Las personas obesas tienen el doble de posibilidades de sufrir enfermedad renal crónica

•El ejercicio físico y una dieta baja en calorías reduce en un 30% el riesgo de incidencia de enfermedad renal crónica (ERC) en personas con diabetes y obesidad.

• Los pacientes con obesidad tienen casi el doble de posibilidades de sufrir Enfermedad Renal Crónica (ERC), una patología que se caracteriza básicamente por una pérdida progresiva de las funciones normales del riñón (eliminación de sustancias, agua, producción de hormonas necesarias para proteger nuestros huesos, evitar la anemia y el envejecimiento prematuro).

•La obesidad impacta sobre la salud renal de forma directa, así como a través de la diabetes y la hipertensión: también incrementa el riesgo de sufrir enfermedad crónica terminal y padecer cálculos renales.

•-Entre un 10% y un 27% de los cánceres renales pueden atribuirse al exceso de peso.El IMC (peso/altura) se revela como un índice insuficiente para la correlación entre obesidad y daño renal: el índice cintura/cadera muestra una mayor eficacia

Las personas con obesidad tienen casi el doble de posibilidades más de sufrir Enfermedad Renal Crónica que una persona sana, en concreto un 83% de posibilidades más.

Con motivo de la próxima celebración del Día Mundial contra la Obesidad, la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N), que engloba a más de 2.000 nefrólogos de toda España, ha advertido que las enfermedades renales, incluyendo la Enfermedad Renal Crónica (ERC), los cálculos renales y los cánceres renales, se encuentran entre los efectos más relevantes y nocivos del exceso de peso. La cara positiva de esta realidad es la posibilidad efectiva de prevención y sus resultados ciertos: el ejercicio físico y una dieta sana reducen el riesgo de incidencia de Enfermedad Renal Crónica en personas obesas. En los pacientes diabéticos, esta reducción del riesgo de incidencia es de hasta un 30%.

Así lo muestra un estudio publicado en la Revista Nefrología de la S.E.N., el cual recoge las evidencias científicas e investigaciones más notables sobre la correlación entre la obesidad y las patologías renales. Según los datos de estudio, las personas con obesidad tienen casi el doble de posibilidades más de sufrir Enfermedad Renal Crónica que una persona sana, en concreto un 83% de posibilidades más. Se estima, de hecho, que el 13,8% de la ERC en hombres y el 24,9% de la ERC en mujeres de países industrializados pueden estar asociadas con el sobrepeso o la obesidad y que la incidencia de enfermedades renales asociadas a la obesidad se ha incrementado 10 veces en los últimos años. Asimismo, la obesidad es un factor de progresión de la Enfermedad Renal Crónica a través del aumento de proteinuria o aparición de la misma.

Una de las conclusiones más importantes de las distintas investigaciones recogidas en este estudio es que el impacto de la obesidad sobre la ERC es tanto indirecto (a través de otros factores de riesgo asociados) como directo. La obesidad genera daño renal de forma indirecta al desencadenar la aparición de diabetes e hipertensión, condiciones que se encuentran entre los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de Enfermedad Renal Crónica. Pero lo hace también de forma directa, como muestra el gráfico, asociado a la producción de determinadas hormonas y al desarrollo de inflamación, estrés oxidativo, metabolismo lipídico anormal, activación del sistema renina–angiotensina-aldosterona, incremento de la producción de insulina y mayor resistencia a la insulina.

 

“Las estrategias para controlar la epidemia de ERC relacionada con la obesidad y contrarrestar la evolución a insuficiencia renal en pacientes obesos representa una de las tareas más importantes que enfrentan los sistemas de salud, así como los nefrólogos de hoy en día”, explica la presidenta de la S.E.N., María Dolores del Pino, que añade: “La obesidad es un problema de salud pública que, desafortunadamente, agrava otro gran problema como es la enfermedad renal crónica, que ya afecta a 7 millones de personas en nuestro país”.

Cálculos renales y neoplasias
La obesidad se asocia también con una serie de factores de riesgo que contribuyen a la alta incidencia y prevalencia de cálculos renales o nefrolitiasis (formación de un trozo de material sólido dentro del riñón a partir de sustancias que están en la orina), más conocidas como “piedras en el riñón”. Según muestra el estudio, un mayor peso corporal se asocia con menor pH urinario, aumento de oxalato urinario y mayor excreción urinaria de ácido úrico, sodio y fósforo. Asimismo, las dietas ricas en proteínas y sodio pueden contribuir a la acidificación de la orina y a la disminución del citrato urinario, lo que también contribuye al riesgo de desarrollo de cálculos renales. Finalmente, la resistencia a la insulina, característica de la obesidad, también puede predisponer al desarrollo de nefrolitiasis.

