Los casos de daño en el oído y la pérdida de audición han aumentado en los últimos años, sobre todo entre los jóvenes, debido al uso de auriculares y a los videojuegos ruidosos”, explica la psicóloga Susana González, psicóloga de Policlínica Gipuzkoa.

• En España hay 9 millones de personas que padecen de acúfenos, unos pitidos o ruidos dentro de la cabeza que no siempre tienen solución médica. Sin embargo, se puede aprender a convivir con ellos con el apoyo de un terapeuta psicológico especializado en el tema.

• “Las personas afectadas por acúfenos suelen sufrir trastornos psicológicos que se suelen traducir en pérdida de concentración, problemas en el trabajo o de pareja o cambio de carácter”, afirma la especialista.

susana-gonzalez-psicologa-policlinica-gipuzkoa-2-original_original

Susana González, psicologa de la Policlínica Gipuzkoa y una de las pocas profesionales formadas en la zona norte sobre el tratamiento psicológico de los acúfenos sostiene que las personas afectadas por esta dolencia pueden tener buena calidad de vida con una buena terapia.

“Los acúfenos son sonidos intermitentes o permanentes que se pueden percibir en un oído, en los dos o referirse a toda la cabeza, sin que exista una fuente sonora exterior que los origine. La naturaleza y la intensidad del sonido son muy variadas: pitidos, ruido de viento, ruido de agua, grillos…”explica Susana González, psicologa de la Policlínica Gipuzkoa y una de las pocas profesionales  formadas en la zona norte sobre el tratamiento psicológico de esta patología dolencia.

Se estima que el 30% de la población adulta ha percibido acúfenos en algún momento de su vida de forma transitoria. Hay otros ciudadanos que conviven, o malviven, con ese sonido las 24 horas del día, en ocasiones pasándolo «realmente mal» sin saber que hay solución

Los acúfenos o tinnitus son un síntoma común a varias enfermedades sin que exista una fuente sonora que los originen. Los acúfenos se asocian a disminución de la audición, pudiendo afectar a uno o a los dos oídos; o bien, referirse a la cabeza. En general, se perciben como un “silbido, estruendo o timbre”.

El origen del acúfeno puede ser un trastorno auditivo, pero la generación del acúfeno no está localizado en el oído, sino en la corteza cerebral. Cualquiera que sea su manifestación clínica, los acúfenos es una enfermedad social, que impide la actividad normal de quien los padece, – provocando cambios de humor, ansiedad, dificultad para concentrase, insomnio -. Síntomas que se agravan si los acúfenos se acompañan de pérdida auditiva o del equilibrio.

En general, los acúfenos suelen aparecer alrededor de los 45 años, pero esta incidencia se eleva de forma progresiva al alcanzar los 50 ó 60 años. Entre los 41 y los 50 años, el porcentaje es del 17%, pero en ocasiones puede aparecer en cualquier época de la vida.

“Hay diferentes tipos de acúfenos, específica Susana González. El acúfeno “objetivo”, que es poco frecuente y conforma aproximadamente un 5% de los casos. Y por otro lado estaría el acúfeno “subjetivo”, el más frecuente, que se manifiesta con la percepción de un sonido sin que exista fuente sonora externa que lo origine”.

Junge Frau leidet unter Lärm. Alles freigestellt vor weißem Hintergrund.

Los acúfenos se pueden tratar de manera psicológica, “normalmente los afectados creen que es la percepción del acúfeno lo que les perturba, cuando en realidad la causa de su malestar son los trastornos emotivos que tal percepción ocasiona”, explica Susana González

“Las personas afectadas por acúfenos suelen sufrir trastornos psicológico entre los que podemos destacar la ansiedad, la depresión y el insomnio, que suelen traducirse en pérdida de concentración, problemas en el trabajo o de pareja, dificultades para dormir, cambio de carácter o irascibilidad” afirma la psicóloga Susana González. Los acúfenos se pueden tratar de manera psicológica, “normalmente los afectados creen que es la percepción del acúfeno lo que les perturba, cuando en realidad la causa de su malestar son los trastornos emotivos que tal percepción ocasiona”, explica Susana González, quien añade “se puede tratar con un tratamiento psicológico de habituación a los acúfenos cuyo objetivo es no percibir el acúfeno a pesar de su presencia  o percibirlo de forma no aversiva, permitiendo llevar una buena calidad de vida”.

Los primeros  casos que llegaban a mi consulta, ni siquiera mencionaban el acúfeno –afirma la psicóloga-, se referían a problemas de ansiedad, estados depresivos, incluso problemas de pareja… y en el transcurso de la terapia surgía el tema del acúfeno como algo secundario. Habían interiorizado que se trataba de un problema sin solución, que los mantenía en una situación de indefensión, lo que los conducía a los problemas por los que acudían a consulta. Una vez detectado y aplicado el tratamiento de habituación, los resultados son realmente sorprendentes”.

“Con el paso de los años van a crecer los casos de acúfenos. De hecho entre los jóvenes, los casos de daño en el oído y la pérdida de audición se han ido incrementando en los últimos años en un número considerable con el uso de los auriculares, los videojuegos ruidosos…”, concluye Susana González.

Porque la Salud es lo que importaPon #Saludentuvida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s