Consejos para tener una espalda sana

•Uno de cuatro españoles sufre molestias en la zona lumbar o cervical, según la Encuesta Europea de Salud.

•“Hábitos cotidianos como andar erguidos o cuidar la postura al estar frente al ordenador son determinantes para evitar dolores crónicos de espalda”, recuerda  el doctor Javier Sánchez.

El dolor de espalda constituye una de las principales causas de baja laboral en nuestro país y el segundo motivo más frecuente de consulta médica, solo superado por la cefalea. De hecho, según la última Encuesta Europea de Salud en España, uno de cada cuatro españoles sufre dolor en la zona cervical o lumbar.

Los problemas de espalda, que pueden producir un dolor intenso e incapacitante, pueden estar provocados por distintas causas. “A menudo, el dolor proviene de malos hábitos que repetimos una y otra vez en nuestro día a día, como sentarnos incorrectamente o caminar con una postura inadecuada. También pueden causarlo el estrés, la fatiga muscular, algunas enfermedades degenerativas o traumatismos fruto de accidentes”, explica Javier Sánchez, experto médico de Cinfa.

Las  o quienes trabajan habitualmente cargando pesos o pasan mucho tiempo de pie en su puesto laboral son las más propensas a sufrir estas molestias, “aunque pueden afectar a cualquier persona, sobre todo a partir de la cuarta década de vida. Además, tiende a convertirse en crónico en personas mayores”, añade el experto de Cinfa.

Prevenir, mejor que curar

El dolor puede tratarse con masajes, calor en la zona afectada y analgésicos, antinflamatorios o relajantes musculares, siempre bajo supervisión médica. Sin embargo, en este caso, la prevención constituye una de las mejores armas para combatirlo.

Como recuerda Sánchez, “se debe evitar tanto que se produzca la lesión como que el dolor se cronifique, porque puede deteriorar en gran medida la calidad de vida. Por este motivo, además de cuidar nuestro peso y estado físico, es primordial adquirir una buena higiene postural cuando trabajamos, caminamos, levantamos peso o dormimos. Por ejemplo, un hábito tan sencillo como andar erguidos puede librarnos de padecer dolor de espalda crónico”.

Diez consejos para cuidar nuestra espalda:

1. Presta atención a la manera en que caminas. En muchos casos, sin ser conscientes de ello, andamos encorvados, cargando el peso de los hombros hacia delante. Es importante evitar esta tendencia, irguiendo la espalda y elevando la cabeza. Y no hay que abusar de los zapatos de tacón alto ni de los bolsos muy pesados, que cargan el peso en un único lado de nuestro cuerpo.

2. Cuida la espalda también mientras duermes. Nuestro colchón debe estar en condiciones óptimas y no ser ni demasiado blando ni demasiado duro. La mejor postura es boca arriba, colocando una almohada bajo las rodillas y otra bajo las lumbares. Si es incómodo o no es posible, se puede dormir de medio lado, con las rodillas dobladas y una almohada no demasiado alta.

3. Vigila tu peso. Recuerda que las personas con sobrepeso sufren una mayor tensión en los músculos de la espalda y, por lo tanto, tienen mayor predisposición a padecer dolores en la zona lumbar. En el caso de mujeres embarazadas, existen fajas específicas para aliviar las molestias.

4. No descuides tu postura frente al ordenador. La parte superior de la pantalla deberá estar a la altura de nuestros ojos para evitar tener que levantar o inclinar el cuello. La espalda debe mantenerse apoyada en el respaldo y los pies, en el suelo. Una buena silla adaptable en altura y un reposapiés pueden ser herramientas muy útiles. También puede recurrirse a un pequeño cojín en la zona lumbar.

5. Dobla las rodillas al levantar peso. Si debes recoger del suelo un objeto pesado, no inclines la espalda. En su lugar, flexiona las rodillas manteniendo la espalda recta y álzalo despacio, manteniendo el objeto lo más pegado al cuerpo que sea posible y evitando movimientos bruscos. Si este tipo de movimientos deben repetirse con frecuencia, puede ser conveniente utilizar una faja protectora.

