• La SEAIC recuerda que los cambios de rutina y horarios, sobre todo en los menores, puede derivar en un mayor descuido en su tratamiento.

•Los pacientes alérgicos deben extremar las precauciones en verano.  Siete de cada diez reacciones alérgicas a alimentos ocurren al comer fuera de casa.

Cremas solares, exposición al cloro, medicamentos antiinflamatorios, ácaros o himenópteros pueden causar reacciones alérgicas durante la época estival.

  Los expertos recuerdan que quienes padecen algún tipo de alergia deberán viajar con la medicación recomendada por sus alergólogos.  La Fundación SEAIC impulsa campamentos de verano para niños alérgicos controlados por médicos especialistas.

 

Cremas solares, exposición al cloro, medicamentos antiinflamatorios, ácaros o himenópteros pueden causar reacciones alérgicas durante la época estival.

En verano es frecuente el cambio de rutina y horarios, la realización de actividades al aire libre, viajar, comer fuera de casa, etcétera. En el caso de los pacientes alérgicos, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) recuerda que deben extremarse las precauciones porque puede producirse un episodio no controlado.

“Siete de cada diez reacciones alérgicas a alimentos se produce en comidas fuera del domicilio”, alerta el doctor Joan Bartra, presidente del Comité de Alergia a Alimentos de la SEAIC. “Es muy importante preguntar sobre los menús en los nuevos entornos y vigilar todos los productos que se ingieren leyendo detenidamente los ingredientes que los componen: leche, huevo o frutos secos en los helados, frutas como melón, kiwi y melocotón en postres y batidos; mariscos en pastas o ensaladas, etcétera”.

También es una época en la que los niños se quedan al cuidado de familiares (abuelos, tíos…) por lo que se recomienda que estas personas encargadas estén bien informadas de los alimentos que se deben evitar, así como posibles fuentes de exposiciones ocultas. Igualmente, deben estar familiarizados con los medicamentos que debe tomar el niño alérgico en caso de una reacción así como en el uso correcto de los dispositivos de autoinyección de adrenalina.

Diferentes alergias

Existen alergias o reacciones en la piel que precisan de las radiaciones solares para producirse. Entre las causas más frecuentes se encuentran algunas plantas (higueras, cítricos, etc.), el uso de productos con  perfume o alcohol, e incluso el uso de ciertos filtros que contienen algunas cremas solares. “En el caso de los medicamentos antiinflamatorios y algunos antibióticos, el efecto fotosensibilizante puede producirse tanto por la aplicación en la piel como por su ingesta”, señala la doctora Lys Herráez, presidenta del Comité de Alergia Cutánea de la Sociedad. La exposición solar debe ser progresiva en horas donde la radiación solar sea de menor intensidad y siempre con factor de protección solar elevada para evitar el desarrollo de erupciones alérgicas en la piel,

De la misma forma algunas frutas como cerezas, melocotones o paraguayas pueden causar urticaria al contacto con la piel de la fruta en las manos, inflamación y picor en la boca, labios y/o garganta al comerlas. Tal y como apunta el doctor Bartra, “la manifestación puede ser más grave y llegar incluso a causar un shock anafiláctico. Distintas frutas, frutos secos y hortalizas frecuentemente producen síntomas en la boca en pacientes alérgicos a pólenes. Si alguna vez se han padecido síntomas similares, se recomienda consultar con el alergólogo para recibir instrucciones precisas”.

Los expertos recomiendan seguir haciendo uso de las cremas hidratantes.

Por otro lado, los baños frecuentes en piscinas en los meses de verano empeoran los síntomas de dermatitis atópica en muchos pacientes, particularmente en niños. Se debe a la irritación que el baño prolongado y el cloro producen en la piel, especialmente sensible en estos pacientes. Usar agua salada en vez de clorada y bañarse en el mar, por el contrario, mejoran las pieles atópicas. Es importante un buen aclarado de la piel con agua dulce tras el baño en la piscina y seguir haciendo uso de las cremas hidratantes.

Ácaros e himenópteros

En general, los ácaros, responsables de la alergia al polvo doméstico, se encuentran especialmente confortables cuando la temperatura es templada y la humedad relativa del ambiente es elevada. Por ello son muy abundantes en regiones costeras. También por esta causa la concentración de ácaros en las casas aumenta durante las épocas de cambio estacional (primavera y otoño), con lluvias y temperaturas suaves, y suelen disminuir durante el verano e invierno. Se deberá tener cuidado en los traslados a otros domicilios de verano y con la limpieza en las casas que llevan tiempo sin ser habitadas. Lo ideal es hacerlo de manera anticipada a la llegada del paciente alérgico.

Otro de los riesgos que aumentan en verano es el de presentar una reacción alérgica a picaduras de insectos himenópteros (avispas y abejas). “Recomendamos extremar la precaución cuando se está al aire libre, especialmente en piscinas. Es conveniente no caminar descalzo y, en la medida de lo posible, evitar comer en el campo porque los insectos acuden a los alimentos”, insiste la doctora Teresa Alfaya, presidenta del Comité  de Alergia a Himenópteros.

Los expertos recuerdan que quienes padecen algún tipo de alergia deberán viajar con la medicación recomendada por sus alergólogos. En ocasiones precisarán tratamientos preventivos, en otros medicación de urgencia (autoinyectores de adrenalina) o “medicación de rescate” como antihistamínicos o broncodilatadores para solucionar los nuevos episodios que se pudieran presentar. En el caso de personas que ya tengan prescritos autoinyectores de adrenalina para tratar eventuales reacciones anafilácticas, la recomendación de los expertos es llevar siempre consigo al menos dos autoinyectores de adrenalina, especialmente si se va a estar alejado de centros médicos de urgencia. Asimismo, los especialistas recomiendan mantener el tratamiento pautado durante la época estival, debido a que dejarla podría ocasionar un aumento de los síntomas durante el otoño.

Campamentos de verano adaptados para niños alérgicos

Desde la Fundación SEAIC se apoyan diferentes iniciativas y proyectos para el desarrollo de campamentos para niños y niñas alérgicas. A través de estos campamentos, los menores aprenden a convivir con su enfermedad en un entorno lúdico y educativo que les permite, por un lado, divertirse y pasar unos días en contacto con la naturaleza y, por otro, conocer y controlar mejor sus alergias, evitar posibles reacciones y saber cómo abordarlas.

Entre los diferentes campamentos que se van a desarrollar durante este verano están la “I Colonia de fin de semana para niños con alergia a alimentos”, organizado por Actio del 29 de junio al 1 de julio en Alborache (Valencia); el “Campamento Verano AEPNAA 2018”, del 23 de junio al 1 de julio en Guadarrama (Madrid), la “XXIX edición de los Campamentos de verano para conocer el asma y la alergia”, organizados por Sant Pere Claver-Fundació Sanitària en L’Esquirol (Barcelona) del 18 al 27 de julio; y los “Campamentos para niños con asma”, organizados desde hace más de 25 años por la Sociedad de Alergia de Madrid y Castilla La Mancha del 24 al 30 de junio en San Mamés (Madrid).

“El objetivo de los campamentos es conseguir que el niño alérgico disfrute de las actividades normales que se realizan en un campamento al aire libre, pero bajo el control de alergólogos”, concluyen los expertos.

Porque la salud es lo que importa…Pon #saludentuvida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s