de tratamientos como el palmitato de paliperidona de administración trimestral, que permiten recibir el tratamiento únicamente cuatro veces al año, apunta el presidente de la Sociedad de Psiquiatría, “está cambiando la vida de estos pacientes, sobre todo en lo que respecta a su vinculación al sistema social”.

En este sentido, el Dr. Bobes subraya que “las administraciones públicas han aceptado como gran innovación que los fármacos de los que disponemos por vía oral puedan ser aprovechados realmente en la medida que resuelven las dificultades de adherencia a los tratamientos y que son una incorporación necesaria para no dejar pasar una oportunidad terapéutica que transforma la vida de los pacientes con esquizofrenia”.

“Si hay algo que sabemos acerca de la esquizofrenia es que cuanto antes se detecte y antes se ponga un tratamiento adecuado mayores serán las probabilidades de que el paciente pueda disfrutar de una vida sin merma de sus capacidades personales”, concluye el Dr. Olivares.

Acerca de la esquizofrenia

La esquizofrenia es un trastorno mental complejo y de larga evolución, en el cual los síntomas pueden ser graves e incapacitantes y pueden afectar a todos los aspectos de la vida diaria de una persona. Afecta a las personas de todos los países, grupos socioeconómicos y culturas. Su prevalencia es similar en todo el mundo, prácticamente una de cada 100 personas desarrollará esquizofrenia antes de los 60 años, presentándose más tardíamente en mujeres, probablemente a causa del efecto protector de los estrógenos.

No existe una única causa de la esquizofrenia. Se cree que diferentes factores actúan conjuntamente y contribuyen al desarrollo de la enfermedad. Tanto los factores genéticos como ambientales parecen ser importantes. Los síntomas de la esquizofrenia pueden incluir alucinaciones, delirios, falta de respuesta emocional, retraimiento social/depresión, apatía y falta de energía o iniciativa.

La esquizofrenia es generalmente un trastorno para el que existen varios tratamientos beneficiosos. Las guías clínicas recomiendan que el tratamiento óptimo sea una combinación de medicación antipsicótica junto con psicoterapia, psico-educación y autoayuda. El tratamiento eficaz puede permitir a las personas con el trastorno disfrutar de una vida más plena y satisfactoria, lo cual puede incluir la vuelta al trabajo o a los estudios, una vida independiente y el desarrollo de relaciones sociales, todo lo cual a su vez puede contribuir a su recuperación.

Porque la salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

medicamentos psiquiatría

El estigma de la depresión, un obstáculo para pedir ayuda

“Hay que hablar de la depresión con normalidad y no ocultarla como si fuera un secreto”, alertan los expertos.

• Una mayor comprensión del problema combatiría la estigmatización asociada a la enfermedad y aumentaría el número de personas que piden ayuda.

•Alrededor del 50% de los pacientes con depresión en remisión no se consideran a sí mismos recuperados y más del 70% siguen presentando síntomas cognitivos2 , tales como dificultad de concentración, olvidos frecuentes, indecisión con dificultad para tomar decisiones y priorizar, y procesamiento retardado (habla y respuestas lentas).

• Lundbeck lanza ‘Las Caras Ocultas de la depresión’ una campaña de concienciación sobre la problemática de la recuperación funcional tras la depresión.

La estigmatización de la depresión sigue siendo un obstáculo para que las personas de todo el mundo pidan ayuda. Para combatir esta realidad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha decidido dedicar el Día Mundial de la Salud de 2017, que se celebra el 7 de abril, a la depresión, una enfermedad mental que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo (2,4 millones en España) y que va en aumento.

Bajo el lema ‘Hablemos de la depresión’, el objetivo de la OMS es acabar con esta estigmatización y conseguir que el público en general esté mejor informado sobre esta enfermedad mental, sus causas y posibles consecuencias, que pueden llevar incluso al suicidio4 , y sobre la ayuda disponible para la prevención y tratamiento. “Es necesario normalizarla. Muchos la ocultan, la mantienen en secreto, pero ello no contribuye a curarla antes”, se lamenta José Ramón Pagés, coordinador de la Asociación Nacional de Ayuda al Enfermo de Depresión (ANAED).

“La salud mental, en la que se incluye la depresión, es una parcela infra desarrollada de la salud en todos los países, también en Europa, donde sigue siendo una asignatura pendiente”, denuncia el Prof. Julio Bobes, Presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP). “Ha pasado de ser una especialidad anecdótica a ser una más, sobre todo debido al elevado grado de discapacidad y de desgaste que conllevan las enfermedades mentales más prevalentes. La OMS pretende equilibrar la actual situación de agravio de dotación de recursos y de insuficiencia de fondos”, explica el Prof. Bobes.

Se estima que entre el 30 y el 50% de los pacientes con depresión no están diagnosticados y a pesar de la existencia de tratamientos eficaces, más de la mitad no los recibe . De extenderse el diagnóstico y el tratamiento de la depresión, se podrían evitar hasta el 70% de los suicidios, según José Ramón Pagés.

Recuperar completamente al paciente es una de los grandes retos actuales en la depresión. Desde el punto de vista afectivo y somático, “los tratamientos antidepresivos consiguen mejorar el comportamiento de los pacientes, que vuelven a estar activos, más animados, recuperan el apetito, la sexualidad y el sueño”, explica el Presidente de la SEP. Además, actualmente también existen fármacos que logran que el paciente recupere su capacidad cognitiva y ejecutiva.