6. Huye de los movimientos repetitivos. Los gestos que se repiten constantemente pueden llegar a sobrecargar una zona concreta de la musculatura y provocar que nos duela. Trata de evitar estos gestos cuando sea posible y, si estás obligado u obligada a realizarlos, presta atención para llevarlos a cabo de manera correcta. Además, es fundamental realizar breves descansos en los que puedes aprovechar para realizar estiramientos, cambiar de postura o caminar un poco.

7. Realiza estiramientos de cuello. Hazlos todos los días y siempre de manera suave y lenta, de arriba abajo, de lado a lado y de oreja a oreja. Los estiramientos son especialmente importantes antes y después de realizar ejercicio físico.

8. En la carretera, protégete. Abrocharse el cinturón de seguridad dentro del automóvil y ponerse el casco al ir en moto o bicicleta reduce en gran medida el riesgo de lesiones cervicales en caso de accidente.

9. Aprende a relajarte y haz ejercicio. Realizar técnicas de relajación o hacer ejercicio de manera regular puede ayudarte a prevenir el estrés y evitar que se acumule tensión en los músculos, especialmente en los del cuello. Igualmente, practicar disciplinas como el pilates o el yoga puede ayudarte, además de a relajarte, a fortalecer el cinturón abdominal y otros grupos musculares de la espalda.

10. Consulta a tu médico o tu farmacéutico. Puedes preguntar a los profesionales sanitarios sobre el uso de analgésicos y antiinflamatorios para aliviar el dolor y mejorar la capacidad funcional de la espalda, o sobre la posibilidad de tomar relajantes musculares, en el caso de que el dolor sea muy intenso. Este tipo de tratamientos siempre deben utilizarse bajo supervisión profesional y su utilización no debe superar la semana.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

dolor

El 60% de los pacientes operados sufre dolor intenso que no es bien atajado

• Entre el 25 y el 50% de los pacientes que se someten a una cirugía sufren dolor, de forma moderada o intensa. Sin embargo, no todas las personas que son intervenidas tienen la misma probabilidad de sufrirlo ni lo hacen con la misma intensidad o el mismo periodo de tiempo.

•· En la actualidad se realizan más de 300 millones de cirugías al año en todo el mundo, la inmensa mayoría de ellas generan dolor agudo que, si no se resuelve adecuadamente, se cronifica.

• En el campo del dolor infantil, una revisión realizada este año sobre un total de cuatro trabajos, que incluye a 628 pacientes, estima que un 20% de los pacientes presenta dolor a los 12 meses de una cirugía.

La mayor parte de los pacientes postquirúrgicos “pueden y deben ser tratados para optimizar su función física y emocional lo antes posible”, dicen los experto.s

En la actualidad se realizan más de 300 millones de cirugías al año en todo el mundo, y la mayor parte de ellas está asociada a su síntoma más frecuente: el dolor. Entre el 25 y el 50% de los pacientes que son intervenidos sufre dolor, de forma moderada o severa. Sin embargo, no todas las personas que son intervenidas tienen la misma probabilidad de sufrirlo ni lo hacen con la misma intensidad o el mismo periodo de tiempo. Se estima que hasta el 60% de los pacientes con dolor postoperatorio lo sufre de forma persistente, pero, a pesar de su alta prevalencia, no se trata de un fenómeno inevitable y, al contrario de lo que se ha aceptado clásicamente, debe ser prevenido o atajado de forma decidida, rápida y precoz para evitar consecuencias negativas mayores. Este es uno de los principales mensajes que se quiere subrayar en el Día Mundial contra el Dolor, promovido por la IASP (Asociación Internacional para el Estudio del Dolor) y que en España cuenta con la colaboración de la Sociedad Española del Dolor (SED).

El 2017 ha sido declarado como el Año Internacional contra el Dolor Postoperatorio Agudo y Crónico, “un tipo de dolor que tradicionalmente se veía como algo inevitable y que debía soportarse”, subraya el presidente de la SED, el Dr. Juan Antonio Micó, quien recuerda que la mayor parte de los pacientes postquirúrgicos “pueden y deben ser tratados para optimizar su función física y emocional lo antes posible”.

