• La Fibrilación Auricular No Venosa (FANV) en Europa es la arritmia cardíaca sostenida más común y un factor de riesgo independientemente para el desarrollo de accidente cerebrovascular

•En el Estado español se estima que el 4,4 por ciento de los mayores de 40 años padecen FANV, lo que supone cerca de 1 millón de personas, de las cuales el 9% no están diagnosticadas

•Los nuevos anticoagulantes orales (NACO) en una sola toma diaria ponen en manos de los especialistas valiosas herramientas en el área de la anticoagulación y facilita la adherencia de los pacientes al tratamiento

DSC_2389

La fibrilación auricular no venosa (FANV) fue uno de los temas estrellas del Congreso de la Sociedd Europea de Cardiología (ESC 2015) ,el mayor encuentro de especialistas en cardiología a nivel mundial celebrado en Londres (Foto Nerea Garay)

La Fibrilación Auricular No Venosa (FANV) en Europa es la arritmia cardíaca sostenida más común y un factor de riesgo independientemente para el desarrollo de accidente cerebrovascular, así como un problema sanitario de primera magnitud asociado con el incremento de costes económicos para hospitales, residencias de ancianos y centros de atención primaria. Así se puso de manifiesto en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, ESC 2015 celebrado del 29 de agosto al 2 de setiembre en Londres.

En el mayor encuentro de especialistas en cardiología a nivel mundial, que  reunió a más de 30.000 médicos, científicos, epidemiólogos, enfermeros sanitarios y representantes de la industria farmacéutica de todo el mundo, la compañía Daiichi Sankyo estuvo presente con varios simposio satélites donde los expertos debatieron sobre el empleo de los anticoagulantes orales en pacientes con FANV.  Asimismo la compañía dio a conocer los últimos datos sobre los registros PREFER in AF y PREFER in VTE, al tiempo que ofrecieron novedades de la iniciativa “El Futuro de la anticoagulación”.

En el Estado español se estima que el 4,4 por ciento de los mayores de 40 años padecen FA, lo que supone cerca de 1 millón de personas, de las cuales el 9% no están diagnosticadas. Por este motivo, hacer frente a la fibrilación auricular con tratamientos eficaces, al mismo tiempo que más seguros y ventajosos que las terapias actuales, se ha convertido en una necesidad médica de primera magnitud.

Hasta ahora el tratamiento estándar era mediante antagonistas de la vitamina K, como acenocumarol (Sintrom®), pero estas terapias, pese a su efectividad, cuentan con diversos inconvenientes.

“Sintrom®, igual que otros fármacos antivitaminas K como la warfarina, han sido muy útiles en la prevención de accidentes cerebrovasculares en pacientes con FA. Por meta-análisis se conoce que estos fármacos reducen un 68% la incidencia de ictus y un 33% la mortalidad general a cambio de aumentar el riesgo de tener una hemorragia grave. Son fármacos difíciles de controlar, que requieren con frecuencia ajustes de dosis y monitorización de su efecto. Su efecto se altera por alimentos y muchos medicamentos. Muchos pacientes (30-50%) abandonan el tratamiento durante el primer año y otros no lo reciben por el riesgo de sangrado que conlleva su utilización

DSC_2483

La FANV afecta al 1-1.5% de la población general y se calcula que su prevalencia aumentará notablemente debido al envejecimiento de la población (Foto Nerea Garay)

La FA aumentará por el envejecimiento población

De ahí que el desarrollo de los nuevos anticoagulantes orales (NACO) en el tratamiento de la FANV, como Lixiana (edoxabán), con farmacocinéticas y farmacodinamias predecibles, pongan en manos de los especialistas valiosas herramientas en el área de la anticoagulación.

La fibrilación auricular (FA) afecta al 1-1.5% de la población general, y se calcula que su prevalencia aumentará notablemente debido al envejecimiento de la población y al creciente desarrollo sanitario que permitirá una detección precoz

Además de problemas los cardiológicos específicos derivados de la reducción del gasto cardiaco, la principal consecuencia de la FA es el accidente cerebrovascular o ictus y la embolia sistémica. La FA duplica el riesgo de fallecimiento por cualquier causa en la población general y quintuplica el riesgo de tromboembolismo arterial, principalmente cerebral, siendo la causa de aproximadamente el 25% de los accidentes cerebrovasculares isquémicos.

Ventajas de los nuevos anticoagulantes orales
Con el fin de dar solución a este tipo de inconvenientes y buscar nuevas terapias seguras y eficaces, se han desarrollando los nuevos anticoagulantes orales. “Las principales novedades en el  tratamiento de la fibrilación auricular no valvular en los últimos años ha sido la disponibilidad de nuevos anticoagulantes orales, capaces de prevenir la complicación más temida de la FA: el ictus embólico y la embolia sistémica, con un perfil de seguridad mayor y una facilidad de manejo muy superior a la del tratamiento anticoagulante oral actualmente disponible (Sintrom®) y que desde hasta hace unos años, era la única alternativa.  Este hecho tiene un importante impacto en la calidad de vida de los pacientes”, afirmaron los expertos en el simposio auspiciado por Daiichi Sankyo en el Congreso londinense.

DSC_2368

Los nuevos anticoagulantes orales (NACO) para la FANV ponen en manos de los especialistas valiosas herramientas en el área de la anticoagulación y ofrecen a los pacientes una mejor calidad de vida (Nerea Garay)

Bajo el título “Edoxabán, haciendo frente a la realidad de la fibrilación auricular”, los expertos analizaron y reiteraron la eficacia y seguridad –con datos de distintos estudios- de este anticoagulante oral de toma única diaria aprobado por la UE para la prevención de ictus en pacientes con FANV y tratamiento y prevención de recurrencias del tromboembolismo venoso.

Edoxabán es un anticoagulante oral de toma única diaria que inhibe de forma específica y reversible el factor Xa, un importante factor del sistema de coagulación de la sangre con un papel decisivo en la  formación de coágulos. La dosis recomendada de edoxabán es de 60 mg una vez al día para todos los pacientes, pero en aquellos con la función renal disminuida, bajo peso corporal o con uso concomitante de inhibidores potentes  de la glicoproteína P, una reducción del 50% en la dosis proporciona a los especialistas flexibilidad para su uso en pacientes con mayor riesgo de sangrado”, explicó el profesor Reinhold Kreutz, director del Departamento de Farmacología Clínica y Toxicología del Hospital Universitario Charité, en Berlín.

Porque la Salud es lo que importaPon #Saludentuvida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s