• Carlos Fernández, director Médico del Grupo NC Salud asegura a  SALUDENTUVIDA, en este 13 de marzo Día Mundial del Sueño, que “cuando el sueño es reparador, la salud y la felicidad abundan”

• Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), un 25-35% de la población adulta padece insomnio transitorio y  cuatro millones de adultos sufre de insomnio crónico

•“Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo y cerca de 10 años comiendo, por lo que merece la pena adoptar una rutina que eduque nuestro descanso y nuestro sistema digestivo, apostando por la calidad de vida, la salud y la positividad”

IMG_7615

El doctor Carlos Fernández alerta de que el insomnio afecta cada vez a una mayor parte de la población

Dormir no es un capricho, es imprescindible para un correcto desarrollo cerebral. En el Estado español, más de cuatro millones de adultos sufren insomnio crónico, una patología que afecta al rendimiento diario y produce déficits cognitivos y de memoria, así como problemas de ansiedad y depresión, hipertesión, diabetes, obesidad, entre otros. El día Mundial del Sueño (DMS) que se celebra este viernes 13 de marzo por octavo año,  bajo el lema “Cuando el sueño es reparador, la salud y la felicidad abundan”, pretende ser “una llamada de atención y una iniciativa de acción para dar a conocer el sueño y sus alteraciones a toda la sociedad”, explica a SALUDENTUVIDA el doctor Carlos Fernández, director Médico del Grupo NC Salud. Este año el Día se ha focalizado especialmente en el insomnio, entendido éste como las dificultades para conciliar el sueño, despertares durante la noche o levantarse por la mañana con la sensación de no haber descansado lo suficiente.

 ¿Es cierto que cuando el sueño es reparador, la salud y la felicidad abundan?

Sí.  Hay que valorar el descanso como fuente de bienestar, es importante, además, analizar la estrecha relación que hay entre el sueño, la alimentación y el estado anímico.

¿Cuáles son los beneficios del sueño reparador?

Respirar correctamente, con un sueño profundo y continuado durante el tiempo necesario, dará como resultado un sueño de calidad, reparador, “sleep sound”. Si es así al día siguiente nos sentiremos descansados y alerta durante nuestra vigilia. En caso contrario posiblemente suframos de insomnio el cual afectará de forma negativa todos los ámbitos de nuestra vida (cognitivo, físico y anímico).

¿El insomnio es un problema de salud importante?

En su forma crónica se ha asociado a una reducción en la calidad de vida, pero también al rendimiento diario, a déficits cognitivos y de memoria, a problemas de ansiedad y depresión, así como a problemas de hipertensión, diabetes, alteraciones cardiovasculares, obesidad, con lo que eso supone para la salud y para la aparición de otras enfermedades. Los niños insomnes presentan dificultades en el aprendizaje y problemas de conducta. Pero además, puede ser un síntoma de otra enfermedad. Por lo tanto es importante un correcto diagnóstico de este trastorno y que sea aconsejable, siempre que sea factible, intentar actuar sobre la causa y no sólo en los síntomas.

¿Puede provocar también trastornos afectivos?

Numerosos estudios muestran que las personas con insomnio sufren más síntomas de ansiedad y depresión que los buenos dormidores. La mala calidad de sueño afecta nuestro humor y nuestras relaciones sociales y personales. Un buen sueño favorece nuestra propia felicidad y la de los que nos rodean, amigos, familiares, compañeros y evita el agravamiento de los síntomas de muchas enfermedades mentales.

¿Cuántas horas debemos dormir?

Depende de las edades, pero en las personas adultas descansar ocho horas es lo ideal.

¿Por qué el insomnio afecta cada vez a más personas?

El ritmo de vida actual y el envejecimiento de la población  hacen, además, que insomnio sea un trastorno cada vez más común. Los últimos estudios determinan que uno de cada cinco españoles lo padecen. Además, el 3,7% presenta compicaciones para conciliar el sueño, una situación que se incrementa hasta el 10% en las personas mayores de 55 años.

¿Qué factores condicionan la calidad del sueño?