Un abordaje correcto de este tipo de dolor supondría, además, según los últimos estudios, un ahorro considerable para las arcas públicas de 60 billones de euros en productividad laboral, sobre todo en los casos crónicos, aquellos que persisten al menos tres meses tras la cirugía, aparecen en aproximadamente 1-2 de cada 10 pacientes quirúrgicos y son considerados intolerable tras una de cada cien intervenciones. Importantes estudios observacionales muestran que el 2.2% de los pacientes postoperatorios reportan dolor crónico postoperatorio intenso.

No todas las personas tienen la misma predisposición a sufrir dolor postoperatorio agudo y crónico.

Cómo tratar el dolor

La Dra. Concepción Pérez, vocal de la Junta Directiva de la SED y de la Unidad de Dolor del Hospital de La Princesa (Madrid) asegura que si el dolor agudo postoperatorio “fuese adecuadamente abordado, las cifras de dolor crónico postcirugía se reducirían sensiblemente”. De ahí, añade, “la importancia de afrontar este problema desde el inicio, no cuando el dolor es crónico, siendo necesario situar la prevención y el adecuado tratamiento del dolor agudo como piedra angular para ganar la batalla al dolor crónico postcirugía”.

El avance en técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas y la analgesia controlada por el paciente y multimodal han facilitado la recuperación postoperatoria y mejorado el cuidado del paciente. En la actualidad existen medios técnicos y fármacos muy eficaces para el tratamiento del dolor agudo postoperatorio. Como indica el Dr. Alfonso Carregal, vocal de la Sociedad Española del Dolor y de la Unidad de Dolor del Complexo Hospitalario Universitario de Vigo, “si nos tomamos en serio este problema, prácticamente cualquier paciente podría tener un alivio adecuado del dolor postoperatorio”.

Según los expertos, esta analgesia perioperatoria debe ser pautada, multimodal (asociando tratamientos que potencien sus efectos analgésicos) y descendente (los primeros días es más potente y, conforme se va produciendo la recuperación del paciente, se reduce). De no hacerlo así, advierte la Dra. Concepción Pérez, “la incidencia de complicaciones durante el postoperatorio inmediato aumentará y la recuperación del paciente se retrasará”.

No todas las personas tienen la misma predisposición a sufrir dolor postoperatorio agudo y crónico. Los factores como la edad, el estado de salud, el estado mental, el preopetario, el sexo o el dolor en otras áreas influyen de forma determinante. Tal y como señala la Dra. Pérez, las mujeres jóvenes son más propensas a sufrir este tipo de dolor, por ejemplo.

En el campo del dolor infantil, la revisión de JA Rabbitts y cols, realizada este año sobre un total de cuatro trabajos, que incluye un total de 628 pacientes, estima que un 20% de los pacientes presentan dolor a los 12 meses de una cirugía. La intensidad del dolor prequirúrgico, la ansiedad de los niños y la capacidad de adaptación al dolor de los niños, junto con el nivel de catastrofismo de los padres, fueron los únicos factores prediceivos identificados.

la llegada de los pacientes con dolor crónico a las Unidades de Dolor sigue siendo muy tardía, años después de comenzar el dolor”

Avances y problemas por resolver

En los últimos años se ha evidenciado un aumento de la sensibilización social e institucional sobre la importancia del abordaje del dolor, tanto agudo como crónico, y algunas Consejerías de Sanidad de distintas comunidades autónomas y el propio Ministerio de Sanidad han puesto en marcha diferentes iniciativas y planes estratégicos que abordan el dolor como un problema de primer nivel. Además, como reconoce el Dr. Juan Antonio Micó, “los pacientes cada vez son más conscientes de la necesidad de un abordaje del dolor por parte de los profesionales sanitarios de una manera transversal e integrada, coincidiendo plenamente con la visión de la SED”.

