• Las vacunas son la medida preventiva más eficaz contra las patologías infecciosas respiratorias

• La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) recomienda la vacunación contra la gripe y la neumonía neumocócica a todas las personas con enfermedades pulmonares crónicas  

• Los expertos estiman que la vacuna contra la gripe tiene una efectividad del 50-70%, dependiendo de la cepa del virus de la gripe, y de la edad y el estado inmunológico de la persona vacunada 

• Estudios recientes han demostrado que la vacuna frente al neumococo tiene una efectividad del 50-70% en la prevención de las formas más graves de infección neumocócica

Vacuna bonita

Las vacunas benefician tanto a las personas vacunadas como a las personas no vacunadas y susceptibles que viven en su entorno (inmunidad de grupo).

Existen dos medidas en Salud Pública que han tenido un extraordinario impacto en la salud de los ciudadanos del mundo a lo largo de los años: la potabilización del agua y la vacunación, La inmunización es la estrategia de salud pública más beneficiosa y barata para prevenir algunas enfermedades infecciosas. El impacto de las vacunas se ha visto favorecido, además por el desarrollo de programas de inmunización y calendarios vacunales que han permitido aumentar las coberturas vacunales. Invertir en vacunas es invertir en salud y en calidad de vida a corto, medio y largo plazo.

Las vacunas constituyen una de las medidas sanitarias que mayor beneficio ha producido y sigue produciendo a la humanidad, previenen enfermedades que antes causaban grandes epidemias, muertes y secuelas. Además, benefician tanto a las personas vacunadas como a las personas no vacunadas y susceptibles que viven en su entorno (inmunidad de grupo).

Mediante las vacunas hemos conseguido erradicar la viruela, estamos finalizando la erradicación de la poliomielitis en el mundo, el sarampión ha dejado de ser un problema frecuente en nuestro medio (causa frecuente de encefalitis y minusvalías psíquicas hace tan sólo unos años), no tenemos casos de difteria y otras enfermedades como la tos ferina, el tétanos, la hepatitis B, las meningitis meningocócicas…están siendo controladas.

VACUNAS1

Invertir en vacunas es invertir en salud y en calidad de vida a corto, medio y largo plazo.

Por ello neumólogos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) recomiendan a las personas con enfermedad respiratoria crónica vacunarse periódicamente para prevenir la gripe y la neumonía neumocócica. En el caso de las infecciones respiratorias, las principales vacunas disponibles actualmente son: gripe, neumonía neumocócica, tosferina y sarampión. La vacunación es un proceso que proporciona a la persona protección o inmunidad contra una determinada infección. A día de hoy, los expertos coinciden en que las vacunas constituyen la mejor medida preventiva disponible para la protección contra las infecciones.

En el caso de las enfermedades respiratorias hay vacunas cuyo uso se ha universalizado y han conseguido reducir el impacto de la enfermedad. “Tal es el caso de la tosferina o el sarampión, que en países desarrollados, se administran a los bebés con lo que su tasa de incidencia se ha reducido muchísimo”, explica el doctor Javier García Pérez, coordinador del Área de Infecciones Respiratorias y Tuberculosis de SEPAR. En otros casos, como la gripe o la neumonía neumocócica, el porcentaje de éxito es muy elevado, entre el 50-70%, pero no impide que algunas personas desarrollen la infección. 

VACUNA 4

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) recomienda a las personas con dolencias pulmonares crónicas que se vacunen contra la gripe y la neumonía neumocócica

No obstante, para las personas que padecen una enfermedad pulmonar crónica y presentan mayor riesgo de desarrollar infecciones más severas en las vías respiratorias, la vacunación antigripal o antineumocócica es altamente recomendable, siempre siguiendo las recomendaciones de los profesionales médicos. “Es importante que las personas que ya padecen una patología respiratoria crónica, como asma, EPOC o fibrosis quística, se vacunen contra la infecciones respiratorias más frecuentes como las mencionadas”,  recomienda el doctor García Pérez.

En las personas que padecen asma, EPOC, bronquiectasias o fibrosis quística, cualquier infección pulmonar puede tener graves consecuencias, pues sus síntomas se agravan y se desencadenan crisis o exacerbaciones que pueden obligar a la hospitalización. Las vacunas ayudan a evitar que esto ocurra en muchos casos. Además, si el paciente presenta una neumonía, las consecuencias pueden ser mortales en algunas ocasiones.

La vacuna antigripal anual es parte indispensable del tratamiento de nuestros pacientes crónicos”, explica el doctor Javier García Pérez; “en cuanto a la vacunación antineumocócica cabe señalar el desarrollo en los últimos años de la vacuna conjugada 13-valente (VNC-13) que muestra gran efectividad utilizando una sola dosis”. El calendario para la administración de vacunas varía cada año según el clima. Por lo tanto, la recomendación de los neumólogos es buscar el asesoramiento del equipo médico habitual para saber cómo y cuándo debemos vacunarnos.

Porque la Salud es lo que importa…Pon #Saludentuvida

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s