El 50% de los pacientes con depresión en remisión no se consideran a sí mismos recuperados 1 y más del 70% siguen presentando síntomas cognitivos.

El 50% de los pacientes no se consideran a sí mismos recuperados

Alrededor del 50% de los pacientes con depresión en remisión no se consideran a sí mismos recuperados 1 y más del 70% siguen presentando síntomas cognitivos, uno de los problemas residuales más prevalentes en esta enfermedad, asociados a una mala evolución a largo plazo. Entre ellos se encuentran la dificultad de concentración, olvidos frecuentes, indecisión con dificultad para tomar decisiones y priorizar, y procesamiento retardado (habla y respuestas lentas). “Ahora nuestras necesidades están centradas en el entorno intelectual. Necesitamos buenos fármacos con capacidad para mejorar el sistema cognitivo y de ejecución. Es preciso investigar para mejorar la capacidad cognitiva, es decir, encontrar fármacos pro cognitivos”, declara el Prof. Bobes.

La recuperación funcional es necesaria en todos los ámbitos de la vida: entorno social, afectivo, profesional/académico, pero la existencia de síntomas depresivos residuales se relaciona significativamente con un elevado riesgo de recaída tras el tratamiento. “En la depresión no hay un antes y un después. La recuperación es un proceso largo y siempre queda una huella que hace que seas mucho más sensible y vulnerable a una recaída. Es comparable a cuando te rompes un hueso, siempre hay algo que te recuerda que el hueso puede volver a romperse de nuevo”, explica el coordinador de ANAED.

La depresión no es sólo un trastorno del estado de ánimo. Es una enfermedad mental compleja, multidimensional y heterogénea

‘Las caras ocultas de la depresión’

Las caras ocultas de la depresión’ La depresión no es sólo un trastorno del estado de ánimo. Es una enfermedad mental compleja, multidimensional y heterogénea, con una extensa variedad de síntomas, tanto afectivos (tristeza, ansiedad, irritabilidad, bajo estado de ánimo, desesperanza…) como cognitivos (dificultades de atención y concentración, de memoria, de toma de decisiones y planificación, etc.) y somáticos (fatiga, cambios en el apetito y peso, alteraciones del sueño, cefalea, problemas estomacales…). En relación al gran reto de la depresión sobre la recuperación funcional y cognitiva, Lundbeck ha elaborado un vídeo sobre ‘Las caras ocultas de la depresión’ con motivo del Día Mundial de la Salud. El audiovisual, por distintas sociedades médicas y de pacientes, aborda síntomas como la lentitud de pensamiento, la dificultad para recordar o planear, la indecisión y la falta de concentración. Todos estos síntomas cognitivos incapacitan a la persona con depresión a llevar una vida normal. “Un diagnóstico a tiempo y un buen tratamiento de esta enfermedad pueden ser la solución para recuperar tu vida y volver a estar al 100%”, concluye el vídeo de Lundbeck.  Link del video de YouTubehttps://youtu.be/5xyhoSYzNdw

Una enfermedad con un elevado coste personal y sanitario

Una enfermedad con un elevado coste personal y sanitario. La depresión provoca angustia mental y puede afectar a la capacidad de las personas para llevar a cabo incluso las tareas cotidianas más simples, lo que tiene en ocasiones efectos nefastos sobre las relaciones con los familiares y amigos y sobre la capacidad de ganarse la vida, llevando incluso al suicidio. La OMS afirma que la depresión es la principal causa mundial de discapacidad y que contribuye de forma muy importante a la carga mundial general de morbilidad.

“Hay distintos grados, pero cuando una depresión es mayor, te llega a incapacitar de tal manera que no eres capaz de vestirte ni de comer. No eres capaz de concentrarte. Es una enfermedad tan inexplicable que, en más de una familia, puede provocar casos de divorcio y depresión. Si esta enfermedad se conociera mejor, no provocaría tantas catástrofes”, afirma José Ramón Pagés.

Una mayor prevención y la introducción de mejoras en el tratamiento reducirían el elevado coste personal de la enfermedad así como el elevado coste económico que supone para el sistema sanitario y laboral. “Desde un punto de vista cuantitativo, no hay más que ver cuántas personas son incapacitadas permanentes totales y /o absolutas después de un trastorno depresivo mayor, las cifras son muy notables. Las bajas laborales tienen un coste importantísimo para la economía”, advierte el Prof. Bobes.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

psiquiatría

El 75% de las personas con enfermedad mental fuma

Según los expertos, esta relación entre adicción al tabaco y enfermedad mental tiene un correlato biológico ya que la nicotina actúa sobre los receptores nicotínicos del cerebro y puede hacer que los síntomas cognitivos sean menores, al tiempo que mejora la hostilidad

•Los daños físicos del tabaco en los pacientes con otra enfermedad mental están relacionados con procesos oncológicos, patologías pulmonares, dermatológicas y muerte prematura; en el caso de los pacientes con esquizofrenia adictos al tabaco la esperanza de vida se reduce unos 28 años

•La doctora Nora Volkow, directora del National Institute on Drug Abuse (NIDA) de Estados Unidos afirma: “El cannabis es la droga ilegal más consumida en Europa y Estados Unidos”

  • El 75% de los pacientes con adicción a la cocaína sufren algún trastorno mental grave en algún momento del consumo. Además, puede asociarse a trastornos de ansiedad, a fobia social, ansiedad generalizada o trastorno de estrés postraumático, así como a síntomas psicóticos asociados

El 75% de los pacientes con adicción a la cocaína sufren algún trastorno mental grave en algún momento del consumo.