Sin embargo, es necesario, en opinión de la doctora Pérez, que el paciente reciba más formación para evitar que el miedo se imponga sobre un tratamiento adecuado y tenga como resultado la cronificación del mismo. Un paciente formado puede, además, dar lugar a un paciente empoderado con más capacidad de intervenir en su propia salud.

Además, a pesar de los progresos que se han realizado en los últimos años, “la llegada de los pacientes con dolor crónico a las Unidades de Dolor sigue siendo muy tardía, años después de comenzar el dolor”, confirma el presidente de la SED; esto tiene graves consecuencias, ya que “a mayor cronicidad, más dificultades de tratamiento”.

Por otro lado, el presidente de la SED, asegura que existen muchas diferencias geográficas y la dificultad de acceso a las Unidades de Dolor varía mucho entre diferentes comunidades, provincias e, incluso, entre diferentes hospitales de una misma ciudad.

Asociado a este problema, los expertos en dolor resaltan un importante déficit de formación en nuestro país en este ámbito. “No existe ni una especialidad específica ni un área de capacitación que permita una formación similar a todos los profesionales interesados en el abordaje del dolor y que garantice unos mínimos de conocimientos que evitarían las inequidades del sistema actual y tener más profesionales que pudiesen liderar Unidades de Dolor en España, que en este momento son claramente deficitarias”, afirma la Dra. Concepción Pérez, quien señala también la necesidad de una atención multidisciplinar al paciente con dolor y la humanización de su tratamiento, dos objetivos que requieren un gran esfuerzo en materia organizativa por parte de la gestión sanitaria.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

 

 

 

 

dolor

Ocho consejos para cuidar tu espalda este verano

Mochilas, chanclas, tacones, piscinas y viajes largos, entre los enemigos a vigilar, según Ata Pouramini,  autor del libro  “Tu eres tu medicina”.

En más ocasiones de las deseables volvemos de las vacaciones con dolor de espalda, contracturas, pinzamientos o incluso lesiones graves.

 
El verano es para descansar. O esa es, al menos, la intención inicial, porque, además del estrés que a veces supone planificar las vacaciones, muchas veces regresamos de ellas más cansados de lo que nos fuimos. En más ocasiones de las deseables con dolor de espalda, contracturas, pinzamientos o incluso
lesiones graves.
Esta parte de nuestra anatomía acusa especialmente los cambios de rutina, no sólo físicamente, sino también de forma somática. En primer lugar, los nervios, los preparativos, la tensión que se acumula por dejar todo listo antes de marcharnos, por conseguir el viaje a buen precio, por hacer todas las excursiones previstas, etc..
1.En este sentido, el primer consejo de Ata Pouramini, autor del libro “Tu eres tu medicina” tiene que ver con las expectativas que nos hemos impuesto para estos días de verano. No se trata de que sea perfecto. Si esas expectativas son muy elevadas vamos a tener estrés y la espalda se va a resentir. Relájate y veranea, simplemente . Evitarás contracturas nerviosas.
  1. Si has decidido practicar deportes de montaña como nueva experiencia este año, que tu espalda no pague la novatada. Procúrate de un calzado adecuado a la actividad que vayas as a practicar y de una mochila preparada para repartir el peso en la espalda, de arriba abajo, y de izquierda a derecha. Los bastones de senderismo te ayudarán a evitar lesiones y a mantener dicho equilibrio.
3.Si por el contrario, te espera el mar, cuidado con las chanclas. No sólo por las torceduras de tobillo y esguinces, a la orden del día, sino por los problemas de espalda asociados a caminar con ellas. Este calzado está diseñado para la arena de la playa, no para el asfalto. Ni siquiera para el paseo marítimo Son absolutamente planas, carecen de cualquier diseño anatómico y producen dolores que llegan hasta la zona lumbar.

Los tacones, siempre peligrosos para la espalda.

