•El rechazo de alimento es la tercera demanda en frecuencia en las consultas pediátricas
•La adaptación de nuevos alimentos pueden estar precedidos de hasta 15 intentos frustrados.
• Los niños aprenden por imitación, tanteo y repetición: el modelo alimentario de los padres
tiende a reproducirse en sus hijos

niña comiendo

Comemos solo por apetito, porque casi ya nunca tenemos hambre. Satisfechos por haberla superado, ahora nos quejamos de que nuestros niños no comen. De hecho, el hambre es lo que incita a comer, el apetito a buscar determinados alimentos, la saciedad obliga a parar de comer. Y, así, el rechazo de alimento constituye la tercera demanda en frecuencia en las consultas pediátricas.

La educación alimentaria es la que generará los límites en la alimentación. El consumo excesivo de proteínas comprobado en nuestros niños pequeños, aumenta el riesgo de obesidad y problemasasociados. El Estudio Alsalma, desarrollado por Danone Nutricia, analizó los hábitos nutricionales de niños españoles entre 0 y 3 años. La ingesta media de proteínas en niños de entre 1 y 3 años era 4 veces superior a lo recomendado. Este consumo excesivo de proteínas parece aumentar el riesgo del futuro desarrollo de obesidad y enfermedades cardiovasculares (hipertensión, infartode miocardio o ictus).

La familia le ofrece al niño alimentos intentando que los reconozca, los acepte, los pruebe, le gusten y se los acabe comiendo. Este proceso requiere un tanteo y para ello el niño necesita su tiempo. Por repetición van estableciéndose ciertos hábitos, normas y límites en esta relación. La neofobia es la reticencia a probar alimentos desconocidos. Es un fenómeno universal en el reino animal y uno de los mecanismos de defensa de especie, en evitación de peligros desconocidos.

La paciencia y la perseverancia en el modo familiar de alimentación ayudan al niño a superar sus rigideces y miedos y a comportarse como el resto de la familia. Hay que informar con antelación a los padres que la aceptación de un nuevo alimento puede precisar hasta 10 o 15 intentos frustrados. Nunca deben tirar la toalla, sino probar a ofrecer pequeñas cantidades del alimento que rechaza 2-3 veces por semana, sin prisas ni forzamientos, pacientemente y sin miedos, hasta que llegue el momento de su aceptación.

TELE

Según el pediatra británico Ronald Illingworth los 7  errores 
Distraer al niño para que coma: TV, lecturas

Intentar convencerlo o persuadirle: mediante premios o castigos.

Intentar chantajearlo: si comes te daré..

Forzarlo: obligarlo físicamente, metérselo en la boca.
Amenazarlo para que coma: si no comes te pasará que…
Que coma lo que quiera (“a la carta”): ¿qué quieres para comer? Y ahora si no, ¿qué
comerás?

Darle comidas, así algo comerá

obligar-al-niño BUENA

La obligación generará rechazo, mientras la prohibición generará deseo. Ello es aplicable a la alimentación. En ambientes sin carestía alimentaria, los niños usan la comida (producto parental) como arma arrojadiza para enfrentarse con sus padres, aun a costa de quedarse sin comer. Es un conflicto de poderes en el que el adulto no se atreve a ejercer su poder y se encuentra desarmado ante un hijo que ejerce de víctima.

Los niños aprenden por imitación, tanteo y repetición: el modelo alimentario de los padres tiende a reproducirse en sus hijos. Los padres son quienes compran la comida, la cocinan y preparan la mesa. Son su primer modelo a imitar, idealmente: un horario regular y previsible, el aviso previo a la comida, ordenar los juguetes antes de comer, lavarse las manos, participar en la preparación de la mesa, colocarse el babero/servilleta, sentarse en su asiento, usar los cubiertos, el orden de los platos, la selección de los alimentos, el ambiente de cordialidad e interés mutuo entre los comensales (o su exclusión por la televisión y demás gadgets), la duración aproximada de cada
comida, el cepillado de dientes al acabar las comidas, etc.

NIÑO COMER

Actitudes retadoras tipica

 Manías en el comer: si solo come un alimento, siempre el mismo, comida tras comida:
permítale que coma cuanto quiera si se trata de un alimento sano.
Huelga de hambre: si se niega a comer lo que se le sirve, y siempre quiere otra cosa
diferente, tenga siempre pan, panecillos o fruta en cada comida, u otros alimentos que le
gusten. Fíjele límites de tiempo y no tema que el niño se quede con hambre.
Habito televidente: queremos ver la televisión mientras comemos. Si no se apaga la
televisión no podremos hablar mientras comemos juntos.
Habito quejumbroso: Iloriquea o se queja siempre de la comida que se le ha servido. Si el nino no se comporta debidamente, haga que se retire a su cuarto o que se siente alejado de la mesa hasta que la comida haya terminado. Luego no le permita comer nada hasta la próxima hora de comida.
 Dieta blanca: si solo come pan, patatas, pasta y leche y usted le insiste mucho en lo malo
de esta monotonía, solo conseguirá que el niño insista y persista.
El miedo a nuevos alimentos: si se niega a probar nada nuevo, continúe ofreciéndole
alimentos nuevos y animándole a que los coma. Se requieren hasta 15 repeticiones para
que el niño pruebe el nuevo alimento, y quizá tenga que probarlo varias veces hasta que
le guste. Nunca lo fuerce, porque acentuaría su rechazo.

Porque la Salud es lo que importaPon #Saludentuvida

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s