El 23% de las personas en nuestro país son fumadoras aumenta en el caso de los pacientes con trastornos mentales y da lugar a la patología dual (coexistencia de un trastorno adictivo y otro trastorno mental). En el caso de las personas con trastorno bipolar se incrementa hasta el 50%, y en el caso de los pacientes con esquizofrenia llega al 75%.

Actualmente, es muy frecuente asociar los trastornos mentales a la adicción al tabaco. Según los expertos, esto tiene un correlato biológico ya que al fumar se libera nicotina, un neurotransmisor que puede hacer que los síntomas cognitivos sean menores. “Se trata de un beneficio a nivel subjetivo, los pacientes suelen coincidir en que, cuando fuman, se encuentran mejor, se tranquilizan, consiguen concentrarse e incluyo para algunos puede aliviarles los efectos secundarios de los fármacos”, apunta el doctor Luis Gutiérrez, del Complejo Hospitalario de Granada, durante el I Congreso Mundial de la World Association of Dual Disorders (WADD) y el V Congreso Internacional de la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD), que se está celebrando en Madrid.

Los efectos del tabaco podrían resultar ciertamente beneficiosos a corto plazo, pero al igual que en el resto de personas sus efectos negativos son devastadores, según los expertos. “Los daños físicos del tabaco en estos pacientes también tienen que ver con procesos oncológicos, patologías pulmonares, dermatológicas, lesiones odontológicas, problemas de esterilidad, etc., además de desencadenar en una muerte prematura”. Por otro lado, el experto incide en que las consecuencias a nivel psíquico son también muy importantes, ya que son un factor de muy mal pronóstico porque están más asociadas a mayores recaídas y a menor eficacia de los fármacos, sintomatología más aguda, etc. Así, el doctor Gutiérrez manifiesta: “Un estudio publicado este año concluye que en el caso de los pacientes con esquizofrenia adictos al tabaco la esperanza de vida se reduce unos 28 años”.

Además, estos pacientes duales fuman con más intensidad. A pesar de esto, el Dr. Gutiérrez recalca la importancia de concienciar tanto a profesionales, como a pacientes de la necesidad de que estos pacientes se los trate integralmente de la patología dual.

El cannabis, la droga ilegal más consumida en Europa y Estados Unidos.

El cannabis, la droga ilegal más consumida en Europa y Estados Unidos

La doctora Nora Volkow, directora del National Institute on Drug Abuse (NIDA) de Estados Unidos, asegura que el cannabis “es, sin duda, la droga ilegal más consumida en Europa y América del Norte”. Asimismo, en el marco del congreso, la doctora ha explicado: “En términos generales, el cannabis y muy especialmente su consumo en edades tempranas es un factor muy importante que influye de manera directa en el desarrollo de cerebro y de sus funciones”, y ha añadido que sufrir una enfermedad mental es, en general, el riesgo más alto para el consumo de drogas, incluido el cannabis.

El THC (la sustancia psicoactiva del cannabis) es el elemento fundamental que interfiere y perturba el sistema endocannabinoide y un amplio número de neurotransmisores imprescindibles para el correcto funcionamiento cerebral. “La interacción entre el THC y este sistema puede desencadenar en numerosos efectos negativos como problemas de aprendizaje y de memoria, funciones motoras, mayor riesgo de psicosis y, por supuesto, adicción”, ha señalado la directora del NIDA.

Según los profesionales, durante la década pasada se ha producido un gran avance en la comprensión de los complejos circuitos que funcionan detrás de las enfermedades mentales. “Este nuevo paradigma de compresión y análisis de estas patologías nos ha abierto una ventana y es aún más importante cuando hablamos de patología dual. Esta nueva realidad nos va a permitir seguir desarrollando estrategias de tratamiento y abordaje holísticas y globales”, comenta la doctora Volkow.

La psicosis cocaínica (o inducida por cocaína) es una de las complicaciones psicopatológicas más frecuentes y de mayor gravedad relacionadas con su uso.

El 75% de los pacientes con adicción a la cocaína sufren algún trastorno mental grave durante el consumo

El inicio de consumo de cocaína se sitúa en 21,3 años y son los hombres jóvenes el perfil más prevalente en el consumo de esta sustancia. De hecho y según afirma la doctora Lara Grau-López, del servicio de Psiquiatría del Hospital Vall d’Hebron: “El 6% de los varones de entre 25 a 34 años ha consumido cocaína en los últimos 12 meses, mientras que en las mujeres de la misma edad sólo han sido el 2,2%”.

Las personas dependientes de cocaína presentan a menudo, según la experta, síntomas depresivos que incluso cumplen criterios diagnósticos para el trastorno depresivo mayor. “Asimismo, puede asociarse a trastornos de ansiedad como crisis de angustia, o síntomas comunes con fobia social, ansiedad generalizada o trastorno de estrés postraumático. Además, es habitual que estas personas sufran síntomas psicóticos asociados”, explica la experta.