Las investigaciones también demuestran el impacto de la obesidad en las neoplasias renales, y entre ellas el cáncer renal, si bien los mecanismos que hay detrás del mayor riesgo de aparición de neoplasias renales en individuos obesos no son del todo claros. En un estudio poblacional del Reino Unido, que incluyó 5,24 millones de individuos, el incremento en el IMC de 5kg/m2 se asoció con un riesgo mayor del 25% de desarrollo de cáncer renal. Ese estudio atribuyó el 10% de todos los cánceres renales al exceso de peso. Otro estudio que analizó la carga global de obesidad en la aparición de neoplasias estimó que un 17 y un 26% de todos los cánceres renales en hombres y mujeres, respectivamente, fueron atribuibles al exceso de peso. La asociación entre obesidad y cáncer renal fue consistente tanto en hombres como en mujeres y entre poblaciones de diferentes partes del mundo, en un metaanálisis que incluyó datos de 221 estudios, de los cuales 17 evaluaron neoplasias renales. Entre las neoplasias evaluadas en este último estudio, el cáncer renal tuvo el tercer lugar de riesgo más alto asociado con obesidad.

El estudio publicado por la S.E.N. concluye que no es el mejor indicador para la correlación entre obesidad y daño renal y que el índice cintura/cadera muestra una mayor eficacia.

El IMC, un indicador insuficiente 
Según la Organización Mundial de la Salud, se asume que una persona tiene un peso normal cuando su Índice de Masa Corporal (IMC) se sitúa entre 18 y 25 kg/m2, mientras que un IMC superior a 30 kg/m2 implica obesidad. El estudio publicado por la S.E.N. concluye que no es el mejor indicador para la correlación entre obesidad y daño renal y que el índice cintura/cadera muestra una mayor eficacia. “El IMC es fácil de calcular, pero solo nos proporciona una pobre estimación de la distribución de la grasa corporal, ya que individuos musculosos o aquellos con más tejido graso subcutáneo pueden tener un IMC tan alto como aquellos individuos con mayor masa grasa intraabdominal”, dice el estudio de la S.E.N., que agrega que es “este último tipo de IMC elevado el que está asociado con un riesgo sustancialmente mayor de desarrollar enfermedad metabólica y cardiovascular”. Los parámetros alternativos para medir de forma más precisa la grasa visceral incluyen la circunferencia de la cintura (CC) y el índice cintura/cadera (ICC): > 102cm y 0,9, respectivamente para hombres, y > 88cm y > 0,8 para mujeres.

Una epidemia creciente
La obesidad afecta a más de 600 millones de personas en todo el mundo y se estima que se incrementará un 40% en la próxima década. España es el segundo país de Europa con más personas con sobrepeso u obesidad, un trastorno que afecta al 25% de los españoles. Si miramos las cifras de obesidad infantil, los datos son igual de preocupantes: dos de cada 10 niños tiene sobrepeso, y uno de cada 10 sufre obesidad. “Y todo ello tiene una vinculación con las enfermedades renales que pasa desapercibida pero que tiene un enorme impacto en términos de salud pública”, explica la presidenta de la S.E.N, que hace hincapié en la necesidad de poner en marcha políticas de prevención, expresamente centradas en la correlación entre obesidad y ERC.

“Las intervenciones poblacionales para el control de la obesidad pueden tener efectos benéficos en la prevención tanto del desarrollo como del retraso en la progresión de la ERC y corresponde a los decisores públicos, así como a toda la comunidad sanitaria el diseño de estrategias de largo alcance para mejorar la comprensión de los vínculos entre la obesidad y las enfermedades renales y así determinar estrategias óptimas para frenar esta marea que amenaza con convertirse en tsunami contra la salud pública”, concluye la presidenta de la S.E.N.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

endocrinología nefrología Nutrición obesidad

La dieta, clave para reducir hasta el 50% el cáncer gástrico

 

• Una dieta correcta, no sufrir obesidad, no consumir alcohol ni tabaco y hacer ejercicio físico podría prevenir también hasta en un 37% las posibilidades de sufrir cáncer colorrectal y en un 27% el de mama

•El excesivo consumo de carne roja no solo podría influir en el desarrollo de cáncer colorrectal, sino que también aumenta el riesgo del de páncreas, esófago y pulmón

