• TVM afecta  a las personas que sufren cambios degenerativos en el humor vítreo, y esencialmente existen dos poblaciones de riesgo: los pacientes de más de 55 años y las personas miopes.

•  Los últimos avances en investigación están permitiedo abordar a patología de la tracción vitreomacular y el agujero macular con fármacos sin necesidad de recurrir a la cirugía

La tracción vitreomacular (TVM) es una dolencia progresiva y relacionada con una edad que, de no tratarse, puede provocar distorsión visual, pérdida de agudeza visual y ceguera central. Afecta a las personas que sufren cambios degenerativos en el humor vítreo, y esencialmente existen dos poblaciones de riesgo: los pacientes de más de 55 años y las personas miopes.”Como proceso de envejecimiento del humor vítreo, éste puede desprenderse de forma parcial de la retina dejando zonas de adherencia, lo que conocemos como tracción vitreomacular.  Si afecta al área macular, que es la más importante en la visión, puede provocar deformación de las imágenes, desprendimiento de retina o formación de quistes en la mácula, que provocarán una disminución de visión del paciente”, asegura el catedrático José Garcia Arumí, catedrático de Oftamología de a Universidad Autónoma de Barcelona y responsable del Servicio de Oftalmología de Hospital Universitario de la Vall d’Hebrón.

macula 3

La TVM es una dolencia ocular progresiva y relacionada con la edad

Debido a la disminución de la visión que puede provocar la TVM, -tal y como se puso de manifiesto en el reciente encuentro  “Rethink TVM”, organizado por Alcon con la participación de destacados especilisas en oftalmología y  retina-  se ha destacado la importancia de abordar la tracción vitreomacular para que ésta no afecte a la calidad de vida de los pacientes. Hasta ahora, la única opción terapéutica para la TVM era la intervención quirúrgica o la ‘observación’ asociada al progresivo deterioro de la visión que puede derivar en ceguera central3-5.

Tratamiento no quirúrgico

Recientemente se ha presentado en España el primer tratamiento farmacológico de dosis única para este síntoma, la ocriplasmina. “Este nuevo fármaco, administrado en los casos seleccionados como en agujeros maculares de pequeño tamaño o en tracciones vitreomaculares focales, puede separar la adherencia entre la retina y la hialoides, liberando la tracción que estaba dañando la retina, y mejorar así la visión del paciente sin tener que recurrir a la cirugía”, explica García-Arumí.

Los expertos  destacan también  la utilidad nuevo tratamiento en los estadíos iniciales de la TVM. En estos casos, subrayan, la tracción vitreomacular puede ser reversible con la inyección intravítrea. Si no se realiza el tratamiento de forma precoz -alertan los oftalmólogos, la tracción vitreomacular puede evolucionar hacia la formación de un agujero macular con la consiguiente disminución de visión, y en estos casos se requiere un tratamiento quirúrgico.

Por ello, el director médico de Acon España y Portugal, Xabier Puig,  no oculta su satisfacción por poner “a disposición de los pacientes con TVM en España este nuevo tratamiento, una muestra más del compromiso de la compañía en atender necesidades no cubiertas en el cuidado de la visión”, sentenció.

MACULA 8

Un diagnóstico precoz es clave para frenar la dolencia

Hacia un diagnóstico correcto de la tracción vitreomacular

A lo largo del evento científico, los expertos han  debatido sobre la importancia de un correcto diagnóstico de la patología. “El diagnóstico de la tracción vitreomacular es complejo, pero nuevas herramientas como la tomografía de coherencia óptica (OCT) permiten analizar de forma exacta las adherencias y tracciones”, recalca García-Arumí.

Por eso, el catedrático de la Autónoma de Barcelona hace especial hincapié en la necesidad de un adecuado diagnóstico y clasificación de la tracción vitreomacular y el agujero macular. “Resulta fundamental para mejorar y optimizar los resultados de los tratamientos”, sentencia. En esta línea un panel de expertos en la patología de la interfase vitreorretiniana ha desarrollado un sistema de clasificación de las enfermedades de la interfase vitreomacular.

“La nueva clasificación nos indica qué pacientes pueden recibir el tratamiento con fármacos intravítreos (ocriplasmina) y que posibilidades de éxito tendremos si los tratamos con inyección intraocular, y qué pacientes son tributarios de vitrectomía”, remacha García-Arumí.

Porque la salud es lo que importa…pon #saludentuvida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s