Janssen organizó en Sevilla el simposio ‘Nuevos Tiempos’,  dentro del Proyecto VIVE

• En el diagnóstico de la esquizofrenia ya no se tienen en cuenta únicamente los síntomas sino que cada vez cobra más importancia la integración sociolaboral del paciente.

•Las nuevas fórmulas de administración, con intervalos de administración más prolongados, han supuesto mayor confort para los pacientes.

• Dentro de esta era de renovación, algunos expertos apuestan incluso por una redenominación de la enfermedad para evitar el estigma.

La detección precoz, los avances en el tratamiento o la importancia de los recursos psicosociales y la desestigmatización de las personas con esquizofrenia han permitido que en los últimos años los pacientes con este diagnóstico puedan disfrutar de una mayor recuperación funcional y una integración más completa en todas sus facetas de la vida.

Todos esos avances han protagonizado en Sevilla el simposio ‘Nuevos Tiempos’, organizado por Janssen dentro del Proyecto VIVE y coordinado por el Dr. Miquel Bernardo, Director de la Unidad de Esquizofrenia del Hospital Clínic de Barcelona. Entre otros ponentes, la jornada ha contado con la participación del Prof. Robin Emsley, especialista de la Unidad de Investigación en Esquizofrenia de la Universidad de Stellenbosch en Ciudad del Cabo (Sudáfrica).

“El objetivo de este simposio es poner de manifiesto los nuevos tiempos que vivimos en el abordaje de la esquizofrenia, gracias a un replanteamiento global de la enfermedad”, señala el Dr. Bernardo, que utiliza la nota musical ‘RE’ para explicar esta nueva era. “Estamos viviendo una re-novación de los conceptos, una re-conceptualización de la enfermedad, un re-planteamiento de los tratamientos, incluso una re-denominación de la patología, con nombres alternativos, para evitar el estigma que tradicionalmente se ha asociado a la esquizofrenia”, señala el especialista del Hospital Clínic y coordinador del encuentro.

Se calcula que en España hay unas 600.000 personas con criterios diagnósticos de esquizofrenia o trastornos asociados, lo que representa entre un 0,8 y un 1,3% de la población según los criterios diagnósticos. El diagnóstico precoz y un adecuado tratamiento son claves para prevenir recaídas y permitir la recuperación a largo plazo de estas personas.

En este sentido, el Prof. Emsley recuerda que los cinco primeros años de diagnóstico de la esquizofrenia se consideran clave para llevar a cabo intervenciones que mejoren el pronóstico del paciente. “Es en este periodo cuando la enfermedad es más agresiva y hay más posibilidades de recaídas y progresión de la enfermedad”, señala el experto sudafricano.

El comienzo de la enfermedad suele darse en muchos casos en una etapa de la vida en la que la persona se está formando con sus primeras experiencias laborales:

Precisamente, el comienzo de la enfermedad suele darse en muchos casos en una etapa de la vida en la que la persona se está formando con sus primeras experiencias laborales: “En muchas ocasiones al aparecer la enfermedad la persona se estanca, y poco a poco va perdiendo roles sociales. Pero cuando tiene la oportunidad de incorporarse al empleo de nuevo vuelve a ser miembro activo de la sociedad lo que contribuye a recuperarlos”, explica María Isabel Rodríguez Montes, gerente de FEAFES Empleo.

Por otro lado, “en todas las fases de la enfermedad, los fármacos antipsicóticos son la base del tratamiento de la esquizofrenia y se recomiendan fármacos eficaces, bien tolerados y con una pauta posológica que requiera las mínimas administraciones” continúa el Prof. Emsley. “La adherencia es el factor más importante en la prevención de recaídas. La mayor parte de los pacientes considera en algún momento la interrupción del tratamiento y las consecuencias pueden ser muy graves”.

La administración de fármacos antipsicóticos de larga duración –con intervalos más prolongados entre las administraciones– se considera la intervención farmacológica más efectiva para mejorar la adherencia al tratamiento

Fármacos antipsicóticos de larga duración

A juicio del Prof. Emsley, la administración de fármacos antipsicóticos de larga duración –con intervalos más prolongados entre las administraciones– se considera la intervención farmacológica más efectiva para mejorar la adherencia al tratamiento; y añade que existen también intervenciones psicosociales que pueden mejorar el cumplimiento de la medicación.

En España está disponible desde octubre Trevictat® (palmitato de paliperidona), un fármaco para el tratamiento de mantenimiento de la esquizofrenia en pacientes adultos que se administra cada tres meses, lo que supone el intervalo de administración más largo disponible para un antipsicótico a nivel mundial.

El palmitato de paliperidona administrado trimestralmente (aprobado en la Unión Europea en mayo de 2016), permite a los pacientes adultos con esquizofrenia -previamente estabilizados con palmitato de paliperidona mensual- recibir su tratamiento únicamente cuatro veces al año, lo que supone una mayor comodidad para ellos y para sus familias.

Con todos estos avances sobre la mesa, el Dr. Bernardo subraya que “la esquizofrenia ha dejado de ser una enfermedad obligadamente devastadora y debilitante, cuya evolución hacia una demencia precoz se consideraba irremediable, para pasar a ser una patología no tan fatalista, en la que se pueden controlar algunas variables”.

En este sentido, el diagnóstico actual de la esquizofrenia no se limita a la mera presencia de síntomas, sino que, como destaca el Dr. Bernardo, cada vez se tiene más en cuenta además la funcionalidad de los pacientes. Y en eso coincide con el Prof. Emsley, en que los actuales tratamientos, con intervalos de administración más prolongados, “suponen un salto adelante en el confort y funcionalidad de los pacientes”.

La esquizofrenia es un trastorno mental complejo y de larga evolución.

Acerca de la esquizofrenia

La esquizofrenia es un trastorno mental complejo y de larga evolución, en el cual los síntomas pueden ser graves e incapacitantes y pueden afectar a todos los aspectos de la vida diaria de una persona. Afecta a las personas de todos los países, grupos socioeconómicos y culturas. Su prevalencia es similar en todo el mundo, prácticamente una de cada 100 personas desarrollará esquizofrenia antes de los 60 años, presentándose más tardíamente en mujeres, probablemente a causa del efecto protector de los estrógenos.v vi

No existe una única causa de la esquizofrenia. Se cree que diferentes factores actúan conjuntamente y contribuyen al desarrollo de la enfermedad. Tanto los factores genéticos como ambientales parecen ser importantes. Los síntomas de la esquizofrenia pueden incluir alucinaciones, delirios, falta de respuesta emocional, retraimiento social/depresión, apatía y falta de energía o iniciativa.vii

La esquizofrenia es generalmente un trastorno para el que existen varios tratamientos beneficiosos. Las guías clínicas recomiendan que el tratamiento óptimo sea una combinación de medicación antipsicótica junto con psicoterapia, psico-educación y autoayuda.vii El tratamiento eficaz puede permitir a las personas con el trastorno disfrutar de una vida más plena y satisfactoria, lo cual puede incluir la vuelta al trabajo o a los estudios, una vida independiente y el desarrollo de relaciones sociales, todo lo cual a su vez puede contribuir a su recuperación.viii

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s