• La nutrición es importante en el cáncer de mama, pudiendo reducir en torno a un 15% de los casos; de hecho el consumo de cereales integrales y fibras disminuye el riesgo de sufrirlo, mientras que el alcohol y la obesidad lo aumentan

•· Según los profesionales, el carcinoma papilar (un tipo de cáncer de tiroides) está sobrediagnosticado. En torno a un 98% de los microcarcinomas papilares son poco activos, apenas son agresivos, no van presentar complicaciones y no se van producir metástasis

•· El sobrediagnóstico de este tipo de cáncer puede repercutir de manera negativa en el paciente, no por la agresividad del tumor, sino por la ansiedad e incertidumbre que puede acarrear el propio término y las connotaciones de esta enfermedad

 

El cáncer gástrico que, a pesar de que tiene una incidencia menor, suele tener peor pronóstico.

El cáncer es una enfermedad multicausal y muchos de estos factores están relacionados con el estilo de vida (seguir una dieta correcta, no sufrir obesidad, no consumir alcohol ni tabaco y hacer ejercicio físico semanalmente), cuestiones modificables que pueden condicionar o no su desarrollo. Un claro ejemplo de estos factores es la nutrición, “cuidando la dieta no eliminas la posibilidad de sufrir cáncer, pero sí que la reduces”, comenta el doctor Carlos Albert González, investigador emérito de la Unidad de Nutrición y Cáncer del Instituto Catalán de Oncología, en el marco del 59 Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), celebrado estos días en Barcelona.

En este sentido, el doctor señala que seguir unos hábitos de vida saludables: “Reduce en un 37% las posibilidades de sufrir cáncer colorrectal, en un 27% el de mama y en un 51% el cáncer gástrico”. Según el experto, hay que destacar que la nutrición tiene un papel clave en este sentido, siendo la dieta mediterránea un patrón alimenticio a seguir.

De hecho, y tal y como ha explicado el profesional, hay alimentos que han mostrado una influencia más directa en la prevención o en el desarrollo de diferentes tipos de cánceres: “Podemos señalar que el consumo en exceso de carnes procesadas es un cancerígeno reconocido para los tumores de colon y recto y se perfila como un cancerígeno en los casos de cáncer de estómago y de páncreas. En el caso de las carnes rojas existe, desde hace un tiempo, bastante acuerdo entre la comunidad científica sobre su influencia en el desarrollo de cáncer colorrectal, pero, actualmente, se ha sabido que aumenta también el riesgo de cáncer de páncreas, de esófago y de pulmón”, afirma.

Por otro lado, en cuanto a los tumores más vulnerables al tipo de alimentación son el colorrectal que es, a su vez, uno de los que más incidencia presenta; el cáncer gástrico que, a pesar de que tiene una incidencia menor, suele tener peor pronóstico; los de esófago; y los de mama. “En esta última tipología, que tiene una incidencia muy alta, podemos observar que la nutrición es importante, pudiendo reducir en torno a un 15% de los casos”, advierte el profesional.

Otro de los aspectos que resalta el doctor González es que a pesar de que la intensidad de aumento de riesgo r condicionado por la alimentación es pequeño, “el riesgo atribuible asociado a la exposición es mayor dado que prácticamente el 100% somos consumidores de estos productos” y añade que, a pesar de que España ha sido siempre un referente para la dieta mediterránea, “desde hace años se ha ido abandonando este hábito y el registro de casos ha ido aumentando consecuentemente”.

Asimismo, el investigador señala que también existen grupos de alimentos que reducen el riesgo de sufrir enfermedades oncológicas. “En el caso de las hortalizas, está demostrado que disminuyen los tumores colorrectales, los de faringe-laringe, el de hígado y el de pulmón. Las frutas son beneficiosas para la prevención de los casos de colorrectal, faringe laringe y mama. Y recientemente se ha conocido que las fibras y cereales integrales reducen el riesgo de los casos de mama”

Por último, el doctor González, hace hincapié en que no existe ni dietas, ni alimentos milagrosos que puedan curar el cáncer, “pero sí es cierto que seguir una dieta saludable y evitar el aumento de peso, puede evitar una recurrencia o mejorar su pronóstico”.

El cáncer de tiroides, un tumor sobrediagnosticado

Este tipo de cáncer tiene a su vez varias clasificaciones: carcinoma papilar, folicular, medular y anaplásico. Tal y como explicar el doctor Juan Carlos Galofré, coordinador de área de Tiroides de la SEEN: “En el caso de los papilares, el pronóstico es muy bueno, en cambio, en los anaplásicos el paciente suele fallecer en los meses siguientes al diagnóstico”.