Hay muchos desde los relacionados con nuestra salud física hasta los de índole psicológica y afectiva. Así, la falta de descanso puede  aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, disminuir nuestra memoria o desarrollar síntomas de ansiedad o depresión. Dormir adecuadamente es sinónimo de positividad y buena salud.

¿La nutrición y los hábitos alimenticios son factores determinantes en los trastornos propios del sueño?

Actualmente sabemos que la síntesis de algunos neurotransmisores, sustancias que actúan como mensajeros químicos entre las neuronas y las hormonas relacionadas con el ciclo del sueño, dependen de ciertos nutrientes específicos de los alimentos, prueba inequívoca de la asociación entre dieta y descanso. El binomio alimentación-sueño marca, día a día, nuestro estado anímico, bienestar físico y rendimiento laboral. Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo y cerca  de 10 años comiendo, por lo que merece la pena adoptar una rutina que eduque nuestro descanso y nuestro sistema digestivo, apostando por la calidad de vida, la salud y la positividad.

¿Nos alejamos cada vez más de la dieta mediterránea. ¿Esto influye en los trastornos asociados al sueño? ¿Qué alimentos debemos eludir?

Efectivamente. El estilo de vida actual de la mayor parte de la población, caracterizado por una rutina alimentaria cada vez más alejada de la Dieta Mediterránea es, en muchas ocasiones, fuente de los trastornos asociados al sueño. Debemos eludir las cenas copiosas y ricas grasas (embutidos, quesos curados y/o grasos, salsas o frituras), pues pueden producir acidez de estómago, un claro inconveniente para la buena calidad del sueño. Por las noches hay que evitar las recetas elaboradas con cantidades considerables de especias, así como acostarse inmediatamente después de cenar, ya que potencia la subida del contenido ácido del estómago al esófago, provocando síntomas como el ardor o las náuseas.

¿Hay que apostar por cenas ligeras?

Sí, con productos que faciliten la digestión y potencien la relajación, preparándonos para el momento de dormir. Aquellos ricos en triptófano, como el plátano, la avena, la leche caliente, o las almendras, son esenciales  para fabricar serotonina, la llamada hormona de la felicidad que contribuye a disminuir los niveles de estrés y nerviosismo. Las legumbres destacan como alimento rico en triptófano, por lo que aunque no las incluyamos en la cena, conviene que las consumamos con asiduidad en nuestra alimentación para favorecer el buen estado anímico. También son recomendables los alimentos beneficiosos para el confort digestivo, como la papaya, la alcachofa, el espárrago, el calabacín o los productos integrales.

¿Un sueño de mala calidad también afecta de forma negativa a nuestra salud alimentaria y nuestro peso?

Está demostrado que las personas con insomnio tienen más tendencia a ganar peso. Estudios científicos realizados por el Instituto de Biomedicina, Farmacia y Fisiología de la Nutrición de la Universidad de Helsinki concluyen que las personas que duermen menos presentan mayor probabilidad de consumir más alimentos ricos en grasas y carbohidratos refinados, así como menores proporciones de verduras, siguiendo unas pautas dietéticas más irregulares. Estos patrones alimentarios inciden en nuestra salud, asociando la falta de descanso al aumento de peso y, por tanto, al desarrollo de enfermedades cardiovasculares y déficit de rendimiento.

¿Nos dice algunos consejos para dormir bien y prevenir el insomnio?

Es imprescindible  llevar un ritmo de vida regular manteniendo estables los horarios de sueño y comidas y aprovechar los ciclos de luz para ajustar los horarios. Evitar agentes externos que puedan importunar nuestro descanso, como el ruido o los estímulos externos (televisión, móviles,…). Dejar atrás las comidas copiosas y las bebidas estimulantes, sobre todo antes de dormir. Realizar deporte y llevar un estilo de vida activo. Además debemos acostarnos, además, en un estado de relajación mental, evitando pensamientos relacionados con el entorno laboral o familiar, para lo que pueden ayudarnos las infusiones o los suplementos alimenticios naturales.  Y, por supuesto no tomar medicamentos para dormir sin consultar antes con un especialista y consultar  con los especialistas si se piensa que puede padecer algún trastorno del sueño.

Porque la salud es lo que importa…pon #saludentuvida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s