  1. Los tacones, siempre peligrosos para la espalda, en verano ofrecen unos diseños abiertos, sin apenas sujeción lateral ni posterior. El talón suele quedar al aire, lo que aumenta el desequilibrio del cuerpo que produce este calzado y que soporta la columna vertebral, con lo que las molestias pueden producirse en toda la espalda.
  1. Los viajes largos nos producen malestar y dolor en la espalda por el mantenimiento prolongado de malas posturas. Si viajas en avión o tren, procura levantarte y dar paseos para estirar cada cierto tiempo. En el coche, especial atención para los conductores, que se mantienen en una actitud de alerta, estresante, agarrados al volante.  Es preciso que paren, que calculen bien la distancia de su asiento con respecto a los mandos y que lleven el calzado adecuado para conducir.
  2. Aunque parezca mentira, hay personas que ya se lesionan la jornada de salida. Cuidado con las maletas, por favor. Según Ata Pouramini, el exceso de peso en el equipaje es uno de los motivos de consulta de julio , agosto y septiembre. Es mejor repartir el peso en varias maletas o bolsa que estropear las vacaciones con una ciática.  

No te tires en zonas poco profundas y nunca en las que no conozcas.

7.Si hablamos de lesiones graves, nos toca hablar del coche. El impacto que reciben algunos vehículos por detrás en accidentes automovilísticos provoca que cada verano aumenten los llamados “latigazos cervicales”. En este tipo de accidentes, recibimos un impulso hacia adelante debido al impacto trasero, de forma que el cinturón frena nuestro cuerpo pero la cabeza permanece libre, moviéndose hacia adelante y formando un curvatura con el cuello. El resultado de este movimiento es una lesión en las estructuras posteriores del cuello.
  1. Y, por último, NUNCA bajes la guardia ante las posibles lesiones por zambullidas irresponsables. No te tires en zonas poco profundas y nunca en las que no conozcas. Las  lesiones más comunes, de columna, cuello y espalda, van desde rozaduras leves y ligeras contracturas hasta accidentes que pueden postrarte en una silla de ruedas de por vida. No es alarmismo, sino una realidad que cada verano arroja datos. Pouramini, nos recuerda la importancia de no mover a un lesionado hasta que no lleguen los servicios de emergencia

Porque la salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

dolor Enfermedades

Casi cuatro de cada diez niños de entre 8 y 16 años sufre dolor crónico

• El coordinador del Grupo de Trabajo de Dolor Infantil de la SED, Dr. Jordi Miró, lamenta los escasos recursos destinados a la investigación en dolor infantil y la falta de estructuras para un abordaje multidisciplinar de este trastorno.

• El dolor infantil y el oncológico sufren el riesgo de quedar relegados ante la necesidad de atacar la causa del problema, por lo que los expertos demandan más recursos para atender este trastorno y mejorar la calidad de vida de los afectados,

• El manejo del dolor oncológico vive un cambio de paradigma impulsado por el cambio en la percepción de los profesionales sanitarios, que han pasado de abordar solo la enfermedad a tratar al paciente en su conjunto,

El dolor infantil y el oncológico sufren el riesgo de quedar relegados ante la necesidad de atacar la causa del problema

El correcto manejo del dolor infantil se perfila como un reto vital para la sociedad y los profesionales sanitarios, según el doctor Jordi Miró, coordinador del Grupo de Trabajo de Dolor Infantil de la Sociedad Española del Dolor (SED), que celebra en Murcia su XIV Congreso bajo el lema “Avanzando en el estudio y tratamiento del dolor”. Este especialista ha defendido durante la sesión “Dolor crónico infantil: retos y posibilidades” la necesidad de concienciar a la población de que este trastorno es real y más frecuente entre los niños y jóvenes de lo que puede parecer: “Este estudio estima que el 37% de los niños entre 8 y 16 años sufre dolor crónico en España, un porcentaje muy elevado, aunque de ellos poco más del 5% lo sufre de forma severa”.

La alta incidencia de este trastorno en la población más joven contrasta con el desconocimiento en este campo por parte de los profesionales y de la sociedad en general, según el doctor Miró, quien ha hecho hincapié en que el dolor influye de forma determinante en la calidad de vida del paciente independientemente del grado de intensidad y de la causa: “Hay mucho trabajo por hacer para mejorar la atención de los afectados, pero se perciben cambios positivos en distintos niveles y ámbitos. Los profesionales cada vez están más interesados en esta materia”.