Así, durante el Congreso, se han presentado los aspectos más destacados en cáncer de tiroides en el último año, haciendo especial hincapié en el sobrediagnóstico de los carcinomas papilares. El doctor Galofré señala que el cribado mediante ecografías tiroideas para el diagnóstico de tumores de muy pequeño tamaño (los microcarcinomas) es polémico porque se pueden detectar muchos cánceres, “y la experiencia enseña que en torno a un 98% de los casos son poco activos, apenas son agresivos, no van presentar complicaciones, y no van desarrollar metástasis”. En este sentido, el profesional comenta que su diagnóstico muchas veces puede repercutir de manera negativa en el paciente: ”Y no por la agresividad del tumor, sino por la ansiedad e incertidumbre que puede acarrear el propio término y las connotaciones de esta enfermedad”

De hecho, una de las principales cuestiones que se plantean los profesionales es: ¿Qué podemos y debemos hacer para no sobrediagnosticar los microcarcinomas papilares de tiroides? La respuesta del Dr. Galofré es: “No realizar biopsias en nódulos tiroideos más pequeños de un centímetro y, en el caso de su identificación, llevar un seguimiento para ver su evolución y si crece estaría indicada la biopsia”.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

cancer Nutrición obesidad

Las obesos consumen el 20% de los recursos sanitarios y un 68% más de fármacos

•La obesidad casi doblará su prevalencia en España en los próximos 20 años. Según datos de la Asociación Europea para el Estudio de la Obesidad (EASO), esta enfermedad, que ya a afecta a uno de cada cuatro españoles, espera un incremento de 5 a 9 puntos en los próximos 20 años

• Las personas obesas consumen un 20% más de recursos sanitarios y un 68% más de fármacos. Además, los costes asociados a la obesidad suponían, en el año 2002, un 7% del gasto sanitario, aumentando desde entonces

• La cirugía bariátrica es el tratamiento contra la obesidad con mayor ratio de coste – efectividad en los casos indicados, ya que mejora las enfermedades asociadas, reduce los ingresos hospitalarios y aumenta la calidad de vida de los pacientes con resultados duraderos

• En España, en el último trienio, se ha reducido el número de estas operaciones, según un estudio entre The Economist y J&J, que concluye que solo el 5% de los candidatos para esta cirugía son intervenidos

Cada año mueren cerca de 2,8 millones de personas a nivel mundial a causa de la obesidad y el sobrepeso

La obesidad es, cada vez más, uno de los principales problemas de salud que afecta a multitud de personas en todo el mundo. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren cerca de 2,8 millones de personas a nivel mundial a causa de la obesidad y el sobrepeso; ya que si bien hace unos años se consideraba que esta enfermedad afectaba sobre todo a países desarrollados, en la actualidad también es muy prevalente en países de bajos ingresos económicos.

Con motivo del Día Europeo de la Obesidad, que se celebra el 20 de mayo, Johnson & Johnson Medical Devices Companies apoya la lucha contra esta enfermedad y apuesta por concienciar sobre ello a la población. De hecho, este grave problema sanitario repercute también, y de manera importante, en la población española ya que, según datos de la OMS, el 57% de la población padece obesidad o sobrepeso en nuestro país, lo que posiciona a España como el segundo país de Europa después del Reino Unido.

Y el problema va en aumento, ya que según datos de la Asociación Europea para el Estudio de la Obesidad (EASO), esta enfermedad, que ya a afecta a uno de cada cuatro españoles, casi doblará su prevalencia en España en los próximos 20 años, de tal modo que se espera un incremento de 5 a 9 puntos en este periodo.

Pero no solo afecta a la población adulta sino que la obesidad infantil también crece: tres de cada diez niños y niñas tienen sobrepeso u obesidad en España, índice por encima del promedio de la OCDE; con un 26% de los niños y un 24% de las niñas con sobrepeso.

La cirugía bariátrica es el tratamiento contra esta enfermedad con mayor ratio de coste-efectividad.

Cirugía bariátrica: el tratamiento más eficaz y coste-efectivo

Según un estudio llevado a cabo por la prestigiosa revista internacional The Economist y la compañía Johnson & Johnson (a través de Ethicon), las personas obesas consumen un 20% más de recursos sanitarios y un 68% más de fármacos. Además, los costes asociados a la obesidad suponían, en el año 2002, un 7% del gasto sanitario, aumentando desde entonces.