En este sentido, la doctora añade que el 75% de los pacientes con adicción a la cocaína sufre algún brote psicótico en algún momento del consumo. “La psicosis cocaínica (o inducida por cocaína) es una de las complicaciones psicopatológicas más frecuentes y de mayor gravedad relacionadas con su uso. Lo más característico es la sintomatología paranoide, ideas delirantes autorreferenciales de perjuicio, persecución o celotípicas, con el consiguiente sentimiento de amenaza y episodios de auto o hetero-agresividad”. apunta la doctora Grau-López.

Durante el congreso se van a presentar datos y estudios sobre el abordaje que se debe realizar en dichos pacientes y es que, tal y como apuntan los especialistas, el futuro del tratamiento a la adicción a la cocaína debe ir enfocado a tratar a los pacientes duales adictos a la cocaína de manera integral, “es decir, en centros donde se trate de manera específica tanto la adicción a la cocaína como el trastorno psiquiátrico comórbido a la adicción”, resalta la experta.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

psiquiatría tabaquismo

El juego patológico es de 2 y 4 veces mayor entre jóvenes de 12 a 17 años que en adultos

•El que padece una adicción comportamental -juego patológico, compras compulsivas, adicción a Internet, a las pantallas de dispositivos…- tiene una vulnerabilidad individual y sufre patología dual (coexistencia de un trastorno adictivo y otro trastorno mental), siendo lo más frecuente otra afectación psicopatológica como trastornos afectivos y/o de ansiedad, síntomas obsesivos compulsivos y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

* El juego patológico es una de las adicciones comportamentales más frecuentes y la única comportamental hasta ahora incluida en la clasificación de adicciones junto a las de sustancias; entre el 10-14% de los jóvenes con adicción al juego tienen un riesgo añadido de desarrollar esta adicción en la vida adulta

* Asimismo, la compra compulsiva es otra de las adicciones comportamentales más frecuentes, que se estima tiene una prevalencia de entre el 5,8 y el 8%, y suele asociarse a trastornos depresivos y baja autoestima

* La adicción al trabajo es otra adicción comportamental que, en este caso, suele ser más aceptada y justificada socialmente y que el “laboradicto tiende a negar”

El abuso de las redes sociales virtuales puede facilitar el aislamiento, el bajo rendimiento, el desinterés por otros temas, los trastornos de conducta y el quebranto económico (los videojuegos), así como el sedentarismo y la obesidad

Las llamadas “adicciones comportamentales” son una serie de trastornos mentales vinculados a actividades humanas, a menudo placenteras, y que no están relacionadas con la ingesta de sustancias químicas. Para padecer una adicción de este tipo -juego patológico, compras compulsivas, adicción a Internet o a las pantallas de dispositivos- debe existir una vulnerabilidad individual, dándose la patología dual (coexistencia de un trastorno adictivo y otro trastorno mental), siendo lo más frecuente otra afectación psicopatológica especialmente en forma de trastornos afectivos y/o de ansiedad, síntomas obsesivos compulsivos y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

En este sentido, “el juego patológico, que es la única adicción comportamental hasta la fecha incluida en la clasificación de adicciones por las evidencias neurocientíficas que permiten equipararla a cualquier otra adicción a sustancia, es entre dos y cuatro veces más frecuente en jóvenes de entre 12 y 17 años que en adultos, con un riesgo añadido en esos adolescentes del 10-14% de desarrollar una adicción al juego en la vida adulta”, explica el Dr. Ignacio Basurte, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD), en el marco del I Congreso Mundial de la World Association of Dual Disorders (WADD) y el V Congreso Internacional de la SEPD, que se celebra en Madrid durante los días 23 al 26 de marzo.

“La persona adicta muestra una dependencia psicológica de la conducta de la que es adicto pensando continuamente en ella, perdiendo interés por otras actividades que antes eran gratificantes, y comenzando a tener graves problemas en la vida cotidiana”, afirma el Dr. Enrique Echeburúa. Catedrático de Psicología Clínica de la Universidad del País Vasco (España).

Las adicciones compotamentales son conductas descontroladas.

Sin embargo, según los especialistas, la prevalencia del uso problemático de Internet en adolescentes es más difícil de determinar que la del juego patológico. El principal problema de las adicciones comportamentales, a diferencia de las adicciones a sustancias, es que el componente objeto de las mismas puede formar parte necesaria de la vida diaria y del trabajo de las personas, como el caso de la adicción a Internet, siendo difícil distinguir entre ese uso y una verdadera adicción.

El juego patológico, que es una de las adicciones comportamentales más frecuentes, se caracteriza, según el Dr. Basurte, por “el impulso persistente y progresivo en intensidad y urgencia consumiendo cada vez más tiempo, energía y recursos emocionales y materiales de la persona, repercutiendo, inevitablemente, en su calidad de vida”. Asimismo, la compra compulsiva es otra de las más frecuentes, según este experto, que se estima tiene una prevalencia de entre el 5,8 y el 8%, y suele asociarse a trastornos depresivos y baja autoestima.

La adicción al trabajo es otra adicción comportamental que, en este caso, suele ser más aceptada y justificada socialmente, según los expertos, y que el “laboradicto tiende a negar”. “Esta adicción comprende a aquellos trabajadores que, de forma gradual, pierden estabilidad emocional y se convierten en adictos al control y al poder, en un intento por lograr el éxito o la aceptación de sus jefes. Afecta en su mayor parte a profesionales varones de entre 35 y 50 años, profesionales liberales y mandos intermedio, en los cuales la adicción al trabajo suele cobijar problemas afectivos y personalidades específicas como la anancástica y narcisista”, resalta el Dr. Basurte.