En este sentido, el coordinador del Grupo de Trabajo de Dolor Infantil de la SED ha lamentado los escasos recursos destinados a la investigación en dolor infantil y la falta de estructuras para un abordaje multidisciplinar completo que mejore la calidad de vida de los pequeños con dolor: “Hasta ahora se han adaptado los modelos de éxito en adultos, pero el paso definitivo será diseñar protocolos específicamente para los niños. Hay que tener en cuenta que la evaluación, por ejemplo, es totalmente diferente en menores de 9 años y en bebés de unos meses”.

Para el doctor Miró, algunas iniciativas como la creación de una red de excelencia de investigación en dolor infantil en España o la cátedra de Cátedra de Dolor Infantil Universidad Rovira i Virgili-Fundación Grünenthal dibujan un horizonte esperanzador para la mejora del abordaje del dolor crónico infantil.

Los expertos hace un  llamamiento a la colaboración entre todas las especialidades para establecer canales de comunicación y protocolos de derivación a las Unidades de Dolor en todas las etapas de la enfermedad

La atención multidisciplinar, un reto imprescindible en el manejo del dolor oncológico

El manejo del dolor oncológico, caracterizado por su intensidad y alto impacto en la calidad de vida de los pacientes, vive un cambio de paradigma impulsado por el cambio en la percepción de los profesionales sanitarios, que han pasado de abordar solo la enfermedad a tratar al paciente en su conjunto. Esta evolución ha puesto de manifiesto, según los expertos, la necesidad de una atención multidisciplinar que tenga en cuenta a la persona y que ayude a estrechar lazos entre el profesional y el paciente, tal y como ha explicado el doctor Alfonso Carregal, vocal de la SED, durante la sesión “Avanzando en el abordaje del dolor oncológico”, en la que los expertos han analizado la importancia de la investigación en genética para identificar mejores marcadores para el tratamiento del dolor, mejorando la eficiencia analgésica y disminuyendo los efectos adversos no deseados y nuevas formas de realizar la radioterapia de forma más precisa y con dosis más controladas: “Estos aspectos son muy relevantes porque mejoran la calidad de vida del paciente”.

En la misma línea se ha mostrado el doctor César Margarit, jefe de Sección de la Unidad del Dolor del Hospital General Universitario de Alicante, quien ha hecho un llamamiento a la colaboración entre todas las especialidades para establecer canales de comunicación y protocolos de derivación a las Unidades de Dolor en todas las etapas de la enfermedad. El doctor Margarit ha señalado que el reto más importante del sistema es lograr que los pacientes accedan a un tratamiento adecuado de su dolor tanto si están en fase de diagnóstico, en tratamiento, o una vez superado el cáncer: “El proceso oncológico no debe minimizar uno de los síntomas con más impacto en la calidad de vida: el dolor”.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

cancer dolor infancia

“El enfermo tiene derecho a no sufrir”

• Cuidados al final de la vida. Jacinto Bátiz: “Tan grave es abusar de la sedación como no aplicarla cuando es necesaria para el paciente”

•El responsable del Grupo de Trabajo de Bioética de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) afirma que la objeción de conciencia no tiene cabida cuando existe una adecuada indicación para la sedación paliativa.

•Este experto, referente a nivel nacional en sedación, ha moderado hoy en San Sebastián una mesa de controversia sobre esta práctica médica en el XXIV Congreso Nacional de Medicina General y de Familia.

• “El enfermo tiene derecho a no sufrir cuando padece una enfermedad avanzada incurable en fase terminal”, pero será un derecho que podrá exigir el paciente o su familia “siempre que esté indicada la sedación”, según el Dr. Bátiz.