En este sentido, la cirugía bariátrica es el tratamiento contra esta enfermedad con mayor ratio de coste-efectividad, ya que requiere una inversión inicial que se recupera en, aproximadamente 2,5 años, consiguiendo así un ahorro significativo a partir del tercer año.

Es más, este tipo de cirugía contra la obesidad es el único tratamiento disponible con el que se consigue perder peso de forma significativa y duradera, mejorando además las enfermedades asociadas, como diabetes, hipertensión o apnea del sueño, lo que permite reducir los ingresos y consultas hospitalarias y aumenta la salud y calidad de vida de los pacientes intervenidos.

A pesar de estos beneficios sustanciales, y según este estudio de The Economist, solo un 5% de los candidatos para esta cirugía son intervenidos en España ya que, en el último trienio, el número de estas operaciones se ha reducido en nuestro país, con una media de 5.000 intervenciones bariátricas anuales.

En cualquier caso, no hay que dejar de lado la prevención, que pasa por llevar una dieta equilibrada -aumentando el consumo de frutas y verduras, así como de legumbres, cereales integrales y frutos secos; y reduciendo los azúcares- y realizar una actividad física periódica.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

obesidad

¿Que hacer con los kilos de más?

• La población española ha  engordado, de media, entre 2 y 4 kilos estas Navidades.

• La obesidad se asocia directamente con falta de ovulación o baja calidad en los óvulos y en muchos casos, la disminución de peso es el único tratamiento que se requiere para lograr el embarazo.

grande-ivi

Combinar una alimentación sana y equilibrada con algo de ejercicio físico es, sin duda, la mejor dieta que podemos seguir.

Estrenamos nuevo año y con él, poco a poco se instaura de nuevo la rutina tras unos días en los que, quien más y quien menos, todos hemos alterado nuestro ritmo diario y cometido excesos en nuestra alimentación.

Vuelta al cole de los niños, vuelta a la oficina…y vuelta al cara a cara con la temida y sincera báscula, aún con el recuerdo de aquella cena con los amigos del colegio, la tradicional cena de empresa y las celebraciones familiares de estas fechas, que han hecho que nuestro primer propósito del año sea perder esos kilos de más, que estamos seguros de haber engordado, y que nos empieza a preocupar no poder disimular.

Como punto de partida, y según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), cada español ha engordado, de media, entre 2 y 4 kilos durante estas pasadas fiestas. “Habituarnos a seguir ciertos hábitos saludables es la mejor recomendación posible para quitarnos esos kilos de más que hemos cogido estas Navidades. Combinar una alimentación sana y equilibrada con algo de ejercicio físico es, sin duda, la mejor dieta que podemos seguir”, comenta la doctora Amparo Ruiz, directora de IVI Valencia.

“En el caso de las embarazadas, el aumento de peso se puede considerar como algo normal, sobre todo en estas fechas. No debemos darle mayor importancia. Por un lado, tal vez simplemente aumenten de peso por el desarrollo normal del embarazo, viéndose, además, incrementado por algún exceso en la alimentación. En caso de que este aumento de peso fuera algo excesivo o incómodo para la mujer, la mejor recomendación es que visiten a su matrona, quien seguro que podrá darles algunas pautas de alimentación para que su peso se ajuste al adecuado según el momento en que se encuentren del embarazo” añade la doctora Ruiz.

alimentacion

Realizar 5 comidas al día: es importante distribuir las calorías a lo largo del día, siendo la más importantes el desayuno,

La importancia de seguir hábitos saludables:

Desde las instituciones sanitarias se insiste, cada vez más, en la importancia de adoptar una correcta alimentación como método para prevenir enfermedades y problemas de salud, así como para mantener un peso adecuado.

Adquirir ciertos hábitos puede resultar beneficioso para nuestra salud, tanto a corto plazo, por la mejoría física que representa, como a largo plazo, como herramienta de prevención de enfermedades.

Generalmente, la mayoría de expertos coinciden en unas pautas básicas recomendadas para ello:

* Realizar 5 comidas al día: es importante distribuir las calorías a lo largo del día, siendo las comidas más importantes el desayuno, la comida y la cena, pero sin olvidar comer algo a mitad mañana y a media tarde.

* Empezar el día con un buen desayuno: la combinación de algún producto lácteo, cereales y fruta nos aportará una buena dosis energética para encarar el día.

