Los efectos del cambio climático en la salud

•Hoy en día, más de 700 millones de personas viven en pobreza extrema; entre ellos, el 75% depende de la agricultura y de la economía rural para sobrevivir.

• Cada año 100 millones de personas son empujadas a una situación de carestía debido al dinero que necesitaron dedicar al cuidado de su salud como consecuencia de los efectos del cambio climático.

•4 de cada 5 enfermedades, lesiones y muertes atribuibles al cambio climático son sufridas por menores. Las razones detrás de esta vulnerabilidad tienen que ver con su menor desarrollo biológico, mayor consumo energético y metabólico, y su ausencia en la toma de decisiones.

El instituto DKV ha compartido un análisis de los datos más relevantes sobre la incidencia del cambio climático en nuestra salud con el objetivo de demostrar el papel fundamental que el medio ambiente juega en la calidad de vida de las personas.

Los datos han sido publicados por el informe Cambio Climático y Salud” del Observatorio de Salud y Medioambiente, elaborado por el Instituto DKV de la Vida Saludable en colaboración con ECODES. El estudio concluye que el cambio climático afecta especialmente a las comunidades más necesitadas, a las mujeres y a los menores. Por ello, actuar contra este fenómeno tan negativo puede reducir notablemente sus impactos sobre estos grupos de población.

Hoy en día, más de 700 millones de personas viven en pobreza extremaentre ellos, el 75% depende de la agricultura y de la economía rural para sobrevivir, sectores altamente sensibles a los impactos del cambio climático. Así, la injusticia del cambio climático queda de manifiesto: los que más sufren los impactos del calentamiento global son aquellos que menos han contribuido al problema. Cada año 100 millones de personas son empujadas a una situación de carestía debido al dinero que necesitaron dedicar al cuidado de su salud como consecuencia de los efectos del cambio climático y, según el Banco Mundial, de no tomarse medidas ambiciosas para reducir el cambio climático, 1.025 millones de personas vivirán por debajo del umbral de pobreza en 2030.

Por otro lado, se estima que alrededor del 60% de la población con desnutrición y hambruna crónica en el mundo son mujeres y niñas. Si las mujeres que se dedican a la agricultura tuvieran el mismo acceso que los hombres a recursos productivos, el número de personas con hambre podría reducirse entre 100 y 150 millones. Así, de existir equidad de género en el desarrollo, sería más factible combatir el problema de la desnutrición y los daños en la salud que conlleva.

Por último, el cambio climático afecta especialmente a la infancia: amenaza la supervivencia, el desarrollo, el acceso a la alimentación, a la educación y a la sanidad de niños y niñas a nivel global. En el mundo hay 150 millones de menores que viven en condiciones de sequía extrema y 500 millones en zonas de riesgo de inundaciones extremas. Por otra parte, 4 de cada 5 enfermedades, lesiones y muertes atribuibles al cambio climático son sufridas por menores. Las razones detrás de esta vulnerabilidad tienen que ver con su menor desarrollo biológico, mayor consumo energético y metabólico, y su ausencia en la toma de decisiones.

La relación entre el cambio climático y la salud es clara: se trata de un problema global para el que solo sirven soluciones globales que cuenten con todos los actores implicados; ¿actuamos?

Puedes consultar el estudio completo en el siguiente enlace: https://dkvseguros.com/salud/instituto/observatorio/cambio-climatico-y-salud-2

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

cambio climático

“Si Cuidas el Planeta, Combates la Pobreza”

Durante los dos primeros meses de 2018, la Campaña SI CUIDAS EL PLANETA, COMBATES LA POBREZA pone en marcha el penúltimo ciclo bimestral de sensibilización iniciado en junio de 2016, que en esta ocasión aborda el punto 9 de su Decálogo Verde: «Asumirás los consensos científicos».

Las entidades promotoras de la Campaña –Cáritas, CEDIS, CONFER, Justicia y Paz, Manos Unidas y REDES (Red de Entidades para el Desarrollo Solidario)—, recuerdan las palabras de Laudato Si’ donde se afirma que “numerosos estudios científicos señalan que la mayor parte del calentamiento global de las últimas décadas se debe a la gran concentración de gases de efecto invernadero (anhídrido carbónico, metano, óxidos de nitrógeno y otros) emitidos sobre todo a causa de la actividad humana” (LS 23).

Es el propio papa Francisco quien afirma que “hay un consenso científico que indica que nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático y que numerosos estudios científicos señalan que, en gran parte, el calentamiento global de los últimos años o décadas se debe a la gran concentración de gases de efecto invernadero”.

Alerta de la comunidad científica

La comunidad científica internacional respalda este análisis, como confirma un artículo publicado en noviembre pasado por la prestigiosa revista BioScience, editada por la Universidad de Oxford, donde se informa de que un grupo de 15.000 científicos de 184 países han alertado, por segunda vez en 25 años, de las negativas tendencias ambientales que amenazan “seriamente” el bienestar humano y causan daños “sustanciales” e “irreversibles” a la Tierra. El artículo habla de las “señales obvias de que vamos por un camino insostenible”, aunque también ofrecen acciones para intentar revertir las tendencias actuales. Se indica, asimismo, que casi todos los problemas que acucian al planeta son ahora “mucho peores” que en su primer llamamiento de 1992.