Jacinto Bátiz: “Tan grave es abusar de la sedación como no aplicarla cuando es necesaria para el paciente”

“Cuando existe una adecuada indicación para la sedación paliativa, la objeción de conciencia no tiene cabida, como tampoco sería posible objetar ante cualquier otro tratamiento correctamente indicado”, según el doctor Jacinto Bátiz, responsable del Grupo de Trabajo de Bioética de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), para quien “tan grave es abusar de la sedación como no aplicarla cuando es necesaria para el paciente”.

El también jefe del Área de Cuidados Paliativos del Hospital San Juan de Dios de Santurtzi (Bizkaia) ha moderado hoy una mesa de controversia sobre cuidados al final de la vida en el XXIV Congreso Nacional de Medicina General y de Familia que se celebra en San Sebastián hasta el 20 de mayo.

Según señala este experto referente a nivel nacional en Bioética, “hay enfermos que, a pesar de todos los tratamientos disponibles, tienen en algún momento de la evolución de su enfermedad (oncológica o no), uno o más síntomas refractarios al tratamiento que le provocan un sufrimiento insoportable. Esto obliga al médico a disminuir la consciencia del enfermo para garantizar una muerte serena”.

Expertos que participan en el Congreso de a Sociedad Española de Medicina en Donostia

La sedación paliativa se ha de considerar actualmente como un tratamiento adecuado para aquellos enfermos que “son presa de sufrimientos intolerables” y no han respondido a los tratamientos adecuados. “Cuando la sedación está indicada y existe consentimiento, el médico tiene la obligación de aplicarla”, indica el Dr. Bátiz. En esta situación, “si un médico se negara a realizarla, el paciente o en su defecto, la familia, la podría exigir como un derecho, que se corresponde con el deber profesional del médico”.

La sedación es un recurso terapéutico prescrito por el médico con unos criterios de indicación concretos. La sedación, en sí misma, “es un recurso terapéutico neutro más y por tanto éticamente neutro. Lo que puede hacerla éticamente aceptable o reprobable es el fin que busca y las circunstancias en que se aplica”, advierte Bátiz.

La sedación en la agonía representa el último recurso aplicable al enfermo para hacer frente a sus síntomas biológicos, emocionales o existenciales, cuando otros recursos terapéuticos hayan demostrado su ineficacia. Cuando el médico seda al enfermo que se encuentra sufriendo en fase terminal y lo hace con criterios clínicos y éticos “no está provocando su muerte; está evitando que sufra mientras se muere; está realizando una buena práctica médica”.

“El enfermo tiene derecho a no sufrir cuando padece una enfermedad avanzada incurable en fase terminal”, pero puntualiza que será un derecho “siempre que esté indicada”, lo cual no debe interpretarse como “una sedación a la carta”.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

dolor

7 de cada 10 personas con dolencias crónicas avanzadas sufre dolor

• Profesionales sanitarios aseguran que el dolor está infradetectado e infratratado en los procesos crónicos y demandan visualizar este problema como “un reto asistencial prevalente y relevante” en la atención de estos pacientes.

• El 5% de la población española tiene alguna enfermedad crónica compleja, con un deterioro progresivo y el 1,5% la sufre en una fase avanzada, progresiva y con un pronóstico de fallecimiento a medio o largo plazo.

• Actualmente se dispone de instrumentos y métodos para la identificación y atención integral e integrada de personas con enfermedades crónicas avanzadas y dolor, y es fundamental implementar estrategias sinérgicas de identificación y atención.

De izquierda a derecha,  los doctores  Dr. Gómez-Batiste, Lasmarias y Dr. Nuño. (Foto Berbés).

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad estima que el 45% de la población española mayor de 16 años padece al menos un proceso crónico de diferente magnitud. En los casos en los que existe un deterioro progresivo y un pronóstico de fallecimiento a medio o largo plazo, denominada enfermedad crónica compleja, la cifra asciende al 5% de los españoles y de ellos el 1,5% lo hace en una fase avanzada, según el doctor Xavier Gómez-Batiste, director de la Cátedra de Cuidados Paliativos de UVic-UCC/ICO, quien lamenta que el 70% de las personas con enfermedad crónica avanzada sufre dolor de diferente tipo, entre ellos, los musculares, artropatías degenerativas y posturales.