* Tomar 5 piezas de fruta o verduras al día: estos alimentos aportan agua, fibra y vitaminas a nuestro organismo. Además, la fibra tiene efecto saciante.

* Practicar deporte varias veces a la semana: no es necesario realizar grandes esfuerzos, simplemente con 30 minutos diarios o una hora varias veces a la semana puede ser suficiente.

* Beber agua: es importante mantener nuestro cuerpo bien hidratado, siendo recomendable beber entre dos y tres litros de agua al día.

* Limitar el consumo de refrescos, dulces y alimentos fritos: Su aporte de azúcares y grasas para nuestro organismo es desmesurado, y además se trata de alimentos poco nutritivos.

* En caso de tener dificultades para perder peso, es recomendable consultar a un profesional: antes de intentar seguir cualquier tipo de dieta estricta por tu cuenta, consulta con tu médico o acude a un nutricionista, nadie mejor que ellos para aconsejarte y darte la mejor solución.

* En caso de “ataques de hambre” optar por lácteos desnatados, frutas o barritas de cereales.

* Huir de las “dietas milagro”. No podemos pretender perderlos igual de rápido que los hemos cogido. Paciencia y constancia.

* Moderar el consumo de alcohol. Tiene un alto aporte calórico.

mas-sobrepeso

La obesidad puede generar dificultades a la hora de concebir.

Sobrepeso e infertilidad:

El sobrepeso u obesidad pueden generar dificultades a la hora de concebir y están considerados una posible causa de infertilidad. Por este motivo, antes de buscar un embarazo o de dar inicio a un tratamiento de reproducción asistida, los ginecólogos recomiendan un plan de reducción de peso y modificar los malos hábitos nutricionales que se puedan tener al menos entre tres y seis meses antes de buscar el bebé de manera natural o por tratamiento de infertilidad.

“En las mujeres, la obesidad se asocia directamente con falta de ovulación o baja calidad en los óvulos y en muchos casos, la disminución de peso es el único tratamiento que se requiere para lograr el embarazo. Es importante que las mujeres conozcan que el riesgo de complicaciones obstétricas es tres veces superior en las mujeres con obesidad, aumentando las tasas de aborto y con mayor riesgo de muerte fetal y de parto prematuro que las mujeres con peso normal”, explica la doctora Amparo Ruiz.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

endocrinología Mujer Nutrición obesidad

La importancia de la actividad física en enfermos crónicos

• Una investigación de la UPV/EHU  analiza los datos obtenidos en un programa terapéutico de ejercicio desarrollado en Vitoria-Gasteiz entre el 2000 y el 2012.

• Los objetivos del programa terapéutico de ejercicio eran mejorar los síntomas de diferentes enfermedades crónicas, como patologías de aparato musculoesquelético, diabetes tipo 2, hipertensión y obesidad, prevenir enfermedades degenerativas y reducir los factores de riesgo.

C572GP Older people lifting weights in gym

Una investigadora de la Facultad de Educación y Deporte de la UPV/EHU ha verificado que la actividad física aporta mejoras inmediatas a enfermos crónicos adscritos a un programa de ejercicio físico. Para ello, ha realizado un análisis retrospectivo del programa terapéutico de ejercicio llevado a cabo por el Dr. Zunzunegui entre los años 2000 y 2012 en el Centro de Medicina Deportiva de Mendizorroza con el objetivo de mejorar los síntomas de diferentes enfermedades crónicas y reducir los factores de riesgo, así como de dar a conocer los beneficios que tiene la actividad física en sus enfermedades a los colectivos con patologías crónicas.

La investigadora Irantzu Ibañez ha basado su investigación en el trabajo realizado por el ya fallecido Dr. Zunzunegui en el Centro de Medicina Deportiva de Mendizorroza de Vitoria-Gasteiz durante el periodo comprendido entre 2000 y 2012. El objetivo principal del estudio de Ibañez ha sido recopilar los datos que durante todos estos años recogieron el doctor Zunzunegui y su equipo y hacer una evaluación del programa para ver si fue efectivo o no.