Una cosa es el mal uso de las redes y otra la adicción, puntualizan los expertos

Redes sociales y pérdida de control

Las adicciones asociadas a la necesidad de estar conectados a Internet incluyen todas sus modalidades, desde juegos en línea, pornoadicción hasta redes sociales. Pero, “una cosa es el mal uso de las redes y otra la adicción”, puntualiza el Dr. Echeburúa, a la vez que añade que hay adicción cuando el uso de las redes sociales supone una pérdida de control, una absorción a nivel mental y hay una interferencia grave en la vida cotidiana (a nivel escolar, familiar o social) de la persona afectada. “Más que el número de horas conectado a la red, lo determinante es el grado de interferencia en la vida cotidiana”, continúa.

Según este especialista, “el abuso de las redes sociales virtuales puede facilitar el aislamiento, el bajo rendimiento, el desinterés por otros temas, los trastornos de conducta y el quebranto económico (los videojuegos), así como el sedentarismo y la obesidad”. Estas personas buscan, tal y como apunta el doctor, “ser visibles ante los demás, reafirmar la identidad ante el grupo. La persona muestra un ansia por las redes sociales y se produce un flujo de transrealidad que recuerda a la experiencia de las drogas”.

“Existe también un riesgo a crear una identidad ficticia, potenciada por un factor de autoengaño. Se facilita la confusión entre lo íntimo, lo privado y lo público y se fomentan conductas histriónicas y narcisistas, cuando no deformadoras de la realidad”, afirma. Las principales señales de alarma que denotan la conversión de una “afición” en una adicción son:

de sueño (<5 horas) para estar conectado a la red, a la que se dedica unos tiempos de conexión anormalmente altos.

2. Descuidar otras actividades importantes, como el contacto con la familia, las relaciones sociales, el estudio o el cuidado de la salud.

3. Recibir quejas en relación con el uso de la red de alguien cercano, como los padres o los hermanos.

4. Pensar en la red constantemente, incluso cuando no se está conectado a ella y sentirse irritado excesivamente cuando la conexión falla o resulta muy lenta.

5. Intentar limitar el tiempo de conexión, pero sin conseguirlo, y perder la noción del tiempo.

6. Mentir sobre el tiempo real que se está conectado.

7. Aislarse socialmente, mostrarse irritable y bajar el rendimiento en los estudios.

8. Sentir una euforia y activación anómalas cuando se está delante del ordenador.

El juego patológico es el impulso persistente y progresivo en intensidad y urgencia consumiendo cada vez más tiempo, energía y recursos emocionales y materiales de la persona, repercutiendo, inevitablemente, en su calidad de vida.

Educación y tratamiento

Los especialistas recomiendan en el ámbito de la infancia que los adultos elaboraren junto con los niños un horario en los que clasificar las distintas tareas a realizar, limitar el tiempo de conexión (unas 1,5 horas diarias, con excepciones los fines de semana) y revisar los contenidos, lo que resulta más sencillo cuando se ubican los ordenadores en lugares comunes (el salón de la casa, por ejemplo). En Europa ya se han creado centros para tratar este tipo de adicciones y cada vez es mayor la conciencia social y política desde la perspectiva de un problema de salud, según el Dr. Basurte.

En el ámbito de las adicciones a sustancias (tabaquismo, alcoholismo, dependencia a opiáceos, etc.) la meta terapéutica utilizada suele ser la abstinencia total respecto a la sustancia. “Sin embargo, en el tratamiento de las adicciones comportamentales resulta implanteable, con la excepción del juego patológico. Se trata de conductas descontroladas, pero que resultan necesarias en la vida cotidiana, como ocurre en el caso de conectarse a Internet, de hablar por el móvil, etc. El objetivo terapéutico debe centrarse, por tanto, en el reaprendizaje del control de la conducta”, dice el Dr. Echeburúa.

A este respecto, según este experto, “a medida que avanza el tratamiento, el control de estímulos tiende a hacerse menos estricto, pero la persona debe seguir unas reglas de conducta determinadas. Más a largo plazo, conviene solucionar los problemas específicos (ansiedad, depresión, problemas de pareja, etc.) e introducir cambios en el estilo de vida, de modo que la persona sea capaz de obtener otras fuentes de gratificación alternativas al mundo virtual”

.Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

adicciones psiquiatría

El 86% de los europeos con depresión está en edad de trabajar

• La depresión cuesta 92.000 millones de euros al año en la UE, principalmente por pérdida de productividad, según el Informe de Expertos para un Mejor Abordaje de la Depresión en el Ámbito del Trabajo.

• De los pacientes que están en esta franja, el  10% sufre un episodio depresivo al año , con una duración media de 35,9 días por episodio.

• El abordaje de los síntomas cognitivos de la depresión, tales como la dificultad de concentración, los olvidos frecuentes, la indecisión con dificultad para tomar decisiones y priorizar, y el procesamiento retardado (habla y respuestas lentas), son cruciales para la recuperación funcional del paciente en todas las esferas de su vida, incluida la profesional.

