• En el Día Internacional de la Salud los especialistas recuerdan que gozar de buena salud no solamente es la ausencia de afecciones o enfermedades
  • Eduardo González, experto del departamento médico de Cinfa, recuerda la importancia de alimentarse de una forma variada y equilibrada, siguiendo la dieta mediterránea, y de apostar por una vida activa en nuestro día a día
  • Según el barómetro del CIS, el 71,4% de los españoles considera que su salud es buena o muy buena

 

Dia-mundial-de-la-salud-4

La buena salud no es solo ausencia de dolencias, recuerdan los expertos

Hoy se conmemora en todo el planeta el Día Mundial de la Salud, con el que la Organización Mundial de la Salud (OMS) trata de promover hábitos saludables entre la población. Según esta institución, fundada precisamente el 7 de abril de 1948, estar sano significa “gozar de un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Según el barómetro de febrero de 2015, publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), los españoles perciben que en general tienen buena salud: un 71,4% asegura que es “buena” o “muy buena”, frente al 28,6% que la considera “regular”, o “mala o muy mala”. Sin embargo, al mismo tiempo, uno de cada diez de los encuestados afirma haber padecido en el último mes dificultades “a menudo o muy a menudo” en su trabajo o en la realización de tareas domésticas por razones de salud, y el 16,3% asegura haber sufrido “algún achaque o dolor” en ese periodo.

Este tipo de situaciones, junto a las patologías crónicas, como la hipertensión arterial, el colesterol elevado, la obesidad y la diabetes, son los principales enemigos de una salud óptima. No obstante, como recuerdan desde el laboratorio navarro Cinfa, “podemos luchar contra ellos. Casi todas, incluidos el 80% de los casos de diabetes tipo 2, son dolencias prevenibles por medio de una correcta nutrición y del deporte, entre otros hábitos saludables”, asegura Eduardo González Zorzano, experto del  departamento médico de Cinfa, que es el laboratorio más presente en los hogares.

 

Mente sana cuerpo sano

Una dieta saludable y el ejercicio físico son claves para tener una mente y cuerpo sanos

Sí a la dieta mediterránea y no al sedentarismo

En ese sentido, el experto concreta que “alimentarse bien significa comer de todo, pero hacerlo de manera moderada y equilibrada. Para conseguirlo, sería suficiente con seguir la dieta mediterránea que hemos heredado de nuestros padres y abuelos, y que incluye en la cantidad adecuada todos los nutrientes que nuestro organismo necesita, y posee propiedades cardiosaludables”, añade.

Además, huir del sedentarismo, cuidar la higiene –también al cocinar- para prevenir infecciones, dormir al menos ocho horas al día y abandonar hábitos tan nocivos para nuestro organismo como el tabaco son otras de las pautas que González Zorzano nos recomienda incorporar a nuestra rutina diaria. “Y, por supuesto, afrontar la vida con una actitud positiva. El optimismo es un gran aliado para vencer el estrés y la ansiedad, lo que a su vez volverá a nuestro organismo más resistente frente a infecciones y enfermedades”, recalca el experto.

 

Diez consejos para una salud óptima

Las posibilidades de gozar de un pleno bienestar y, por tanto, de una buena salud y una mejor calidad de vida, aumentan si se adoptan en el día a día hábitos saludables como los siguientes:

  1. Come de todo y en las cantidades adecuadas.

La dieta mediterránea es la mejor aliada para cumplir esta premisa. Se caracteriza por un elevado consumo de cereales, frutas, verduras y legumbres; una alta presencia del pescado, y algo menos de carnes blancas y lácteos, así como un consumo bajo de carnes rojas. También prima la ingesta de grasas de origen vegetal como el aceite virgen de oliva o los frutos secos.

  1. Realiza cinco comidas al día.

Desayuna fuerte, almuerza, come bien, merienda y cena ligero. Y hazlo siguiendo horarios regulares y, si es posible, planificando con periodicidad semanal lo que tomarás en cada comida. En general, la moderación debe ser la norma básica.

  1. Opta por la cocina sana.

Recuerda que la cocción, el vapor, la plancha o el horno son excelentes opciones para cocinar de manera saludable sin renunciar al sabor, que puedes potenciar con especias y vinagres, pero sin abusar de la sal. Reserva las frituras y las salsas solo para ocasiones especiales.

deportisas

El organismo necesita al menos dos litros de agua diaria y más si se hace mucho deporte

 

  1. Hidrátate como necesitas.

Tu organismo precisa de al menos dos litros diarios de líquidos para mantenerse en forma. Sobre todo, debemos beber agua (de seis a ocho vasos al día), aunque también se pueden tomar zumos naturales, infusiones y caldos.

  1. Modera el consumo de alcohol y no fumes.

No es necesario eliminar por completo el vino y la cerveza, porque ambas bebidas contienen nutrientes saludables, pero los hombres no deberían beber más de dos o tres vasos al día y las mujeres, uno y medio. El tabaco sí debe ser directamente suprimido, pues constituye un factor de riesgo a la hora de desarrollar numerosas enfermedades.

  1. Apuesta por la vida activa.

Huye del sedentarismo. Además de los treinta minutos de actividad física moderada que la OMS aconseja, opta por incorporar a tu día a día hábitos como caminar en vez de coger el coche o subir por las escaleras en lugar de utilizar el ascensor.

  1. Duerme al menos ocho horas al día.

El descanso es fundamental para nuestro cuerpo. Tu capacidad de concentración aumentará en el trabajo o en clase y te sentirás con mucha más energía para realizar cualquier actividad si duermes al menos ocho horas al día y siguiendo siempre unos horarios regulares.

 

LAVADOS DE MANO

Esta sencilla medida evita infecciones y contagios

 

  1. Lávate las manos a menudo con agua y jabón.

Especialmente después de ir al baño o tras estornudar o toser. Cuida también la higiene al cocinar, evitando, por ejemplo, el contacto entre alimentos crudos y cocinados y manteniendo limpios los utensilios y superficies de cocina. Estas medidas son útiles para prevenir infecciones y contagios.

  1. Mens sana in corpore sano.

Ser optimista y sentirte feliz aumentará tus probabilidades de disfrutar también de una buena salud. Reserva tiempo para actividades placenteras y para relacionarte socialmente. Cuando afrontes un problema, pide ayuda a los demás y no temas expresar tus opiniones y sentimientos a las personas de tu confianza.

  1. Acude a revisiones médicas habituales y no te automediques.

Someterte a chequeos médicos periódicos puede ayudarte a prevenir y detectar de manera precoz la aparición de enfermedades. Además, siempre que sea posible, vacúnate para prevenir infecciones y nunca te automediques. Recuerda que, al tomar antibióticos sin receta médica, puedes estar contribuyendo al aumento de la resistencia de las bacterias patógenas, además de exponer tu organismo a efectos secundarios adversos.

Porque la salud es lo que importa…pon #saludentuvida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s