Los objetivos generales del programa terapéutico de ejercicio, puesto en marcha por el doctor Zunzunegui, eran mejorar los síntomas de diferentes enfermedades crónicas, como patologías de aparato musculoesquelético, diabetes tipo 2, hipertensión y obesidad, prevenir enfermedades degenerativas y reducir los factores de riesgo, mejorar la salud y la calidad de vida y promover una vida sana y activa. La duración del programa fue de nueve meses, y contaba con sesiones de una hora, que combinaban ejercicio aeróbico, de fuerza y flexibilidad, practicadas tres veces a la semana. Las variables analizadas en el estudio fueron las siguientes: altura, peso, perímetro de cintura, perímetro de cadera, flexibilidad de los músculos extensores del tronco, tensión arterial, frecuencia cardíaca y capacidad cardiorrespiratoria. Por otra parte, los participantes cumplimentaron unos cuestionarios para valorar su motivación y satisfacción al término del programa.

ejercicios2

La actividad física clave para todas las personas, pero en especial para los pacientes crónicos.

Mejora sobre  todo la tensión arterial, la motivación y la satisfacción

En mediciones de tensión arterial post-ejercicio se confirmaron niveles ligeramente menores en comparación con las medidas realizadas en reposo, lo que demuestra que la actividad física tiene efectos reductores de la tensión arterial inmediatos y pone de manifiesto los efectos beneficiosos de periodos cortos de ejercicio.

Se observaron unos efectos mínimos en todas las variables relacionadas con la composición corporal, posiblemente por un estímulo de ejercicio insuficiente, por una baja adherencia al programa, por la ausencia en el control de la dieta, por un incremento de la masa magra, etc. Sin embargo, cabe destacar que las reducciones en tensión arterial ocurrieron independientes a los cambios en la composición corporal, lo cual evidencia la importancia de la actividad física aunque no se reduzca peso. Una vez pasados los nueve meses que duraba el programa, se observaron reducciones de 5 mmHg en la tensión arterial, lo que confirma el impacto positivo de la actividad física en la reducción del riesgo cardiovascular y de la mortalidad. “Prestigiosas investigaciones afirman que esta es una reducción muy significativa a la hora de disminuir diferentes factores de riesgo, sobre todo en gente hipertensa y con otras enfermedades”, explica Irantzu Ibañez.

ejercicio-fisico1

A los tres meses de haber empezado el programa, apreciaron mejoras en la flexibilidad.

Por otra parte, detectaron cambios en la capacidad cardiorrespiratoria, pero estos fueron modestos, “aunque podrían ser importantes para ciertas personas afectadas por enfermedades graves”, explica. A los tres meses de haber empezado el programa, apreciaron mejoras en la flexibilidad; “se trata de un cambio relevante, como importante contribución en la mejora de la funcionalidad”, afirma la investigadora.

“El principal objetivo del programa era que la gente hiciese ejercicio físico y que aprendieran y entendieran que la actividad física es una herramienta muy valiosa para ellos, para controlar su enfermedad“, explica Ibañez. Para ello, en el marco del programa se organizaron diversos seminarios informativos en relación con la actividad física, con la alimentación, etc., con el fin de informar a los participantes. Los participantes, asimismo, “afirmaban sentirse muy contentos con los programas —añade—, así como que habían mejorado los síntomas de sus enfermedades y su calidad de vida”.

“Está claro que la prevención es el camino —concluye la investigadora—, que la sociedad tiene que entender que es mejor prevenir que tratar, que es mucho más barato. Está más que demostrado que los programas preventivos a la larga son mucho más efectivos y baratos que el tratamiento. Por lo que es fundamental activar programas como este que puso en marcha el Dr. Zunzunegui, y que en su día fue suprimido”.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

Cardiología diabetes neuromusculares obesidad

Solo el 2% de los pacientes con obesidad mórbida se benefician en España de la cirugía bariátrica

•La mitad de la población adulta en España tiene sobrepeso y uno de cada cuatro padece obesidad; es una enfermedad  que no para de crecer.

• La cirugía bariátrica es el tratamiento con mayor ratio de coste – efectividad en los casos indicados, ya que mejora las enfermedades asociadas, reduce los ingresos hospitalarios, aumenta la calidad de vida de los pacientes y consigue resultados duraderos.

• En España, en el último trienio, se ha reducido el número de estas operaciones con una media de 5.000 intervenciones bariátricas anuales.

• Esta cirugía de la obesidad se realiza en más de 90 centros bariátricos distribuidos por todo el país, con equipos multidisciplinares expertos y que reciben formación continuada, lo que garantiza la seguridad del tratamiento.

cirugia-bariatrica-grande

La cirugía de la obesidad se realiza en más de 90 centros bariátricos distribuidos por todo el país, con equipos multidisciplinares expertos.