Jerónimo Saiz, Jefe de Servicio de Psiquiatría del  Ramón y Cajal de Madrid, y la Dra. Margalida Gili, decana de la Facultad de Medicina de la Universidad de las Islas Baleares, en la presentación del “Informe para un Mejor Abordaje de la Depresión en el Ámbito del Trabajo”, en colaboración con Lundbeck.

El coste anual de la depresión en la Unión Europea se sitúa en 92.000 millones de euros debido, fundamentalmente, a la pérdida de productividad de los trabajadores.La depresión se asocia, además, con altas tasas de desempleo y bajas laborales. Así, esta patología mental se relaciona con un 19% menos de probabilidades de estar empleado o una disminución de los días trabajados en un año en torno a 7-8 semanas . Se estima que el coste total de la depresión en la UE constituye más del 1% del PIB . Y es que el 86% de los europeos que padece depresión está en edad de trabajar. Dentro de esta franja, el 10% sufre un episodio depresivo al añoi , con una duración media de 35,9 días por episodio.

El impacto de la depresión sobre la población trabajadora y, por tanto, sobre el tejido empresarial español, conlleva serias consecuencias profesionales, sociales y económicas en España. La depresión se relaciona con menor productividad, absentismo y presentismo laboral, mayor riesgo de desarrollar otras enfermedades, ya sean mentales o físicas, incremento del uso de los servicios sanitarios, un mayor número de accidentes y jubilación anticipada. Así lo han puesto de manifiesto en Madrid el Profesor Jerónimo Saiz, Jefe de Servicio de Psiquiatría del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, y la Doctora Margalida Gili, Decana de la Facultad de Medicina de la Universidad de las Islas Baleares, en la presentación del “Informe para un Mejor Abordaje de la Depresión en el Ámbito del Trabajo”, en colaboración con Lundbeck.

El trabajado/a tiende a ocultar los síntomas de una enfermedad como es la depresión

La exclusión del mercado laboral, que con frecuencia provoca la depresión, potencia el estigma del paciente y la merma económica, algo que contribuye a su vez a rebajar su autoestima. Estos síntomas, unidos al aumento de incidencia del trastorno, sitúan a la enfermedad como un problema capital para la economía, ya que constituye una de las principales causas de baja laboral por incapacidad temporal y permanente. Según el Prof. Saiz, “a consecuencia de la crisis económica, la precariedad en el empleo y las posibilidades de ser despedido han aumentado, y el trabajador tiende a ocultar los síntomas de una enfermedad como es la depresión, especialmente por el estigma que aún hoy persiste de culpabilizar al enfermo de estarlo. Por tanto, vuelve el fenómeno del presentismo: el paciente está en su puesto de trabajo pero no es capaz de realizar las tareas que tiene asignadas porque la enfermedad no se lo permite. Trata de que no se le etiquete como un mal trabajador, pero su rendimiento no es bueno, esto incrementa su desvalorización y auto-reproche y constituye un problema”.

Tratar los síntomas cognitivos, vital para que el paciente recupere la funcionalidad

Aproximadamente, el 80% de la pérdida de productividad debida a la depresión puede atribuirse a una inadecuada capacidad en la ejecución de las tareas más que a la ausencia del puesto de trabajovi. En este sentido, se ha infravalorado la importancia de los síntomas cognitivos en la depresión, uno de los síntomas residuales más prevalentes que persisten tras la mejoría de la enfermedad pero siguen limitando la actividad habitual del paciente: dificultades de atención y concentración, de memoria, de toma de decisiones y planificación, de agudeza mental y velocidad de pensamiento.

Para lograr que las personas que padecen depresión puedan llevar una vida lo más normal posible, continuando con su actividad laboral, hay que tener en cuenta los síntomas cognitivos de la depresión. En esta línea, varios estudios han apuntado que con el tratamiento adecuado, los trabajadores pueden desempeñar con normalidad sus funciones. Esto implica un ahorro en bajas médicas y un incremento de la productividad, así como una mayor integración en la organización, este último aspecto clave para la recuperación de los pacientes.

El objetivo terapéutico de la depresión, en la actualidad, persigue que el paciente recupere la funcionalidad, de modo que pueda desempeñar las tareas de su día a día como lo hacía antes de la enfermedad.

Como explica el Prof. Saiz, “un paciente con depresión se puede reincorporar a su puesto de trabajo cuando se siente capaz de hacerlo, los síntomas de la enfermedad han remitido lo suficiente y ha recuperado sus capacidades básicas. En este sentido, los síntomas cognitivos tienen mucha importancia para la recuperación funcional del trabajador con depresión. Cuando hablamos de cognición muchas veces se piensa en temas muy generales pero también hay que hacerlo en aspectos concretos como la función ejecutiva, la capacidad para planificar, decidir, enfrentarse a situaciones… y todo esto también está condicionado por la pérdida que la depresión induce en estas facultades”.

Para la Dra. Margalida Gili, “la sintomatología cognitiva constituye un síntoma nuclear de la depresión. Con frecuencia la atención sobre las personas que padecen este trastorno se ha centrado en la tristeza y en la pérdida de placer por actividades antes vividas como satisfactorias. Sin embargo, investigaciones recientes muestran cómo estos síntomas cognitivos contribuyen en gran medida a la discapacidad que genera este trastorno”.

