•Después de muchos años de diagnósticos sin resultados desde niña, abortos de repetición en la edad adulta, Macarena encontró la verdadera razón del problema que sufría y no conseguían diagnosticarle, es alérgica al gluten.

• La diferencia entre un paciente celiaco y el intolerante al gluten, éste último a produce anticuerpos ante esta sustancia que se consideran perjudiciales para su salud sin necesidad de que el gluten llegue al intestino.

Se estima que entre un 1 y un 2% de la población padece esta dolencia y gran parte de estos pacientes no están diagnosticados.

“Después de tanto tiempo sabiendo que algo iba mal, conocer finalmente la causa y poder actuar sobre ella, fue para mí un alivio” cuenta Macarena, una cordobesa afincada en Madrid y paciente del Hospital Universitario HLA Moncloa donde fue diagnosticada de intolerante al gluten después de casi tres décadas padeciéndola sin encontrarle el motivo. “Desde que era pequeña algo en mis analíticas indicaba que existía un problema, pero a pesar de que me hicieron multitud de pruebas no lograron averiguar qué pasaba. Muchos años después entendí que es una enfermedad difícil de detectar y en mi caso más porque era asintomática”

Se estima que entre un 1 y un 2% de la población padece esta dolencia y gran parte de estos pacientes no están diagnosticados. En el caso de Macarena, fue tras varios abortos, cuando su ginecóloga intuyó que una de las causas podía ser la intolerancia al gluten “en su momento, me preocupé por los efectos que podía haber provocado esta enfermedad al estar sometida a ‘estrés inmulógico’ porque soy una persona que se cuida mucho pero, si cabe, ahora me cuido más”.

Actualmente el paciente que sufre intolerancia al gluten convive con la desinformación que aún existe en muchos restaurantes y centros de ocio hacia esta sustancia. Si bien desde 2015 se exige que todos los servicios de

restauración deben tener a disposición del comensal una carta en la que se especifiquen los alérgenos que contienen cada uno de sus platos, sigue existiendo gran desconocimiento en este sentido “yo me he llegado a encontrar errores graves como indicar que un plato hecho con harina no contenía gluten o productos no etiquetados, sin embargo ya no existe una diferencia tan grande en el coste entre un producto con gluten y otro que no tiene”

Un paciente intolerante al gluten puede llevar una dieta completa, variada y equilibrada ya que, aunque tenga que suprimir alimentos, puede contar con alimentos del mismo grupo (farináceos o hidratos de carbono) para suplir esta carencia que podría provocar daños intestinales como por ejemplo el arroz, maíz, quinoa, amaranto, mijo, sorgo, yuca, etc. “Tras mi diagnóstico revisé todo lo que tenía en casa y me sorprendí de la cantidad de productos que contienen gluten ‘escondido’. De entre los alimentos que más echo de menos es la pasta y la tarta de chocolate, mi perdición, pero esta enfermedad para nada ha mermado mi vida social ya que todo mi entorno conoce la situación y adaptamos los planes a ésta, incluso tengo mucha más energía desde que dejé el gluten de mi dieta, ya que antes me encontraba cansada sin motivo aparente”.

La moda de la ‘dieta del gluten’ se ha extendido peligrosamente y sin embargo no existen estudios que avalen el hecho de que eliminar esta proteína conlleve una pérdida de peso y no es recomendable eliminarlo de nuestra dieta si no se tiene dificultad para asimilarlo. El consumo de productos sin gluten ha aumentado considerablemente en los últimos años debido a esta tendencia y esto puede ir en detrimento de los pacientes que realmente sufren celiaquía, sensibilidad o intolerancia al gluten.

¿Qué le dirías a un paciente que ha sido diagnosticado de la misma dolencia que usted? “que se sienta feliz porque saber qué le pasa ya que es el primer paso para solucionar el problema. Yo he conseguido disfrutar mucho más de las pequeñas cosas que antes no valoraba, cuando encuentro algún plato sin gluten no habitual, no dudo en pedirlo” concluye Macarena.

 

La celiaquía afecta a casi el 2% de la población

· Quienes sufren esta dolencia presentan una lesión severa en la mucosa del intestino delgado superior generada por una intolerancia al gluten

· Esta enfermedad no solo afecta al aparato digestivo, también a otras funcionalidades del organismo.

· El equipo de nutricionistas del Grupo HLA aclara varias de las cuestiones que pueden surgirnos al hablar de la celiaquía.

¿La celiaquía es una alergia?

No, la celiaquía no es una alergia ya que no se produce una reacción inmediata de forma clara, definitiva y tipificada, se define como un síndrome de malabsorción de carácter genético y autoinmune. Se produce el daño de forma paulatina hasta que se detecta esta patología ya que el propio individuo genera anticuerpos que atacan a su organismo generando daños en las vellosidades del intestino. Hay diferencias entre un paciente celiaco y uno sensible al gluten, éste último podría mejorar con el paso del tiempo, consiguiendo volver a ingerir de nuevo gluten mientras que en el paciente celíaco el gluten deberá desaparecer de su ingesta diaria de por vida.

¿Qué alimentos debe dejar de tomar un paciente que sufre celiaquía?

Los alimentos que contienen gluten y por consiguiente deben ser eliminados de la alimentación de estos pacientes son el trigo, la cebada, el centeno, la espelta, el kamut y la avena. Podemos encontrarlos en sus respectivas harinas, en productos de repostería como galletas, bizcochos, bollería, en la pasta italiana, leche fermentada y malteada, bebidas o infusiones elaboradas con cereales de malta, cerveza, etc.