La obesidad se ha convertido con el paso de los años en un grave problema sanitario no solo a nivel mundial sino también en España. “Se trata de la gran epidemia de los países desarrollados que cuentan con sociedades que favorecen la ingesta hipercalórica y la disminución de la actividad física”, señala el doctor Juan Carlos Ruiz de Adana, presidente de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad y de las Enfermedades Metabólicas (SECO).

Así, la mitad de la población adulta en España tiene sobrepeso y uno de cada cuatro padece obesidad. Pero, además, la curva de crecimiento sigue con una tendencia ascendente, sobre todo teniendo en cuenta el “alarmante” índice de sobrepeso en niños y adolescentes en España, que sitúa a nuestro país en el tercer puesto, por detrás de Reino Unido y Grecia.

Con motivo del Día Mundial contra la Obesidad, que se celebra el 12 de noviembre, Johnson & Johnson Medical Devices Companies apoya la lucha contra esta enfermedad y apuesta por concienciar sobre ello a la población. “La sociedad española está cada vez más sensibilizada, pero todavía se desconocen los riesgos metabólicos y cardiovasculares que provoca a medio-largo plazo la obesidad, sobre todo, entre aquellos que tienen un nivel socioeconómico más desfavorable”, indica el doctor.

Por ello, la mejor forma de advertir a la población es ofrecer más información y divulgación sobre este tema, “comenzando por el colegio, la familia, los centros de trabajo y a través de los medios de comunicación”, añade el experto.

cirugia1-grande

La cirugía bariátrica es el único tratamiento disponible contra la obesidad con el que se consigue perder peso de forma significativa y duradera,

La solución coste-efectiva: cirugía bariátrica

En la actualidad, la cirugía bariátrica es el único tratamiento disponible contra la obesidad con el que se consigue perder peso de forma significativa y duradera, mejorando además las enfermedades asociadas – como diabetes, hipertensión o apnea del sueño, entre otras-. “Es un tratamiento seguro, con un índice de complicaciones similar a una extirpación de vesícula biliar”, revela el especialista.

Se trata, además, de la intervención quirúrgica con mayor ratio de coste-efectividad, ya que se reducen los ingresos y consultas hospitalarias y aumenta la salud y la calidad de vida de los pacientes. Por ello, la indicación de este tratamiento se extiende, cada vez más, a los pacientes con obesidad que tienen enfermedades graves asociadas, cuando han fracasado los tratamientos médicos y el paciente se compromete a adquirir un hábito de vida saludable.

Sin embargo, a pesar de sus beneficios, el número de operaciones se ha reducido en el último trienio en España, con una media de 5.000 intervenciones bariátricas anuales. De hecho, solo un 2% de los pacientes con obesidad mórbida acceden anualmente a la cirugía bariátrica en España, siendo una cifra muy baja en comparación con otros países europeos o América del Norte. “Por ello, financiadores públicos y privados deben priorizar y promocionar la cirugía para mejorar así el estado de salud y la expectativa de vida de los pacientes”, asegura el doctor.

 

cirugia-bariatrica2

La mitad de la población adulta en España tiene sobrepeso y uno de cada cuatro padece obesidad

mórLa importancia de la formación

Esta cirugía de la obesidad se realiza en más de 90 centros bariátricos distribuidos por todo el país, con equipos multidisciplinares expertos y que reciben formación continuada, lo que garantiza la seguridad y eficacia del tratamiento. “Desde la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad y de las Enfermedades Metabólicas (SECO) desarrollamos un programa de acreditación de cirujanos con contenidos teóricos y prácticos para ofrecer formación en este campo, que ofrece resultados y estándares de calidad que están entre los mejores del mundo”, explica el doctor Juan Carlos Ruiz de Adana.

También desde Johnson & Johnson Medical Devices Companies cuentan con una amplia experiencia en este ámbito. “La formación médica refleja el compromiso que nuestra compañía tiene con los profesionales médicos, los pacientes, y con el sistema sanitario en su conjunto”, comenta Rocco de Bernardis, director general de Johnson and Johnson Medical Devices Companies.

Además, desde la compañía también se promueve la investigación en este campo, como demuestra el estudio monográfico sobre el tratamiento de la obesidad en España que ha realizado con The Economist, y según el cual se estima que las personas obesas consumen un 20% más de recursos sanitarios y un 68% más de fármacos; analizando el coste-beneficio de la cirugía bariátrica, ya que requiere una inversión inicial que se recupera en un ratio coste-efectividad de 2,5 años, consiguiendo así un ahorro significativo a partir del tercer año.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

obesidad