El objetivo terapéutico de la depresión, en la actualidad, persigue que el paciente recupere la funcionalidad, de modo que pueda desempeñar las tareas de su día a día como lo hacía antes de la enfermedad. Por ello, resulta crucial prestar atención a la presencia de síntomas residuales cognitivos, con el fin de detectarlos y tratarlos en beneficio de la calidad de vida del paciente, pero también de las empresas. No en vano, abordar correctamente la depresión y facilitar la reinserción redunda en la productividad empresarial. Y es que los costes de tratar la depresión son mucho menores que las consecuencias de no hacerlo.

Sin embargo, alrededor del 50% de los pacientes no llega a ser tratado correctamente. La clave del adecuado tratamiento de la depresión radica en la detección precoz, fundamental para el mejor pronóstico de esta enfermedad, caracterizada por síntomas afectivos, cognitivos y somáticos, además de con altas tasas de recurrencia y tendencia a la cronificación.

En Europa, se han diseñado y aplicado algunos programas en empresas con resultados positivos frente a la depresión.

¿Qué papel pueden desempeñar las administraciones y empresas?

Según pone de manifiesto el “Informe para un Mejor Abordaje de la Depresión en el Ámbito del Trabajo”, hasta el momento, no existen programas nacionales efectivos que se hayan destinado a mejorar el problema de la depresión en el entorno laboral. Uno de los motivos es que no se habían tenido en cuenta los enormes costes sobre el número de personas afectadas, las empresas y la economía en su conjuntoix. Sin embargo, parece evidente que las políticas públicas tienen un rol fundamental en combatir la depresión y el impacto social y económico que esta enfermedad provoca a la sociedad.

Como explica la Dra. Gili, “en Europa, se han diseñado y aplicado algunos programas en empresas con resultados positivos. El objetivo de estos programas se centra en promover la salud mental, apoyar a los trabajadores cuando puedan estar en situación de riesgo y enseñar a manejar los problemas de salud mental cuando estos aparecen. En España, hasta donde conocemos, no existen programas de este tipo que requieren un esfuerzo importante tanto económico como formativo, así como una continuidad en el tiempo, difícil de imaginar durante los últimos años de crisis”.

El grupo de expertos autor del informe cree que España tiene un gran potencial para convertirse en un referente en el tratamiento de la depresión en el ámbito laboral. Para ello, argumenta, son necesarias medidas que comiencen con la sensibilización entre decisores políticos, responsables sanitarios, empresarios y directivos de empresa, así como los propios pacientes. El regreso del enfermo a su actividad previa es también un momento crítico que requiere apoyo y flexibilidad.

Las instituciones, administraciones públicas y las empresas deberían concienciarse de que la depresión no es un problema del trabajador, es también un problema del empleador y como tal, deberíamos aprender el ejemplo del manejo de otros trastornos crónicos en el ámbito laboral, creando una estrategia de prevención y promoción de la salud, detección precoz del trastorno, intervención sobre el mismo y manejo de la discapacidad que genera. Todo ello, a partir de la evidencia científica publicada, que en estos momentos empieza a ser considerable”, afirma la Dra. Margalida Gili.

En este sentido, la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo (2015- 2020) establece que la mejora de las condiciones de trabajo contribuye a reducir el coste derivado de los accidentes laborales y las enfermedades profesionales y, así, debe servir de catalizador para aumentar la productividad de las empresas, el crecimiento económico, la generación de empleo y la mejora de la calidad de vida de los trabajadores. Este objetivo puede aplicarse también a la depresión en el entorno laboral.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

psiquiatría

“La esquizofrenia ha dejado de ser una enfermedad obligadamente devastadora y debilitante”

 

Janssen organizó en Sevilla el simposio ‘Nuevos Tiempos’,  dentro del Proyecto VIVE

• En el diagnóstico de la esquizofrenia ya no se tienen en cuenta únicamente los síntomas sino que cada vez cobra más importancia la integración sociolaboral del paciente.

•Las nuevas fórmulas de administración, con intervalos de administración más prolongados, han supuesto mayor confort para los pacientes.

• Dentro de esta era de renovación, algunos expertos apuestan incluso por una redenominación de la enfermedad para evitar el estigma.

La detección precoz, los avances en el tratamiento o la importancia de los recursos psicosociales y la desestigmatización de las personas con esquizofrenia han permitido que en los últimos años los pacientes con este diagnóstico puedan disfrutar de una mayor recuperación funcional y una integración más completa en todas sus facetas de la vida.

Todos esos avances han protagonizado en Sevilla el simposio ‘Nuevos Tiempos’, organizado por Janssen dentro del Proyecto VIVE y coordinado por el Dr. Miquel Bernardo, Director de la Unidad de Esquizofrenia del Hospital Clínic de Barcelona. Entre otros ponentes, la jornada ha contado con la participación del Prof. Robin Emsley, especialista de la Unidad de Investigación en Esquizofrenia de la Universidad de Stellenbosch en Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

“El objetivo de este simposio es poner de manifiesto los nuevos tiempos que vivimos en el abordaje de la esquizofrenia, gracias a un replanteamiento global de la enfermedad”, señala el Dr. Bernardo, que utiliza la nota musical ‘RE’ para explicar esta nueva era. “Estamos viviendo una re-novación de los conceptos, una re-conceptualización de la enfermedad, un re-planteamiento de los tratamientos, incluso una re-denominación de la patología, con nombres alternativos, para evitar el estigma que tradicionalmente se ha asociado a la esquizofrenia”, señala el especialista del Hospital Clínic y coordinador del encuentro.