Para sus autores, en los últimos 25 años las tendencias en nueve temas medioambientales “sugieren que la Humanidad sigue arriesgando su futuro”, aunque hay algunas excepciones como la estabilización de la capa de ozono. Esta “rápida disminución global de las sustancias que perjudican la capa de ozono muestra que podemos hacer cambios positivos cuando actuamos de forma decisiva”, subrayan. A pesar de ello, el bienestar humano sigue “seriamente amenazado” por tendencias negativas como el cambio climático, la deforestación, la falta de acceso al agua dulce, la extinción de las especies y el crecimiento de la población humana.

La ecología no sólo es un reto técnico

Las entidades promotoras de la campaña “Si Cuidas el Planeta, Combates la Pobreza” recuerdan, además, que la ecología no sólo es un reto técnico. Es también un desafío en clave personal, que nos compete a cada uno de nosotros, como proclamó el papa san Juan Pablo II en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible de Johannesburgo celebrada en 2002, al recordar  que cada cristiano tiene una “vocación ecológica” que, en nuestros días, es más urgente que nunca.

La crisis ecológica no obedece únicamente a las prácticas políticas, tecnológicas o financieras que están detrás de la descontrolada explotación económica de la Tierra. El origen central de esta catástrofe hay que buscarlo también en el propio ser humano, en el deterioro de su comportamiento relacional consigo mismo, con los demás, con Dios y con la tierra. Como subraya la encíclica Laudato Si’, la conversión salva al ser humano, que debe aprender que “el auténtico cuidado de nuestra propia vida y de nuestras relaciones con la naturaleza es inseparable de la fraternidad, la justicia y la fidelidad a los demás” (LS 70). Así, la verdadera ecología, además de asumir los consensos científicos, va más allá, pues es al mismo tiempo protección del medio ambiente, ecología humana, ecología social y ecología cultural.

La humanidad necesita una profunda renovación cultural sobre la que construir un futuro mejor para todos. Las situaciones de crisis actuales, ya sean de carácter económico, alimentario, ambiental o social, son también crisis morales relacionadas entre sí.

Por ello, la campaña anima a asumir un modo de vida inspirado en la sobriedad y la solidaridad, con nuevas reglas y formas de compromiso, apoyándose con confianza y valentía en las experiencias positivas que ya se han realizado y rechazando con decisión las negativas. Sólo así, la crisis actual se convierte en ocasión de discernimiento y de nuevas proyecciones.

VOCES QUE CLAMAN

Para apoyar con la fuerza de los testimonios el contenido del punto 9 del Decálogo Verde, este bimestre se recoge la voz de Yanuaatamain, líder del Pueblo Awajún, en la Amazonía peruana, quien denuncia los efectos de las actividades extractivas en sus tierras ancestrales.

“Muchas mañanas –dice—, en el rio Marañón familias enteras despertaban porque un olor fuerte no les dejaba dormir. Era el petróleo que estaba pasando por el río. El Estado y la empresa petrolera estaban tratando de ocultar la realidad. Desde la Constitución de los Estados, de un momento a otro, nuestro territorio no era nuestro y cuando intentábamos reclamar, nos criminalizan. Muchas personas y organizaciones nos levantamos a decir: basta ya. Aparte de contaminarnos y matarnos, quieren callarnos”. “Pero todo está concentrado en Lima, Petro Perú está allí, que es la responsable de los derrames petroleros. El río Chiriaku comienza en el Marañón y esa contaminación va como el río a todas partes.

“La dimensión humana no es sólo de nosotros, es de todos: de las plantas, los peces, las montañas; de ahí el respeto, la convivencia en armonía. Nosotros somos unos más, no somos superiores, es una dimensión de horizontalidad, ese respeto, esa consideración”, añade.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

El papa Francisco recuerda en Laudato Si’ que “hay un consenso científico muy consistente que indica que nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático que se debe a la gran concentración de gases de efecto invernadero emitidos sobre todo a causa de la actividad humana”. Ante el desafío que plantea esta situación, la campaña propone las siguientes acciones:

1. Informarnos sobre la dimensión y la magnitud de este fenómeno.

2. Preguntarnos sobre el origen del calentamiento global. Hay personas y organizaciones que niegan que la actividad humana sea causante del cambio climático. Para llegar a tener una opinión formada al respecto, puede ser interesante saber quiénes son, a qué intereses responden, de dónde sacan el dinero y comparar sus argumentos con los que ofrece, por ejemplo, la encíclica Laudato Si’ o el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático.

3. Si llegamos a la conclusión de que la encíclica y su propuesta de asumir los consensos científicos en este tema es la más apropiada, no podemos quedarnos dormidos ante la magnitud del problema: hay que tomar partido, reconocer la actividad humana como causante del calentamiento global e interiorizar su relación con la pobreza.

4. A partir de este punto, podemos defender nuestros argumentos en aquellos ambientes en los que nos relacionamos, involucrarnos en organizaciones y campañas que den a conocer las causas y consecuencias del calentamiento global y cambiar aquellos modos de vida que sabemos que son causantes de los cambios citados.

5. Podemos tomar partido por aquellas opciones que asuman los consensos científicos en relación al calentamiento global, y nos presenten propuestas decididas y valientes para abordar sus causas, así como empezar a cambiar nuestro modo de vida diario, pasando a consumir bienes y servicios de empresas que asumen esos consensos y han tomado decisiones para producir de manera más sostenible.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

 

cambio climático Enfermedades