¿Qué consecuencias puede tener una persona celíaca que no sigue una alimentación sin gluten?

El gluten, en el caso del paciente celíaco, genera graves alteraciones en las vellosidades intestinales (microbiota intestinal) inhibiendo la absorción de los nutrientes que proporcionan los alimentos. Si continuamos ingiriendo gluten aun siendo informados de la patología que presentamos, nuestro tracto digestivo

será incapaz de absorber los nutrientes de los alimentos dando lugar a la aparición de otras patologías como por ejemplo enfermedades autoinmunes (diabetes, enfermedades hepáticas, alteración del tiroides, etc.), osteoporosis por la malabsorción del calcio procedente de los alimentos, neoplasias en el tracto digestivo, anemia ferropénica, etc.

Alimentos óptimos para un celíaco y cómo corregir las posibles deficiencias alimentarias que puedan derivarse de la intolerancia a ciertos alimentos.

Un paciente celíaco puede llevar una dieta completa, variada y equilibrada ya que, aunque tenga que suprimir alimentos que contengan gluten, puede contar con alimentos del mismo grupo (farináceos o hidratos de carbono) para suplir esta falta. Estos son los los alimentos que puede consumir un celíaco por grupos:

· Frutas frescas, desecadas, confitadas en conserva (al natural o almíbar, etc.)

· Verduras y hortalizas frescas o congeladas sin cocinar previamente.

· Lácteos de todo tipo como la leche de vaca, cabra, bebidas vegetales, yogures, quesos, etc.

· Frutos secos naturales.

· Pescado blanco o magro, pescado azul y maricos en condiciones óptimas de cocinado evitando posible contaminación cruzada.

· Carne de todo tipo y huevos en condiciones óptimas de cocinado evitando posible contaminación cruzada.

· Legumbres y leguminosas secas o en conserva cocidas o precocinadas al natural.

· Grasas procedentes del aceite de oliva, mantequilla o margarina.

· Cereales y pseudocereales como el arroz, maíz, quinoa, amaranto, mijo, sorgo, yuca.

Una alimentación sin gluten ¿afecta al desarrollo del crecimiento del niño celíaco?

No, el gluten no es una proteína indispensable que no pueda ser sustituida por otras de origen vegetal y animal. Siempre y cuando el niño celíaco lleve una dieta completa y equilibrada rica en frutas y verduras, proteínas de origen animal como carne, pescado y huevo, de origen vegetal como las legumbres, y cuente con hidratos de carbono sin gluten del tipo arroz, maíz no presentará problemas en su crecimiento y desarrollo.

¿Comer sin gluten adelgaza?

En la actualidad, una de las modas más reclamadas es la de llevar a cabo una dieta sin gluten en busca de la pérdida de peso. Actualmente no existen estudios que avalen este hecho, ya que no es recomendable eliminar de la dieta el gluten si nuestro cuerpo no tiene dificultad para asimilarlo. Los nutricionistas

consideramos que esta dieta se ha puesto de moda como un sustitutivo de la dieta hiperproteica de carácter similar a la de ‘sin gluten’ actual. En ambos casos se suprime el consumo de hidratos de carbono considerándose que con la eliminación de este tipo de alimentos la pérdida de peso será más rápida y menos costosa sin tener en cuenta que los hidratos de carbono son un pilar fundamental de nuestra alimentación imprescindibles en el aporte energético diario.

¿Con qué barreras siguen encontrándose a día de hoy?

El alto coste de productos específicamente elaborados sin gluten (en la mayoría de las marcas), el control exhaustivo de la trazabilidad del producto una vez sale de fábrica por la contaminación cruzada del local, dificultad en la obtención de determinados productos que anteriormente consumía y a día de hoy le es mucho más costoso conseguirlos y la incomprensión frente a este tipo de patología por la sociedad que todavía desconoce la relevancia de esta enfermedad.

Aun así, se han realizado ciertos avances que mejoran la vida de estos pacientes. Una de las más importantes es la aprobación del Reglamento 126/2015 sobre alérgenos alimentarios, en la que se determina que todos los servicios de restauración deberán tener a disposición del comensal una carta en la que se especifiquen los alérgenos que contienen cada uno de sus platos, lo que facilitaría al paciente celíaco la elección de los mismos para su consumo.

Actualmente se ha ampliado la gama de productos sin gluten que cada día se muestra en grandes supermercados favoreciendo el acceso, la variabilidad de marcas y costes en estos productos a los pacientes.

¿El gluten solo se encuentra en los alimentos?

El gluten es un tipo de proteína que se encuentra en la semilla de determinados cereales como son el trigo, la cebada, el centeno, la espelta, el kamut y la avena. Además, el gluten también puede estar presente en determinados tratamientos farmacológicos ya que el almidón derivado de algunos cereales que contienen gluten se emplea para fabricar los comprimidos elásticos que generan la cápsula de los fármacos por sus propiedades elásticas y porque facilitan su absorción a nivel del tracto digestivo.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

One comment

  1. Ya que se ha puesto “de moda” por contrapartida podían bajar el precio de los productos al haber más demanda; porque es tremendo como les sube la cesta de la compra por algo que es una necesidad, como para otros un medicamento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s