Se calcula que en España hay unas 600.000 personas con criterios diagnósticos de esquizofrenia o trastornos asociados, lo que representa entre un 0,8 y un 1,3% de la población según los criterios diagnósticos. El diagnóstico precoz y un adecuado tratamiento son claves para prevenir recaídas y permitir la recuperación a largo plazo de estas personas.

En este sentido, el Prof. Emsley recuerda que los cinco primeros años de diagnóstico de la esquizofrenia se consideran clave para llevar a cabo intervenciones que mejoren el pronóstico del paciente. “Es en este periodo cuando la enfermedad es más agresiva y hay más posibilidades de recaídas y progresión de la enfermedad”, señala el experto sudafricano.

El comienzo de la enfermedad suele darse en muchos casos en una etapa de la vida en la que la persona se está formando con sus primeras experiencias laborales:

Precisamente, el comienzo de la enfermedad suele darse en muchos casos en una etapa de la vida en la que la persona se está formando con sus primeras experiencias laborales: “En muchas ocasiones al aparecer la enfermedad la persona se estanca, y poco a poco va perdiendo roles sociales. Pero cuando tiene la oportunidad de incorporarse al empleo de nuevo vuelve a ser miembro activo de la sociedad lo que contribuye a recuperarlos”, explica María Isabel Rodríguez Montes, gerente de FEAFES Empleo.

Por otro lado, “en todas las fases de la enfermedad, los fármacos antipsicóticos son la base del tratamiento de la esquizofrenia y se recomiendan fármacos eficaces, bien tolerados y con una pauta posológica que requiera las mínimas administraciones” continúa el Prof. Emsley. “La adherencia es el factor más importante en la prevención de recaídas. La mayor parte de los pacientes considera en algún momento la interrupción del tratamiento y las consecuencias pueden ser muy graves”.

La administración de fármacos antipsicóticos de larga duración –con intervalos más prolongados entre las administraciones– se considera la intervención farmacológica más efectiva para mejorar la adherencia al tratamiento

Fármacos antipsicóticos de larga duración

A juicio del Prof. Emsley, la administración de fármacos antipsicóticos de larga duración –con intervalos más prolongados entre las administraciones– se considera la intervención farmacológica más efectiva para mejorar la adherencia al tratamiento; y añade que existen también intervenciones psicosociales que pueden mejorar el cumplimiento de la medicación.

En España está disponible desde octubre Trevictat® (palmitato de paliperidona), un fármaco para el tratamiento de mantenimiento de la esquizofrenia en pacientes adultos que se administra cada tres meses, lo que supone el intervalo de administración más largo disponible para un antipsicótico a nivel mundial.

El palmitato de paliperidona administrado trimestralmente (aprobado en la Unión Europea en mayo de 2016), permite a los pacientes adultos con esquizofrenia -previamente estabilizados con palmitato de paliperidona mensual- recibir su tratamiento únicamente cuatro veces al año, lo que supone una mayor comodidad para ellos y para sus familias.

Con todos estos avances sobre la mesa, el Dr. Bernardo subraya que “la esquizofrenia ha dejado de ser una enfermedad obligadamente devastadora y debilitante, cuya evolución hacia una demencia precoz se consideraba irremediable, para pasar a ser una patología no tan fatalista, en la que se pueden controlar algunas variables”.

En este sentido, el diagnóstico actual de la esquizofrenia no se limita a la mera presencia de síntomas, sino que, como destaca el Dr. Bernardo, cada vez se tiene más en cuenta además la funcionalidad de los pacientes. Y en eso coincide con el Prof. Emsley, en que los actuales tratamientos, con intervalos de administración más prolongados, “suponen un salto adelante en el confort y funcionalidad de los pacientes”.

La esquizofrenia es un trastorno mental complejo y de larga evolución.

Acerca de la esquizofrenia

La esquizofrenia es un trastorno mental complejo y de larga evolución, en el cual los síntomas pueden ser graves e incapacitantes y pueden afectar a todos los aspectos de la vida diaria de una persona. Afecta a las personas de todos los países, grupos socioeconómicos y culturas. Su prevalencia es similar en todo el mundo, prácticamente una de cada 100 personas desarrollará esquizofrenia antes de los 60 años, presentándose más tardíamente en mujeres, probablemente a causa del efecto protector de los estrógenos.v vi

No existe una única causa de la esquizofrenia. Se cree que diferentes factores actúan conjuntamente y contribuyen al desarrollo de la enfermedad. Tanto los factores genéticos como ambientales parecen ser importantes. Los síntomas de la esquizofrenia pueden incluir alucinaciones, delirios, falta de respuesta emocional, retraimiento social/depresión, apatía y falta de energía o iniciativa.vii

La esquizofrenia es generalmente un trastorno para el que existen varios tratamientos beneficiosos. Las guías clínicas recomiendan que el tratamiento óptimo sea una combinación de medicación antipsicótica junto con psicoterapia, psico-educación y autoayuda.vii El tratamiento eficaz puede permitir a las personas con el trastorno disfrutar de una vida más plena y satisfactoria, lo cual puede incluir la vuelta al trabajo o a los estudios, una vida independiente y el desarrollo de relaciones sociales, todo lo cual a su vez puede contribuir a su recuperación.viii

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

psiquiatría