Con el objetivo de compartir experiencias en atención integral e integrada a personas con cronicidad avanzada; promover la cooperación en esta área; y visualizar el dolor como un reto asistencial prevalente y relevante, la Cátedra de Cuidados Paliativos de UVic-UCC/ICO (Universitat de Vic-Universitat Central de Catalunya / Institut Català d’Oncología para Programas Públicos de Cuidados Paliativos), la Sociedad Española del Dolor (SED) y la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL), con el apoyo de Grünenthal, han organizado el simposio Chronos ‘Atención integral e integrada de personas con cronicidad avanzada: cronicidad-cuidados paliativos-dolor’. Esta reunión ha contado con la presencia de más de un centenar de expertos y la participación de los responsables tanto de estrategias nacionales como autonómicas sobre dolor, cronicidad y cuidados paliativos.

Para el doctor Gómez-Batiste, el dolor es una “auténtica epidemia” dentro de las enfermedades crónicas avanzadas: “A los expertos nos llama la atención que la alta prevalencia del dolor no se refleje como paradigma de la atención a la cronicidad como lo es en los casos de cáncer, por ejemplo, donde es un síntoma relevante al que se le presta especial atención”. En este sentido, el experto hace hincapié en que se trata de un problema infradiagnosticado e infratratado: “El objetivo de este simposio es aflorar el dolor como paradigma en la atención en cronicidad avanzada. En muchas ocasiones está poco identificado, no se evalúa y se trata de manera parcial y tardía”.

En la misma línea se ha mostrado la directora adjunta de la Cátedra de Curas Paliativas ICO-UVIC/UCC, Cristina Lasmarias, encargada de impartir un taller sobre el modelo asistencial y organizativo para la atención de personas con enfermedades crónicas avanzadas: “Queremos aprovechar la presencia de profesionales de diversos ámbitos asistenciales y líderes clínicos para trabajar desde la visión integral e integrada de la atención a la cronicidad, explorando propuestas de mejora de la atención”.

Para Lasmarias es fundamental ser conscientes de la prevalencia del dolor y la importancia del impacto que tiene en la calidad de vida, causando limitación funcional y aislamiento social en las personas que lo sufren, especialmente en los procesos de enfermedad avanzada: “Se requieren competencias clínicas concretas así como la inclusión de la valoración de los profesionales en las historias clínicas, desarrollando protocolos de intervención multidisciplinares”.

En este sentido, Roberto Nuño, director de Deusto Business SchoolHealth, de la Universidad de Deusto (Bilbao), defiende que el control de la progresión de las enfermedades crónicas y la posibilidad de aliviar el dolor y el sufrimiento es clave para el propósito de “vivir bien aunque se tenga una condición crónica”.

Hacia una visión global de la cronicidad

Para Nuño, la cronicidad es un fenómeno complejo que representa un éxito de la sociedad y del sistema de salud por haber cronificado patologías que eran letales hace pocas décadas, pero es necesario que las sociedades y los gobiernos de Europa se preparen para “el tsunami del envejecimiento y sus consecuencias” y para ello propone una visión global del problema: “En España se han dado importantes pasos al respecto y somos referentes globales en la materia, pero también se está perdiendo energía y hay quien postula que la cronicidad ya no está de moda. Lamentablemente, la cronicidad está aquí para quedarse”.

Lasmarias propone describir un modelo de atención que promueva el abordaje multidimensional bio-psico-social y espiritual, el control de síntomas, la implicación de la familia, atención centrada en la persona a través de la planificación de decisiones anticipadas, la adecuación del esfuerzo terapéutico y la integración asistencial con el fin de mejorar la atención de las personas con enfermedades crónicas avanzadas.

El doctor Gómez-Batiste, por su parte, destaca la importancia de este simposio para avanzar en la mejora de la atención a los pacientes con enfermedades crónicas avanzadas: “Es la primera vez que los diferentes abordajes de la cronicidad, cuidados paliativos y estrategias de dolor trabajamos juntos para desarrollar políticas y abordajes integrales”.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

dolor